lunes, 17 de junio de 2019

Antón Chéjov / La cigarra

'Mujer en el taller' (Jacqueline Roque), 1956 Óleo sobre lienzo, 45,7 x 55,9 cm. Legado de The Nancy Baston Rash and Dillman A. Rash Collection, 1998.19.5. Colección de The Speed Art Museum, Louisville, Kentucky


Antón Chéjov 

 La cigarra

(“Попрыгунья”)


The Grasshopper by Anton Chekhov

I
      A la boda de Olga Ivánovna acudieron todos sus amigos y buenos conocidos.
       —Mírenle: ¿no es cierto que tiene algo? —decía ella a sus amigos, señalando a su marido con un movimiento de cabeza, como queriendo aclarar por qué se había casado con un hombre sencillo y de lo más corriente, que no se distinguía por nada.

Chéjov / La bruja


Antón Chéjov
La bruja (1886)
(“Ведьма”)



The Witch by Anton Chekhov

      Caía la noche. El sacristán Saveli Guikin estaba en su casa, tumbado en una cama inmensa, pero no dormía, aunque tenía la costumbre de quedarse dormido al mismo tiempo que los gallos. Sus cabellos rojizos y ásperos asomaban por un lado de la manta mugrienta, compuesta de abigarrados pedazos de percal; por el otro sobresalían unos pies enormes, que llevaban mucho tiempo sin lavar. Escuchaba… Su cabaña estaba ubicada en el recinto de la iglesia y su única ventana daba al campo, donde se libraba una auténtica batalla. Costaba trabajo entender quién borraba a su enemigo de la faz de la tierra, a quién trataba de aniquilar la naturaleza, pero, a juzgar por el estruendo incesante y siniestro que levantaba, alguien lo estaba pasando bastante mal. Una fuerza vencedora se arrastraba por los campos, asolaba el bosque y el tejado de la iglesia, tamborileando con furor en la ventana y arrasando todo a su paso, mientras un elemento vencido aullaba y gemía… Ese llanto lastimero se oía ora detrás de la ventana, ora sobre el tejado, ora en la estufa. No resonaba en él una petición de ayuda, sino la angustia, la conciencia de que ya era demasiado tarde, de que no había salvación posible. Los montones de nieve se habían cubierto de una delgada corteza de hielo; en ellos y en los árboles temblaban las lágrimas, por los caminos y senderos se esparcía un líquido negro, compuesto de barro y nieve derretida. En definitiva, en la tierra había empezado el deshielo, pero el cielo, a través de la oscura noche, no lo veía y desperdigaba con todas sus fuerzas copos de nieve fresca sobre la tierra tibia. El viento vagaba como un hombre borracho… No daba tiempo a que la nieve se posara en el suelo y la hacía girar en las tinieblas a su antojo.

Chejov / Pesadilla




Antón Chéjov
Pesadilla 
(“Кошмар”)


Al regresar de San Petersburgo a su hacienda de Borísovo, Kunin, joven de unos treinta años, miembro permanente de la comisión de asuntos rurales, tomó como primera providencia enviar un jinete para convocar al cura de Sinkovo, el padre Yákov Smírnovich.
       Unas cinco horas más tarde el padre Yákov se presentaba en la casa.
       —¡Me alegro mucho de conocerle! —le dijo Kunin, recibiéndole en el vestíbulo—. Hace ya un año que vivo y trabajo aquí, y me parece que ya va siendo hora de que nos conozcamos. ¡Haga el favor de pasar! Pero… ¡qué joven es usted! —se sorprendió Kunin—. ¿Cuántos años tiene?

domingo, 16 de junio de 2019

Chejov / Zínochka

Ilustración de Triunfo Arciniegas


Anton Chejov
BIOGRAFÍA

ZÍNOCHKA



El grupo de cazadores pasaba la noche sobre unas brazadas de fresco heno en la isla de un simple mujik. La luna se asomaba por la ventana, en la calle se oían los tristes acordes de un acordeón, el heno despedía un olor empalagoso, un tanto excitante. Los cazadores hablaban de perros, de mujeres, del primer amor, de becadas. Después que hubieron pasado detenida revista a todas las señoras conocidas y que hubieron contado un centenar de anécdotas, el más grueso de ellos, que en la oscuridad parecía un haz de heno y que hablaba con la espesa voz propia de un oficial de Estado Mayor, dejó escapar un sonoro bostezo y dijo:
-Ser amado no tiene gran importancia: para eso han sido creadas las mujeres, para amarnos. Pero díganme: ¿ha sido alguno de ustedes odiado, odiado apasionada, rabiosamente? ¿No han observado alguna vez los entusiasmos del odio?
No hubo respuesta.

Chejov / La pena


Antón Chéjov
BIOGRAFÍA
LA PENA



El tornero Gregorio Petrov, desde hace tiempo conocido como un excelente artesano y al mismo tiempo como el mujik más desordenado del distrito de Galchinsk, conduce a su vieja, enferma, al hospital rural. Debe viajar unas treinta verstas y el camino es tan malo que ni siquiera el correo oficial podría pasar, sin hablar ya de semejante haragán como el tornero Gregorio. El viento, cortante y frío, pega directamente en la cara. En el aire, por donde uno mire, se arremolinan enjambres de copos de nieve, de modo que es difícil distinguir si la nieve cae del cielo o sube de la tierra. A través de la niebla nevada no se ven ni los postes de telégrafo, ni el campo, ni el bosque, y cuando se abalanza sobre Gregorio una ráfaga muy fuerte, entonces ni siquiera se ve el arco de los arneses. La vieja y extenuada yegua apenas avanza. Todas sus energías se fueron gastando para sacar las patas de la nieve y sacudir la cabeza. El tornero está apurado. Salta inquieto sobre el pescante y a cada rato fustiga el lomo del caballo.

Chejov / Chist


Antón Chejov
BIOGRAFÍA
¡CHIST!


Iván Krasnukin, periodista de no mucha importancia, vuelve muy tarde a su hogar, con talante desapacible, desaliñado y totalmente absorto. Tiene el aspecto de alguien a quien se espera para hacer una pesquisa o que medita suicidarse. Da unos paseos por su despacho, se detiene, se despeina de un manotazo y dice con tono de Laertes disponiéndose a vengar a su hermana:
-¡Estás molido, moralmente agotado, te entregas a la melancolía, y, a pesar de todo, enciérrate en tu despacho y escribe! ¿Y a esto se llama vida? ¿Por qué no ha descrito nadie la disonancia dolorosa que se produce en el alma de un escritor que está triste y debe hacer reír a la gente o que está alegre y debe verter lágrimas de encargo? Yo debo ser festivo, matarlas callando, e ingenioso, pero imagínese que me entrego a la melancolía o, una suposición, ¡que estoy enfermo, que ha muerto mi niño, que mi mujer está de parto!...
Dice todo esto agitando los brazos y moviendo los ojos desesperadamente... Luego entra en el dormitorio y despierta a su mujer.

Chéjov / La institutriz / Video

https://www.youtube.com/watch?v=HoGQuXhIx3Q

La Institutriz, de Anton Chéjov

La Institutriz, adaptación libre del cuento de Chéjov Poquita cosa, bajo la dirección de Bonnie Morín. Protagonizan Amaia Insausti Urquizu y Camila Velarde Morín, ambas actrices son estudiantes de Bonnie Morín en Método Madrid. Realización, fotografía y edición de Cristián Velarde.







sábado, 15 de junio de 2019

Chejov / Amorcito

Antón Chéjov

BIOGRAFÍA

AMORCITO

(“Душечка”)



Oleñka, la hija del asesor de colegio retirado Plemiannikov, estaba sentada, pensativa, en un peldaño del pórtico, en el patio de su casa. Hacía calor, las moscas insistían en molestar y resultaba agradable pensar que la noche ya estaba cerca.
Desde el este avanzaban oscuras nubes y, de vez en cuando, llegaba una brisa húmeda.
De pie, en medio del patio, mirando al cielo, estaba Kukin, empresario del parque de diversiones Tívoli, quien se hospedaba en un pabellón de la casa.
—¡Otra vez! —decía con desesperación—. ¡Otra vez habrá lluvia! ¡Todos los días llueve, todos los días! Como si fuera a propósito… ¡Es la muerte! ¡Es la ruina! ¡Todos los días tengo tremendas pérdidas!

Chejov / Un hombre enfundado



Antón Chéjov
BIOGRAFÍA

Un hombre enfundado

ЧЕЛОВЕК В ФУТЛЯРЕ

Traducción de N. Tasin

The Man in a Case by Anton Chekhov

- I -
     En un extremo de la aldea Mironositsky, en la porchada del alcalde Prokofy, se habían instalado para pasar la noche, dos cazadores llegados al pueblo mucho después de anochecer: el veterinario Iván Ivanovich y el maestro de escuela Burkin.
     Iván Ivanovich tenía un donoso apellido: Chimcha-Guimalaysky, cuya pomposidad estaba en contradicción, con la modestia de su persona. En toda la comarca se le llamaba, sencillamente, Iván Ivanovich. Vivía no lejos de la ciudad, en una hermosa finca, donde se dedicaba a la cura de las enfermedades equinas. Aquel día había salido de casa para airearse un poco.
     Burkin vivía en la ciudad; pero pasaba todas las vacaciones de verano en la finca del conde P..., y era también muy conocido en la comarca.
     Ni uno ni otro podían dormirse.

Razones para leer a Chéjov




Razones para leer a Chéjov ahora mismo

BIOGRAFÍA

17 DICIEMBRE 2017

Este gran autor ruso se asocia estrechamente con el teatro. Sin embargo, no solo era un brillante autor de piezas tragicómicas sino que también era un genio del relato. 

1. Sabía qué es lo que motiva a la gente

Antón Chéjov nació en la ciudad sureña de Taganrog en 1860. La casa en la que vivió es actualmente un museo. A los 19 años, Chéjov fue a Moscú y se matriculó en la Univesidad Estatal de Moscú, en la facultad de Medicina. Cuando todavía era estudiante comenzó a trabajar como doctor y practicó la medicina a lo largo de toda su vida.

Sexo, drogas y juego / Los vicios de Tolstói, Dostoievski y otros escritores rusos





Sexo, drogas y juego: los vicios de Tolstói, Dostoievski y otros escritores rusos

Incluso los más grandes escritores de la literatura rusa tenían sus debilidades.

Nadie es perfecto y hasta las gente más brillante tiene que luchar contra sus debilidades. En las biografías de los más grandes poetas y escritores de Rusia vemos que ellos también son de carne y hueso. 

viernes, 14 de junio de 2019

Emily Dickinson / En mi flor me he escondido


Emily Dickinson
EN MI FLOR ME HE ESCONDIDO

En mi flor me he escondido
para que, si en el pecho me llevases,
sin sospecharlo tú también allí estuviera...
Y sabrán lo demás sólo los ángeles.

En mi flor me he escondido
para que, al deslizarme de tu vaso,
tú, sin saberlo, sientas
casi la soledad que te he dejado.


Lo fácil es ganar el Premio Cervantes


Cubiertas de las diferentes ediciones de Bogotá 39.
Cubiertas de las diferentes ediciones de Bogotá 39. HAY FESTIVAL

Lo fácil es ganar el Premio Cervantes

A la literatura latinoamericana le resulta más difícil conseguir lectores en España que galardones de prestigio


Javier Rodríguez Marcos
13 de junio de 2015

En 2007 la publicación de la selección de nuevos autores latinoamericanos Bogotá 39 corrió a cargo de Ediciones B, entonces parte del Grupo Zeta y hoy, de Penguin Random House, ambos con sede en Barcelona. La circulación de la antología fue más que discreta y 10 años más tarde el Hay Festival, promotor de la iniciativa, recurrió a 12 sellos distintos: de Tragaluz (Colombia) a Estruendomudo (Perú) pasando por Galaxia Gutenberg (México/España), Uruk (Costa Rica), Laurel (Chile) o Sigilo (Argentina). A veces las editoriales pequeñas llegan allá donde las grandes no quieren llegar porque los números no son dignos de una multinacional.

Carlos Boyero / Eterna añoranza, señor Wayne


Eterna añoranza, señor Wayne

El protagonista de películas como 'Centauros del desierto' o 'El hombre que mató a Liberty Valance' es una de las presencias más grandiosas de la historia del cine


Carlos Boyero
12 de junio de 2019

Se llamaba Marion Robert Morrison, nombre escasamente cinematográfico. Sonaba mucho mejor John Wayne. Este martes hizo cuarenta años que se largó de este mundo. Creo que tenía 72 años, pero parecía invulnerable, era la imagen de la fortaleza, costaba imaginártelo devastado física y mentalmente, en una silla de ruedas o en estado vegetativo. Durante toda su vida estuvo afiliado a la derecha más dura, militó en la Legión Americana y en la Asociación Nacional del Rifle, apoyó las siniestras listas negras durante la caza de brujas que montó aquel delincuente tan patriotico llamado McCarthy, defendió hasta la militancia la intolerable guerra de Vietnam y la glorificó en Boinas verdes, la única y mediocre película que dirigió. Cuentan de él que siempre fue inquebrantable amigo de sus amigos, todas su esposas fueron de ascendencia latinoamericana, le gustaba beber y fumar. Dicen que el cáncer que le mandó al cielo, al infierno o a la nada fue consecuencia de la radiación a la que se expuso durante el rodaje de El conquistador de Mongolia, esa desmesurada osadía en la que se atrevieron a algo tan improbable como que Wayne interpretara a Gengis Kan.

jueves, 13 de junio de 2019

Elmer Mendoza / Dulce animal de compañía / Reseña



Elmer Mendoza
LOS BESOS SON DE QUIEN LOS TRABAJA


México, 11 de junio de 2019

Asevera el escritor colombiano en su novela Dulce animal de compañía, publicada por Penguin Random House Alfaguara en marzo de 2019, en Bogotá, Colombia, y usted tiene que reflexionar, recordar momentos, bocas y cuerpos, determinar cuántos besos ha robado en su vida y cuántos ha trabajado lentamente con la esperanza de complacerse lo más posible, de sentir si es verdad que el destino de los seres humanos está definido por los besos, y que no todos los besos son iguales. Y es que hay que comer y besar que el mundo se va a acabar.

Triunfo Arciniegas nació en Málaga, Santander, Colombia, y de acuerdo con Octavio Escobar Giraldo, es el mejor escritor colombiano de cuentos para niños y uno de los mejores de América Latina. Sin embargo, Dulce animal de compañía es una novela para adultos, un laberinto de emociones encontradas donde el amor es un cubo de rubik infinito que es imposible poner en orden. Usted lo sabe. Son pocas las personas que logran que el amor sea el eje rector de su vida. Renata, la actractiva personaje más notable de la novela, tiene un descalabro del que consigue salir enfrentando con valor su pasado y abriendo su corazón a un futuro incierto pero elegido cuidadosamente. Superó el recuerdo de "doce besos depositados en sus rincones más secretos" que la cimbraron, y supo que debía llenar una maleta e instalarse en una nueva situación amorosa a la que tenía derecho. En esta novela, el autor deja muy claro que en asuntos amorosos la mayoría de las decisiones las toman las mujeres. Tal es la determinación de Teresa, Maritza, Carmen, Juana, Candela, Gloria, Cecilia, Celeste y otras, que bajo la idea de que vida solo hay una, corren todos los riesgos para encontrar con quien vivir una vida plena de amor. Como ven, la idea de que el amor es una cosa esplendorosa es mundial, algo que "no se sacia con todas las palabras de todas las bocas". Gracias a Dios.

Aparecen una manada de toros bravos, una coneja y un caballo blanco. Los toros simbolizan, entre otras cosas, la muerte violenta y es un elemento que une algunos amorosos y desune a los temerosos. La coneja mata a sus crías y las deposita fuera de su madriguera y el caballo blanco es la muerte que espere a los que equivocan el camino. Unas veces galopa y otras veces va al trote. Toda temeridad tiene su precio y no pocas veces se paga caro. Ya verán lo que le ocurrió al viejo Morantes, a Víctor Manuel, a Daniel Montes y a Oviedo el Oscuro, entre otros. Todos, tanto ellos como ellas, son bailarines de una "coreografía de la noche sin Dios". Les llamará la atención el cabo Ardilla, que fue jefe de Antonio Cáceres y de Oviedo el Oscuro cuando fueron soldados, pero no les voy a contar porque hay misterios que no se deben compartir, y usted debe enterarse por sí mismo por qué Renata expresa "averigua dónde tienes el corazón" y qué momento lo exterioriza. Arciniegas consigue amalgamar hombres con mujeres en los momentos más críticos de sus vidas. Encontrará algunas canciones, como "Amor perdido", que le quitarán el aliento.

"Los fantasmas son amores que no se han dejado matar", señala el autor, un escritor que conoce bien el alma femenina y perfectamente dotado para enriquecer su obra con esta novela, que es una pieza que se va completando mientras avanza, mientras conocemos los intersticios de sus vidas y sueños. Arciniegas cuenta sin miedo, sabe que su cubo de Rubik se acomodará según los intereses de cada lector. Al final de la novela crece Antonio Cáceres, un joven con una personalidad diferente pero que teme a los compromisos serios. Crece tanto que se deja el bigote. Encontrarán a un autor con gran frescura, un experto en el tratamiento del capítulo corto, dueño de una gran paciencia. Los personajes entran y salen, el equilibrio entre los que buscan y entre los que jamás encontrarán es patente. Entre ellos sobresale la vida de don José y doña Ceci, los únicos que supieron labrar un destino a partir de su amor. No tengo dudas que compartirán con Triunfo Arciniegas el arte de narrar y el placer que se manifiesta en la mayoría de las acciones de los personajes. Ya me contarán y estaremos de acuerdo en que es una novela para disfrutar y, desde luego, una obra que ya tiene un lugar en la narrativa contemporánea. 


Élmer Mendoza (Culiacán, Sinaloa,1949) es un escritor mexicano, representante de la llamada narcoliteratura.​ Dramaturgo y cuentista, es conocido ante todo por sus novelas negras: Un asesino solitario, El amante de Janis Joplin, Efecto tequila, Cóbraselo caro, Blas de plata, La prueba del ácido, Nombre de perro, El misterio de la orquídea Calavera, Besar al detective, Asesinato en el Parque Sinaloa, No todos los besos son iguales. Algunas de estas novelas tienen como protagonista al detective Edgar El Zurdo Mendieta. Estudio Letras Hispánicas (UNAM). Imparte literatura, creación literaria, programas y conferencias para fomentar el hábito de la lectura.









miércoles, 12 de junio de 2019

Prípiat / Ciudad fantasma



Prípiat

Ciudad fantasma

11 de junio de 2019

La ciudad de Prípiat, de unos 50.000 habitantes, fue evacuada tras el accidente. Se creó en 1970 para albergar a los trabajadores de la central nuclear de Chernóbil. Nunca podrá volver a ser habitada.

Prípiat se ha convertido en el paraíso de los fotógrafos que acuden en excursiones de 'turismo nuclear'. En la imagen, la noria de un parque de atracciones que iba a inaugurarse el 1 de mayo de 1986, seis días después del accidente.

La ciudad fantasma de Prípiat, a menos de tres kilómetros de la central nuclear de Chernóbil, es una de las áreas más contaminadas de la zona de exclusión. Los guías oficiales recomiendan pasar el menor tiempo posible allí y evitar pisar la vegetación que crece salvaje entre el asfalto. Casi todos los edificios amenazan ruina.

Los ‘liquidadores’ que limpiaron Chernóbil


La científica Elena Kozlova junto a su brigada de liquidadores en la central de Chernóbil, en junio de 1986. En vídeo, la serie, vista por una superviviente de la tragedia. 

Los ‘liquidadores’ que limpiaron Chernóbil

600.000 personas arriesgaron su vida para lidiar con las consecuencias de la mayor catástrofe nuclear de la historia. La serie 'Chernobyl' devuelve a la actualidad aquel drama


María R. Sahuquillo
Moscú, 10 de junio de 2019


Aquel lunes, la científica Elena Kozlova llegó a su trabajo ligera. Cuando salió, tenía una losa sobre su espalda y un runrún constante en la cabeza. Nada más dejar el bolso en su mesa, Kozlova y el resto de técnicos del Instituto Tecnológico de Moscú fueron convocados por las altas instancias. Se les comunicó que se había producido un accidente en la central nuclear de Chernóbil. Escuetamente. Y recibieron el encargo del Gobierno de “inventar” un método para deshacerse de los residuos radiactivos. Los funcionarios soviéticos estaban acostumbrados a hacer pocas preguntas. O ninguna. Y se pusieron manos a la obra sin conocer apenas detalles del suceso. Era el 28 de abril de 1986. La noche del 26 había estallado el reactor 4 de la central de Chernóbil emitiendo partículas radiactivas a la atmósfera. Y desencadenó la mayor catástrofe nuclear de la historia.

Chernóbil / Una película de terror


Fotograma de 'Chernóbil'


‘Chernóbil’: una película de terror

HBO ha vendido como documental esta ficción basada en hechos reales porque si dijeran que es lo segundo sentirían que banalizan el sufrimiento y la dimensión de la catástrofe narrada


SERGIO DEL MOLINO
19 de mayo de 2019

Hasta hace pocos años, el documental era un género ínfimo que se usaba como narcótico a la hora de la siesta o para rellenar las franjas más ingratas de la programación. El prestigio y el público que ha ganado en los últimos tiempos no solo ha cambiado esa percepción bostezante, sino que ha llevado a clasificar como documentales cosas que, a todas luces, no lo son. Es el castigo del prestigio: cuando una etiqueta mola, colgársela a cualquier producto lo sube de caché, como bien saben los productores de embutidos que imprimen el adjetivo ibérico en sus chorizos y jamones.

martes, 11 de junio de 2019

Chernobyl o cómo narrar la peor catástrofe medioambiental de la historia


'CHERNOBYL' O CÓMO NARRAR LA PEOR CATÁSTROFE MEDIOAMBIENTAL DE LA HISTORIA

5 Junio 2019

Constantemente nos invaden en la televisión y en el cine con historias de súper héroes que salvan el planeta, pero la realidad siempre supera a la ficción, y ésta es la verdad de esos héroes anónimos que salvaron el planeta el 26 de abril de 1986.
La miniserie "Chernobyl", ha sentado un precedente en la ficción basada en hechos reales que está superando todas las expectativas de crítica y público y está haciendo que su popularidad se extienda como la radioactividad de la catástrofe medioambiental más espantosa de nuestra historia.

Chernobyl 1 serie HBO medio ambiente catastrofe ecologia historia sociedad
Fotograma de "Chernobyl". Imagen de HBO



Cuando vemos el primer capítulo de "Chernobyl" creemos estar enfrentándonos a unos hechos que conocemos pero, conforme van avanzando los minutos y comienzan a arrojarse datos, la veracidad con la que está impregnadas las imágenes, el ritmo de la narración y las interpretaciones se incrustan de una manera tan dolorosa y terrorífica que parece que estamos viendo un documental.
Es en esa verdad y en esa crudeza donde reside el éxito de uno de los fenómenos televisivos del año, ese que ha hecho que nos volvamos adictos al drama y el horror de los acontecimientos que se vivieron en la antigua Unión Soviética hace 33 años.

Svetlana Alexiévich / La voz de Chernóbil

Svetlana Alexiévich, en el despacho de su dacha en Silichy (Bielorrusia).
Svetlana Alexiévich, en el despacho de su dacha en Silichy (Bielorrusia). PILAR BONET

Svetlana Alexiévich, la voz de Chernóbil

Dos días en Bielorrusia con Svetlana Alexiévich, premio Nobel de Literatura, que recuerda el reto que supuso escribir el libro que ha inspirado la exitosa serie de televisión sobre la central nuclear


Pilar Bonet
8 de junio de 2019

Chernóbil ha irrumpido de nuevo en la vida de Svetlana Alexiévich, la escritora bielorrusa que plasmó el drama del accidente ocurrido en la central nuclear ucraniana en abril de 1986 (Voces de Chernóbil. Crónica del futuro, publicada por primera vez, en ruso, en 1997). Más de 33 años después de la catástrofe, la miniserie de la productora HBO Chernobyl ha acercado el suceso y su contexto sociopolítico a millones de espectadores. Para la mayoría, especialmente para los jóvenes, Chernóbil forma parte de la historia; pero para Alexiévich y los exciudadanos de la URSS residentes por entonces en Ucrania, Bielorrusia y Rusia, es aún vida.

Los lobos reconquistan Chernóbil

Un grupo de jabalíes corre frente a unas construcciones abandonadas. / VALERIY YURKO

Los lobos reconquistan Chernóbil

La ausencia de humanos en la zona de exclusión multiplica la población de jabalíes, alces y otros grandes mamíferos


Mucho antes de que los soviéticos alzaran la central de Chernóbil en la década de 1970, los lobos, alces y jabalíes ya recorrían los bosques y praderas de lo que hoy es la zona de exclusión, donde no habitan personas desde que en 1986 se produjera el peor accidente nuclear de la historia. Tres décadas después de aquello, las bestias han ocupado el vacío dejado por las 116.000 personas evacuadas para siempre de un territorio de 4.200 kilómetros cuadrados. Hoy, gracias a la desaparición del ser humano, hay más grandes mamíferos en la zona que antes de la tragedia atómica.


Un lobo en la zona de exclusión. /VALERIY YURKO
Un grupo internacional de biólogos ha estado trabajando en la zona, sobrevolando el área y realizando conteos de animales, para saber cómo ha afectado la radiación a las poblaciones, esencialmente en la Reserva Radioecológica de Polesia, creada por Bielorrusia en la región más afectada por el material radiactivo. Partían de tres hipótesis: que habría menos animales en las zonas más contaminadas, que habría menos grandes mamíferos en Polesia que en otras reservas no contaminadas y que se habría notado un declive de la densidad de mamíferos a lo largo del tiempo después del accidente. Las tres hipótesis estaban equivocadas: los animales se desenvuelven por toda la reserva al margen de los valores de contaminación y cada vez son más, también en comparación con otras regiones.