miércoles, 28 de julio de 2021

Amor en pareja en los tiempos del coronavirus



Amor en pareja en los tiempos del coronavirus

Soportar el confinamiento y otras cosas del querer


Celia Blanco
16 de abril de 2020

¿Hasta qué punto necesitamos a las personas con las que nos hemos confinado? Mucho más de lo que creemos. Puede que, gracias a ellos, no enloquezcamos en esta situación.

Tom Brady habla sobre los problemas de su matrimonio con Gisele Bündchen


Gisele Bündchen y Tom BradyMay, en la Gala del Met en mayo de 2017, en Nueva York.
Gisele Bündchen y Tom BradyMay, en la Gala del Met en mayo de 2017, en Nueva York.Foto de CHARLES SYKES 

Tom Brady habla sobre los problemas de su matrimonio con Gisele Bündchen

La estrella del fútbol americano ha afirmado que la súpermodelo llegó a decirle que no “estaba satisfecha” sobre cómo funcionaba su pareja, que todos creían idílica


Madrid, 13 de abril de 2020

Han pasado 11 años desde que Gisele Bündchen y Tom Brady se dieran el “sí, quiero” en una ceremonia privada en Costa Rica, donde poseen una gran mansión. Ella era una gran modelo, él un deportista de éxito. Once años después, Bündchen se ha bajado de la pasarela aunque no ha dejado la moda y Brady ha decidido retirarse como jugador en activo de su equipo de fútbol americano, el New England Patriots. Ambos ofrecen la imagen de pareja de éxito, tanto en sus respectivas profesiones como en su trayectoria como pareja. Pero puede que ahora, liberados de la presión extra de ser iconos en sus respectivas carreras, hayan decidido dejar ver la parte más terrenal de su relación.

Del amor y otros demonios / Christian Bale & Sibi Blazic




DEL AMOR Y OTROS DEMONIOS
Christian Bale & Sibi Blazic

"L'amore è una cosa più meravigliosa dell'arte."
Oscar Wilde



martes, 27 de julio de 2021

Jhumpa Lahiri / Eva Hoffman / Escribir en lengua ajena


Jhumpa Lahiri

BIOGRAFÍA DE JHUMPA LAHIRI

Escribir en lengua ajena

El gran clásico del desarraigo 'Extraña para mí', de Eva Hoffman, concide en las librerías con 'En otras palabras', el libro en el que la estadounidense de origen bengalí Jumpa Lahiri explica por qué ha cambiado el inglés por el italiano como lengua literaria


MONIKA ZGUSTOVA
12 ENE 2019 - 10:03 COT

Jumpa Lahiri en su casa de Roma.
Jumpa Lahiri en su casa de Roma. LORENZO CASTORE


El totalitarismo, la guerra, el Holocausto, el exilio: he aquí cuatro fenómenos que definen el siglo XX. Y todos ellos generaron las mayores migraciones que ha vivido la humanidad. Migraciones que continúan entrado el siglo XXI, sea a causa de la guerra, como en Irak y Siria; por regímenes autoritarios, casos de Rusia y Turquía, o por motivos económicos, en muchos países del continente africano.

Para un exiliado uno de los problemas más graves es el de verse enfrentado a diario con una lengua que no es la suya. Si no poderse expresar adecuadamente ni hacerse entender es una de las cosas más angustiosas que le puede suceder a un ser humano, en el caso de los escritores esta angustia puede ocupar el centro de su existencia. La lengua ¿es o no es una seña de identidad? Ante este dilema, los escritores reaccionaron de maneras distintas, empezando por la cuestión esencial: seguir escribiendo en la lengua materna o cambiar a la lengua de acogida. Muchos han sido y son los que optaron por el difícil camino de cambiar de lengua de expresión, empezando por el caso clásico de Joseph Conrad. Entre otros, Irène Némirovsky, Milan Kundera, Samuel Beckett, Eugène Ionesco, Jorge Semprún, Tahar Ben Jelloun, Cioran y Jonathan Littell ennoblecieron las letras francesas; Emine Sevgi Özdamar, las alemanas; Nabokov y Aleksandar Hemon, las americanas.

Sin embargo, en los escritores, no todos los exilios ni los cambios de lengua obedecen a razones exteriores. También los hay que responden a decisiones libres. Los escritores de expresión inglesa generaron una importante ola de exilio voluntario (James Joyce decía que el exilio es una de las armas del escritor). También las ciudades bilingües o multilingües (Praga, Trieste, Barcelona) crearon en sus escritores una sensación de identidad incierta y de desarraigo (Franz Kafka se sentía culpable por escribir en alemán en vez de en checo, lengua más pequeña, y Juan Goytisolo apuntaba: “Catalanes en Madrid y castellanos en Barcelona, nuestra ubicación es ambigua y contradictoria, amenazada de ostracismo por ambos lados”).
Al ejemplo clásico de Joseph Conrad se suman Nabokov, Beckett, Kundera o Ionesco


Estos días se han traducido al español dos libros que analizan lo que significa cambiar de lengua para quien tiene la escritura como su razón de ser. Se trata de dos mujeres, Eva Hoffman y Jhumpa Lahiri, la primera exiliada por razones políticas, la segunda se enfrenta al cambio de lengua como un debate existencial.

Cambiar por obligación

El libro autobiográfico de Eva Hoff­man, Extraña para mí, empieza así: “Abril de 1959. Estoy junto a la barandilla de la cubierta superior del Batory y siento que mi vida se acaba. Observo a la multitud reunida en la orilla para despedir al barco que zarpa de Gdynia —una multitud que de repente está irrevocablemente al otro lado— y quiero huir, regresar, precipitarme hacia la excitación familiar. No podemos abandonar todo esto, pero lo hacemos. Tengo trece años y emigramos. Es una noción tan demoledora, tan definitiva que podría muy bien significar el fin del mundo”. Así, con esta “expulsión”, comienza la primera parte, ‘Paraíso’, del libro publicado originalmente en 1989. Un texto que se ha convertido con los años en un ensayo clásico sobre el exilio y la vida en una nueva lengua, como lo es también ‘Reflexiones sobre el exilio’, de Edward Said, publicado en 1984 en la revista Granta.



Eva Hoffman nació en Cracovia en 1945, justo al acabar la guerra, hija mayor de supervivientes judíos polacos. En Cracovia, Eva aprendió a tocar el piano con virtuosismo y experimentó su primer amor infantil. Sin embargo, más que por el totalitarismo comunista fue a causa del antisemitismo polaco que la autora describe con todo lujo de detalles que la familia se vio obligada a abandonar su país. De entre dos opciones, los padres prefirieron el boscoso Canadá al desértico Israel, no en vano durante la guerra el bosque se había convertido en su refugio y salvación.

En el segundo capítulo, ‘Exilio’, Eva y los suyos llegan a Vancouver, donde empiezan una vida en una nueva lengua y en un ámbito desconocido. La autora describe las percepciones que evoca en ella la sociedad canadiense de finales de los cincuenta. Si no fuera porque carecía de un hogar al que volver, la familia podría vivir el traslado como una aventura; pero la pérdida irrevocable del país natal convierte su experiencia en trágica. Los padres son demasiado mayores para cambiar su escala de valores, Eva y su hermana han perdido sus puntos de referencia y se sienten extraviadas en la nueva sociedad, tan competitiva y exigente.

Sin embargo, no queda otro remedio que adaptarse: Eva devora hamburguesas en coches descapotables llenos de adolescentes alborotadores, sale con chicos que la encuentran incomprensiblemente sofisticada y cuenta chistes que no resultan graciosos a nadie: los jóvenes canadienses no comprenden el humor de la Europa del Este. Además, Eva nota que sus compañeros apáticos desestiman su faceta de virtuosa del piano, pero aun así la conserva como parte de su identidad.
Hoffman acaba resultando una extraña tanto para sus propios padres como para los polacos de su generación


Solo tras años de exposición al inglés, ya en Nueva York tras sus estudios en Vancouver, Dallas y Boston, Eva decide renunciar al piano y con él a su vieja identidad. Lo cuenta en el tercer y último capítulo, ‘El Nuevo Mundo’. Siente entonces que se ha convertido en una criatura híbrida cuyas dos terceras partes “proceden de materiales americanos”; es “una especie de extranjera residente”. A veces piensa en las palabras de Theodor Adorno, exiliado de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, que avisó a los inmigrantes que si pierden su condición de extranjeros perderán su alma. Eva se propone lo contrario: formar parte del ambiente intelectual de Nueva York como ensayista en inglés y dejar de ser extranjera sin perderse a sí misma. Cuando finalmente logra transformarse en una intelectual neoyorquina, acaba resultando una extraña tanto para sus propios padres, aferrados a los valores de antaño, como para los polacos de su propia generación.

Este libro ingenioso y perspicaz, escrito con vivacidad e ironía, captura en términos profundamente humanos lo que es la esencia de la experiencia del exilio. Millones de personas se sintieron como la autora a lo largo del último siglo y en las dos décadas de este. Eva Hoffman acaba su ensayo concluyendo que, una vez perdido todo, al emigrante se le hace difícil caer en brazos de cualquier fe, sea religiosa o política. De manera que se convierte en aquel que no es de nadie ni de ningún lugar, en el único ser “realmente irreligioso”.
Cambiar por elección

También Jhumpa Lahiri escribe sobre el cambio de lengua en su ensayo En otras palabras, un texto tan sincero que se lee casi como una confesión. La escritora estadounidense de origen bengalí siempre ha tratado en sus novelas y cuentos los temas de la nacionalidad y la ausencia de identidad, el sentido de pertenencia, la asimilación y la pérdida voluntaria de la tradición. En este su primer libro de ensayo, la escritora comparte con el lector los motivos que la han llevado a cambiar de lengua de expresión literaria, del inglés al italiano. Y es que de eso se trata: Jhumpa confiesa que su paso al italiano es irreversible.

Si para tantos escritores el cambio de lengua es doloroso, ¿por qué Lahiri, autora que escribe en la lengua más hablada del mundo, decidió dar este paso? En su libro confiesa que, a diferencia de su madre, que durante 50 años en el extranjero cultivó sus raíces indias, la rebelión de la hija consistió en asimilarse en América. Lahiri considera Estados Unidos su país, su inglés es perfecto, y su esfuerzo por conseguir su propósito de una asimilación completa fue enorme. ¿Por qué entonces ha decidido abandonarlo?
Jhumpa Lahiri huye del inglés a pesar de que entró en él por la puerta grande ganando el Pulitzer


Lahiri huye del inglés. Huye de él a pesar de que su italiano no resulta, hoy por hoy, tan brillante. Y no solo huye del idioma, sino de todo lo que esta lengua y cultura han simbolizado para ella. Durante casi toda su vida el inglés y lo que encarna fue una lucha extenuante, “un conflicto pasional, un continuo sentimiento de fracaso del que deriva casi toda mi angustia. El inglés representa una cultura que debía superar, interpretar. Temía que representara una ruptura entre mis padres y yo”.

No obstante, fue en inglés que Lahiri entró en las letras internacionales por la puerta grande: el Premio Pulitzer a su ópera prima, El intérprete del dolor. Sin embargo, su éxito le parece inmerecido, conseguido demasiado pronto y con excesiva facilidad. Por eso, con el cambio de lengua, la escritora desea recuperar la oportunidad de sentirse una aprendiza.

Al igual que todos los autores que han cambiado de país y de lengua, Jhumpa Lahiri podría firmar lo que proclama Eva Hoffman: “Porque he aprendido la relatividad de los significados culturales en mi propia piel, no puedo considerar definitivo un único conjunto de significados. En mi vida pública, social, me situaré siempre en los intersticios entre culturas y subculturas. Encuentro en esta posición un punto de apoyo digno de Arquímedes para contemplar el mundo”.

‘Extraña para mí’. Eva Hoffman. Traducción de Sergio Sánchez. Báltica, 2018. 338 páginas. 20,95 euros.

‘En otras palabras’. Jumpa Lahiri. Traducc8ión de Marilena De Chiara Salamandra, 2019. 160 páginas. 15 euros.

GRANDES OBRAS EN OTRAS PALABRAS

Irène Nemirovsky, Suite francesa

La autora nació y vivió su infancia y adolescencia entre ciudades ucranianas y rusas. A raíz de la revolución rusa la familia huyó a Francia a través de Finlandia. Suite francesa es la novela más conocida de la autora. En ella Nemirovsky retrata el sobresalto que representó la invasión nazi de Francia en 1940 y el éxodo que la siguió. Como si se tratara de un documental cinematográfico filmado en directo, Suite francesa dibuja el comportamiento de la gente que de repente se encuentra en una circunstancia sin precedentes, una situación límite. Es entonces cuando se revela lo más recóndito del carácter de cada uno de los personajes. Solo un exiliado podía escribir un libro como este sobre el desplazamiento físico pero también emocional, sobre la espera de la huida y el éxodo en sí.

Nabokov, Pnin



El protagonista de la novela, Timofey Pnin, es una especie de doble de Nabokov. Ante todo, Pnin es el personaje más auténtico y entrañable de toda la obra nabokoviana. En su condición de exiliado ruso en Estados Unidos, que había pasado por Europa, al igual que el novelista, Pnin se esfuerza por mantenerse leal a sí mismo. Es un personaje donquijotesco: hace lo que desde su punto de vista debe hacer, es firme y constante en sus ideales. Ese soñador intenta luchar –a su manera, con un libro en la mano– contra los excesos del pragmatismo americano, al igual que Don Quijote se batía contra los molinos de viento.

Kundera, La ignorancia

No hay retorno del exilio: este es el mensaje de La ignorancia, novela de pensamiento del autor de origen checo que hace un cuarto de siglo decidió empezar a escribir en francés. Durante la ausencia del exiliado, cuenta la novela a través de los personajes de Josef e Irena, la vida y las circunstancias han cambiado tanto en su país de origen, y su lengua materna ha sufrido una metamorfosis tan grande que el fugitivo que regresa a su patria no la reconoce como su casa. Por el otro lado, el exiliado también ha cambiado. Durante su estancia en el país de adopción ha adquirido nuevos puntos de referencia y un nuevo sistema de valores y en su país de origen resulta un desconocido, un extranjero. El exiliado nunca más pertenecerá a ningún lugar concreto. Su identidad está en el desarraigo.


Jonathan Littell, Las benévolas

Littell es un estadounidense que estudió en Francia, reside en Barcelona y que usa el francés como lengua literaria. La novela está escrita en forma de memorias de un antiguo alto mando de las SS en las que este personaje ficcional narra sus actividades durante el Tercer Reich. La obra pone al lector en el corazón del horror nazi, más que cualquier otro libro que se haya escrito sobre el tema. En su novela, cuyas intenciones y alcance hacen pensar en Guerra y paz de Tolstoi, el autor se introduce en la conciendia de un individuo cualquiera que se convierte en un asesino de masas.

Jumpha Lahiri / La ganadora del Pulitzer que huyó del éxito

Jhumpa Lahiri
Foto de Lorenzo Castore

Jhumpa Lahiri

BIOGRAFÍA 

La ganadora 

del Pulitzer que huyó del éxito





Anatxu Zabalbeascoa
17 SEPT 2017 - 17:05 COT

HACE UN LUSTRO la exitosa escritora Jhumpa Lahiri (Londres, 1967) decidió convertir un año sabático en Roma en una transformación vital. Se quedó tres años con su marido y sus dos hijos y pasó a escribir en italiano. Hoy no quiere volver a hablar de los bengalíes que protagonizan El intérprete del dolorEn tierra desacostumbrada o La hondonada, publicados en España por Salamandra. La suya es la historia de una renuncia al éxito, al dinero y a la lengua para mantener las riendas de su vida.

Jhumpa Lahiri / Desarraigo


Jhumpa Lahiri

BIOGRAFÍA 

DESARRAIGO


Jhumpa Lahiri tenía treinta y dos años cuando escribió El intérprete del dolor y ganó el premio Pulitzer. ¡Quién podía imaginar al leer esos cuentos que se trataba de la opera prima de una autora tan joven! No me deja de sorprender la madurez de su escritura; el desarrollo pausado, el ritmo exacto, la riqueza de imágenes y sensaciones que Lahiri despliega con tanta soltura en estos relatos llenos de color, de olores, de texturas, de voces.

lunes, 26 de julio de 2021

Anne Applebaum / Retórica de la desesperación

 


Mario Vargas Llosa

Retórica de la desesperación

Hay un momento en que todos, incluso los que mejor saben capear los temporales, se fatigan y dejan caer los brazos. El libro de Anne Applebaum ‘El ocaso de la democracia’ refleja ese estado de ánimo


10 de julio de 2021


FERNANDO VICENTE
El ocaso de la democracia, el último libro de Anne Applebaum, que acaba de salir, es más bien pesimista, pues augura tanto a Europa como al resto del mundo un aumento del autoritarismo, que, a la manera de Polonia y Hungría, países que conoce bien pues está casada con un político polaco, irán pasando de un deterioro de la democracia a un sistema de control de la información y manipulación de las masas que vaya estableciendo poco a poco un régimen que se parece como una gota de agua a las dictaduras, aunque gane las elecciones y tenga mayoría en los parlamentos. El libro es un eco demorado de La trahison des clercs, de Julien Benda, aparecido en Francia en el año 1927, en el que ella encuentra reminiscencias de nuestra época, sobre todo en la actitud de los “clercs” o intelectuales y el crecimiento de los nacionalismos que pueden hacer fracasar intentos de integración como la Unión Europea, lo que, con mucha razón, dictamina sería una verdadera catástrofe para Europa.

Anne Applebaum / El ocaso de la democracia / Fragmento

Anne Applebaum

Anne Applebaum

El ocaso de la democracia 

Fragmento


A lo largo de la historia, las pandemias siempre han implicado una expansión del poder del Estado: en los momentos en que la gente teme a la muerte, acepta medidas que —con razón o sin ella— cree que pueden salvarla, aunque ello entrañe una pérdida de libertad. En esta ocasión, en Gran Bretaña, Italia, Alemania, Francia, Estados Unidos y muchos otros países se impuso la opinión de que la gente debía quedarse en casa, de que era necesario hacer cumplir las cuarentenas y la policía tenía que desempeñar un papel excepcional. Pero en algunos lugares, el miedo a las enfermedades se convirtió, junto con otros aspectos inquietantes de la modernidad, en una fuente de inspiración para toda una nueva generación de nacionalistas autoritarios. Nigel Farage, Laura Ingraham, Mária Schmidt y Jacek Kurski, junto con los troles que trabajan para Vox en España o la derecha alternativa en Estados Unidos, ya habían abonado el terreno intelectual para que se produjera un cambio de esa naturaleza, así que pasó lo que tenía que pasar. A finales de marzo, el primer ministro húngaro Viktor Orbán promulgó una ley que le autorizaba a gobernar por decreto y permitía a su Gobierno detener y encarcelar durante cinco años a cualquier periodista que criticara las iniciativas oficiales para combatir el virus. No había ninguna necesidad de adoptar tales medidas, y tampoco ayudaban en nada a los hospitales húngaros que, como en Polonia, también se veían desbordados por la falta de inversión y la emigración. Pero el objetivo era utilizarlas como excusa para zanjar el debate. Los políticos de la oposición que protestaron fueron escarnecidos por los medios públicos, que los tildaron de ser «provirus».

Anne Applebaum y el crepúsculo de la democracia liberal

“No pienses, no preguntes, paga tus impuestos, vota por nosotros”. Valla publicitaria del artista callejero Peter Fuss en Pola, Katowice (Polonia). Foto: Pawel Czerwinski (@pawel_czerwinski). Blog Elcano

“No pienses, no preguntes, paga tus impuestos, vota por nosotros”. Valla publicitaria del artista callejero Peter Fuss en Pola, Katowice (Polonia). Foto: Pawel Czerwinski (@pawel_czerwinski)

Anne Applebaum y el crepúsculo de la democracia liberal




Antonio R. Rubio Plo
18 de junio de 2021

¿Se puede escribir un libro de política con un llamativo toque de melancolía y nostalgia? Se puede si quien lo escribe, tiene un profundo conocimiento del pasado reciente, un ágil estilo periodístico y una gran habilidad para hacer aflorar en el momento oportuno las vivencias personales. Este es el caso de la profesora, historiadora y periodista estadounidense Anne Applebaum en su libro El ocaso de la democracia. La seducción del autoritarismo (Ed. Debate).

domingo, 25 de julio de 2021

Vargas Llosa / El principio del fin


Mario Vargas Llosa

El principio del fin

Las concentraciones contra el régimen no acabarán con la Revolución pero los cubanos ya han comenzado a salir a las calles y todo indica que, a más represión, habrá más manifestaciones de libertad


24 de julio de 2021

 

FERNANDO VICENTE

Las manifestaciones contra el régimen castrista que ocurrieron en varias ciudades y pueblos de Cuba los días 11 y, más diluidas, el 12 de julio, no acabarán con la Revolución cubana, pero sí constituyen un avance considerable sobre su deterioro y final destitución. Luego de 62 años de progresivo empobrecimiento, el pueblo cubano, estimulado por el caos en que se encuentra la isla, sin alimentos, con la incertidumbre del coronavirus y el deterioro de todas las instituciones, sin trabajo y escasez de vacunas y alimentos, ha perdido el miedo. Aunque la represión, de la que dan cuenta puntual las crónicas de los corresponsales, entre ellos las del periodista Mauricio Vicent de EL PAÍS, como es lógico se irá incrementando en los días, semanas y meses siguientes, es probable que Cuba se vaya convirtiendo en la típica dictadura militar latinoamericana, o, toquemos madera para que así sea, en una democracia, como ha ocurrido con las repúblicas satélites de la Unión Soviética, luego de la desintegración del imperio que fundaron Lenin y Stalin.

La segunda juventud del cuento latinoamericano

 

Ilustración de Tute


La segunda juventud del cuento latinoamericano

Herederos de una tradición polifónica, en la que caben Juan Rulfo, Juan José Saer y Clarice Lispector, seis jóvenes cuentistas reflexionan sobre el presente de un género potente, mutante y en plena ebullición


Raquel Garzón
23 de julio de 2021


Cada noche alguien se regala un cuento antes de dormir. En América Latina, ese rito adquiere acentos nuevos. El realismo mágico y el fantástico de otros días fluyen hacia el gótico y lo extraño, devenidos lentes para explorar los vínculos, lo ambiguo y las violencias de un presente tormentoso. El cuento mira y se mira sin exotismo. Si hay costumbrismo, es tecno, y el corsé de los géneros no contiene el desborde de la imaginación, mientras las escritoras empiezan a tener un lugar largamente merecido.

Julian Barnes / Por amor al arte


Julian Barnes, visto por Sciammarella.

Por amor al arte

Julian Barnes despliega su virtuosismo en sus dos nuevos libros: una novela de educación sentimental y una colección de ensayos sobre pintores


JAVIER APARICIO MAYDEU
18 MAR 2019 - 05:25 COT

Dos nuevos libros del maestro Barnes. Sobre amor y sobre arte. Sobre amor al arte y sobre el arte del amor. La única historia es de amor, pero no es la única, sino la última historia de amor del autor. En Hablando del asunto exploraba las (in)fidelidades de la geometría emocional de un triángulo amoroso. Amor, etcétera lleva al límite el concepto entendido como un problema irresoluble. En ‘Higiene’, del ineludible volumen de relatos La mesa limón, Jackson viaja a menudo a Londres para comprarle a su santa unos polvos Elizabeth Arden y echarle unos polvos a Babs, su prostituta de cabecera; y tres relatos más versan sobre el amor: ‘El reestreno’, que recrea la última pasión de Turguénev; ‘La historia de Mats Israelson’, en la que Barnes se ocupa del amor constante más allá de la muerte de la mano de la anciana señora Lindwall, que ha vivido “dividida entre no amar a un hombre que lo merecía y amar a otro que no lo merecía”, y Jaula para frutas y su octogenario protagonista abandonando a su esposa por una mujer de 60 tras medio siglo de matrimonio. ‘Paréntesis’, de Una historia del mundo en diez capítulos y medio, discurre sobre amor, sexo y mentiras sin cintas de vídeo en el maravilloso mundo de la pareja. Amores platónicos y amores ovidianos, erotomanía y promiscuidad, adulterios, pasiones y compasiones, ilusiones y desalientos, el carpe diem del sexo y la nostalgia del sentimiento: Mr. Barnes, es usted un consumado coleccionista de trances eróticos.

sábado, 24 de julio de 2021

Hilary Mantel / Delitos contra las personas


Hilary Mantel
Delitos contra las personas 

Se llamaba Nicolette Bland y era la amante de mi padre. Me remonto a principios de los años setenta. Hace ya mucho de cuando estaba sometido a los impulsos de la carne. Ella parecía una Nicolette: elegante, segura de sí misma, pelo corto y habilidosamente rizado; ojos oscuros, límpidos, un poco rasgados. Era de color miel, como si acabase de volver de un paquete vacacional organizado, parecía descansada y raras veces no sonreía. Tendría unos veintiséis años. Yo tenía diecisiete, y ocupaba el verano de antes de la universidad como auxiliar administrativa en el bufete de mi padre. «Pasantía», lo llamaba mi padre, nunca supe por qué. 

Angela Carter / Historias de audacia

 


Angela Carter 

HISTORIAS DE AUDACIA

Angela Carter es un modelo de valentía literaria que indaga sin miedo en los límites de la escritura


JOSÉ MARÍA GUELBENZU

27 OCT 2017 - 09:46 COT

Angela Carter (1940-1992) es una escritora inglesa que ha cultivado con especial fortuna la literatura fantástica, aunque su obra está por encima de cualquier clasificación de género. Es autora de novelas y cuentos. Ejerció también como periodista, profesora de escritura creativa, y aplicó con extraordinaria inteligencia sus convicciones feministas a su literatura. En este volumen se reúnen sus Cuentos completos, relatos procedentes de cuatro colecciones que muestran su esplendente imaginación y su admirable capacidad de asumir riesgos en la creación literaria.

Diez curiosidades de Agatha Christie

Agatha Christie


10 CURIOSIDADES DE AGATHA CHRISTIE, LA DAMA DEL MISTERIO Y REINA DEL CRIMEN


15 DE SEPTIEMBRE DE 2016

"La tristeza es la cuna de inspiración de todo escritor" - Agatha Christie
 La reina del crimen, la dama del misterio, la escritora más traducida de todo el mundo. Agatha Christie es posiblemente la más famosa escritora de novelas detectivescas. Con un éxito de ventas insuperable y una carrera literaria tan extensa como la suya, Agatha es un referente en la literatura mundial, con su famosísimo detective Poirot (sin olvidar nunca a su otra creación, Miss Marple). Vamos a ver algunas anécdotas y curiosidades sobre la vida de esta gran autora:

Kingsley Amis / Lucky Jim

 



Kingsley Amis

LUCKY JIM


Una de las novelas humorísticas más populares del siglo XX británico: "Lucky Jim" es el mejor Kingsley Amis, ese joven airado que sacudió el mundo con una novela de campus en la que Jim Dixon es un profesor de facultad novel que se juega su permanencia en el mundo académico en tres frentes distintos: la escritura de un artículo de investigación que tenga gran difusión, la seducción de Margaret, colega en la facultad, y la amistad con el pedante insoportable Welch, arquetipo del profesor de facultad arrogante y endiosado.

¿Por qué gusta tanto «Prohibido morir aquí» de la escritora Elizabeth Taylor?

"Prohibido morir aquí", de Elizabeth Taylor, es un inesperado y bienvenido best-seller

¿Por qué gusta tanto «Prohibido morir aquí» de la escritora Elizabeth Taylor?

No solo es una novela extraordinaria, con una traducción –la de Ernesto Montequin– también extraordinaria: toca un tema que incluye o incluirá en algún momento a todos sus lectores


Graciela Melgarejo
6 de mayo de 2019

Prácticamente desde su publicación, en octubre de 2018, Prohibido morir aquí, de Elizabeth Taylor (La Bestia Equilátera), se transformó en un inesperado y bienvenido best-seller aun para sus propios editores, que hace ya varias semanas vienen celebrando el hecho de que este libro figure en las listas que confeccionan los suplementos culturales, avanzando puestos sin parar hasta llegar a los primeros. Tarea nada fácil para un libro de una pequeña editorial independiente, aunque el de boca en boca todo lo puede.

viernes, 23 de julio de 2021

Yoko Ogawa / Éxito tras la estela moral de Ana Frank



Yoko Ogawa: éxito tras la estela moral de Ana Frank

La escritora japonesa traza en ‘La policía de la memoria’ una pesadilla con varias traslaciones al mundo actual. Escrita en 1994, se publica por primera vez en español tras triunfar en el mundo anglosajón


Juan Carlos Galindo
Madrid, 19 de febrero de 2021

 

La escritora japonesa Yoko Owaga, en una imagen sin datar.
La escritora japonesa Yoko Owaga, en una imagen sin datar.MASAAKI TOYOURA
Cuando Yoko Ogawa escribió La policía de la memoria en 1994 no podía imaginar que su distopía iba a encajar tan bien en la realidad que vivimos un cuarto de siglo después, a medio camino entre la vigilancia tecnológica masiva, la destrucción del planeta y una pandemia global. “La literatura tiene la propiedad tan seductora como enigmática de no agotarse en una sola época y de escapar a lecturas unívocas y monolíticas, de modo que a los lectores que la lean dentro de cien años seguirá proporcionándoles nuevas interpretaciones. Veintiséis años no son apenas nada en literatura, y la actual crisis del coronavirus no es sino un nuevo prisma desde el que acometer su lectura, un prisma que ni en mis más desbocados arrebatos de fantasía habría imaginado cuando la escribí”, comenta por correo electrónico desde Japón.

Yoko Ogawa / Perfume de hielo / Reseña



Yoko Ogawa

PERFUME DE HIELO 

Título: Perfume de hielo

Autora: Yoko Ogawa

Traductores: Yoshiko Sugiyama y Héctor Jiménez Ferrer

Editorial: Funambulista

ISBN: 9788496601765

Nº de páginas: 320 págs



Tras el inesperado suicido de su novio, perfumista en Tokio, la joven periodista Ryoko cobra conciencia de lo poco que sabía de él. ¿Quién era Hiroyuki, el joven con el que vivía desde hacía un año? Pero, sobre todo, ¿por qué se suicidó al día siguiente de celebrar apasionadamente su primer año de vida en común? Para entenderlo, la periodista Ryoko decide realizar una investigación -gracias a los datos de la gente que conoció a su novio-, que se convertirá en un viaje al pasado de Hiroyuki, y que la llevará a Praga y a un misterio insondable relacionado tanto con el mundo de los olores como con el de las matemáticas. A través de múltiples hipótesis y búsquedas en los recuerdos propios y ajenos, Ryoko va explorando en la personalidad de Hiroyuki: una existencia llena de misterios, una realidad biográfica que era pura ilusión y una amenaza cuyo peligro sólo pudo entenderse demasiado tarde.