miércoles, 14 de diciembre de 2011

Chavela Vargas / Llorona

Su Majestad
Chavela Vargas

Chavela Vargas
LA LLORANA

La canción de La Llorona es un famoso son del istmo de Tehuantepec, Oaxaca, y sin un autor conocido. Muchos intérpretes la han cantado a lo largo de los años y algunos le han agregado versos de su propia cosecha. La Llorona describe una historia de amor y dolor de los tiempos de la Revolución Mexicana, aunque se cree que sus orígenes se remontan a la Época Prehispánica. Al menos algunas estrofas así lo demuestran. Se conoce una versión de Náhualtl y xunca ("Llorona tú eres mi xunca) es un vocablo del zapoteco que significa chiquita. La Llorona es un canto tan popular como Adelita y La Cucaracha, aunque estas dos últimas cuentan con versiones ya definidas y permanentes. Canciones de siempre. Que se hicieron antes de nosotros y seguirán cuando nos hayamos ido. Tal vez quede en el aire de su melodía la sombra de nuestros propios tormentos.
            Chavela Vargas presenta dos versiones de La Llorona, diferenciadas no sólo en la letra sino en la misma música. La primera corresponde a Frida, la película que sobre la pintora mexicana protagonizó Salma Hayeck, una de las obras maestras del Señor (la Salma, aunque la película no se queda corta). Chavela le canta en una cantina a Frida: en realidad, la escena memorable. Es bueno recordar que Chavela conoció a Frida Kahlo y hasta dormía en su casa de Coyoacán, y seguramente tuvieron sus amores, pese al sapo que las rondaba, un famoso pintor llamado Diego Rivera. La interpretación es emotiva y demuestra el esplendor de la voz de Chavela.
            La segunda versión corresponde al concierto que Chavela Vargas hizo en el Auditorio de Santa Cruz de Tenerife el 23 de junio de 2006. El concierto fue una maravilla de principio a fin. El sonido no deja nada que desear y la cantante se hace acompañar de dos músicos extraordinarios. El público, que la adora y que siempre cae rendido a sus pies, no pierde uno solo de sus suspiros. Chavela no canta sino susurra, no canta sino conversa la canción, que tiene tres momentos muy precisos. De las cinco estrofas, Chavela susurra cuatro, muy pegada al micrófono. Y en la última canta y grita. La cantante ha preparado al público para estos dos  momentos, y sobre todo para el último:lo ha creado, lo ha llevado del cabestro como un caballo que ya no es brioso sino dulce y rendido. La melodía de La Llorona y la voz de Chavela se aprecian en los dos primeros versos de esta quinta estrofa, el segundo momento de la interpretación, porque los dos últimos versos son un solo y penetrante alarido, un desgarro del alma, una súplica de quien ya no puede más. Los aplausos de agradecimientos llenan el mundo.  
            Gracias, Chavela Vargas.
            Tú eres mi xunca.

Triunfo Arciniegas
Pamplona, 2011




Frida, 2002
Película de Julie Taymor, protagonizada por Salma Hayeck y Alfred Molina
 Chavela Vargas
LA LLORONA

Todos me dicen el negro, Llorona,
negro pero cariñoso.
Todos me dicen el negro, Llorona,
negro pero cariñoso.
Yo soy como el chile verde, Llorona,
picante pero sabroso.
Yo soy como el chile verde, Llorona
picante pero sabroso.

Ay de mí, Llorona, Llorona,
Llorona, llévame al río.
Tápame con tu rebozo, Llorona,
porque me muero de frío

Si porque te quiero quieres, Llorona,
quieres que te quieres más.
Si ya te he dado la vida, Llorona,
¿qué más quieres? ¿Quieres más?



Chavela Vargas
Sala Sinfónica
Auditorio de Santa Cruz de Tenerife
23 de junio de 2006



LA LLORONA
Concierto de Tenerife

Todos me dicen el negro, Llorona,
negro pero cariñoso.
Yo soy como el chile verde, Llorona,
picante pero sabroso.

Ay de mí, Llorona, Llorona,
Llorona, llévame al río,
tápame con tu rebozo, Llorona,
porque me muero de frío.

A un Santo Cristo de fierro, Llorona,
mis penas le conté yo,
Cuáles no serían mis penas, Llorona,
que el Santo Cristo lloró.

Yo te soñaba dormida, Llorona.
Dormida te estabas quieta.
Pero en llegando el olvido, Llorona,
soñé que estabas despierta.

Si porque te quiero, quieres, Llorona,
quieres que te quiera más,
si ya te he dado la vida, Llorona,
¿qué más quieres? ¿Quieres más?




Lea, además






2 comentarios: