lunes, 4 de diciembre de 2017

Casas clavo chinas


Durante dos años, la familia que habitaba esta “casa clavo” en Chongquin rechazó dejar el hogar en el que habían vivido sus antepasados durante tres generaciones. La constructora les quitó la luz y el agua y comenzó a excavar un foso de diez metros alrededor de la casa, donde estaba proyectado construir un centro comercial de seis plantas.

CASAS CLAVO CHINAS

Las llamadas “casas clavo” son edificios que siguen en pie, clavados, implacables, resistiendo y desafiando a las grúas del progreso, mientras nuevas infraestructuras o modernas construcciones se erigen a su alrededor. Sus dueños se niegan a demolerlas por no llegar a acuerdos con las miserias que les ofrecen los constructores y conviven con las obras y la maquinaria, hasta que, finalmente, no les queda más remedio que rendirse. Y no son uno ni dos los casos de “casas clavos” que tienen lugar en China.




Niu Chuangen y Zhang Zhongyun, que rondan los 60 años, resistieron todo lo que pudieron en la pequeña parcela donde se situaba su casa, en Zoazhuang, provincia de Shandong, mientras enormes y amenazadores rascacielos se erigían a su alrededor. Cuando los trabajadores de las obras comenzaron a retirar la tierra que rodeaba la casa, sus inquilinos se quedaron sin luz ni agua. Por si eso no fuera poco, el matrimonio recibía amenazas regulares de gánsters y tuvo que luchar contra varios intentos ilegales de demolición.

Casa clavo frente a un edificio comercial  en Changsha, provinciia de Huan, 2007



En un rincón de Shanghái, rodeado por una pared de cemento, se encuentra uno de los campos más valiosos del mundo entre escombros y basura. El barrio de Guangfuli es el sueño de un inversionista inmobiliario: una parcela en medio de uno de los mercados inmobiliarios más caros y de rápido crecimiento del mundo. Pero la realidad es más parecida a una pesadilla puesto que cientos de personas que viven allí que se negaron a abandonar sus casas destartaladas durante casi 16 años. En la imagen, Tao Weiren se sienta frente a su casa de dos pisos en el barrio de Guangfuli de Shanghái, el 24 de marzo de 2016.ALY SONG


La imagen, de noviembre de 2012, muestra una 'casa clavo' en Wenling, en el este de China. Sus dueños rechazaron la compensación de 34.600 euros que les ofrecía el Gobierno para demolerla y exigieron una suma mayor.

Una 'casa clavo', en un lugar en construcción en enero de 2008. En la pancarta se puede leer: "Pidiendo firmemente al Gobierno que castigue al promotor que derribó mi casa. Devolverme mi casa". 

Una casa bloquea una carretera de un barrio residencial en Nanning, en el sur de China (abril de 2015).

Un edificio residencial viejo rodeado por una carretera, el 18 de junio de 2015, en Guangzhou, provincia de Guangdong. El plan era demoler el edificio pero varios residentes se negaron a abandonarlo por no llegar a un acuerdo con las autoridades.CHINA STRINGER NETWORK

Una 'casa clavo', en Yichang, en marzo de 2013. La tierra alrededor fue excavada para construir una carretera.

Una casa de tres pisos se encuentra en la calle central del distrito de Luolong, lo que obliga a detener la construcción de una carretera, el 16 de mayo de 2015 en la provincia de Henan, China.

Una 'casa clavo', en medio de una zona cubierta con una lona protectora en Hangzhou, provincia de Zheijian, el 26 de septiembre de 2016. 

En esta fotografía tomada en 2007 se puede ver una 'casa clavo', propiedad de Choi Chu Cheung y su esposa Zhang Lian-hao, que se negaron a aceptar la compensación ofrecida por la constructora de un centro financiero.
 

Dos 'casas clavo' en una zona en construcción en Taiyuan, provincia de Shanxi, el 24 de marzo de 2016. Los propietarios se negaron a abandonar sus hogares y ser reubicados.

Una 'casa clavo' de tres plantas resiste en mitad de una carretera de Luoyang (en la provincia China de Henan), en una imagen de mayo de 2016. El propietario no alcanzó con las autoriedades un acuerdo de compensación para derribarla


Una 'casa clavo' parcialmente demolida (la última en la zona) en un lugar en construcción en Hefei, provincia de Anhui, en febrero de 2010. El propietario exigía una mayor compensación a cambio de su casa. 
EL PAÍS
COKINGIDEAS






1 comentario: