domingo, 20 de enero de 2019

“Un niño ha caído por un agujero pequeño. Hace falta un rescate”


Interior del pozo donde cayó Julen, en una imagen tomada por los equipos de rescate.


“Un niño ha caído por un agujero pequeño. Hace falta un rescate”

La llamada de una senderista el pasado domingo desencadenó una operación sin precedentes para sacar con vida de un pozo a Julen. EL PAÍS reconstruye los trabajos.


Manuel Jabois
Totalán, 20 de enero de 2019

A las 13.57 horas del domingo 13 de enero sonó un teléfono en el centro de emergencias  112 de Málaga. Al otro lado se identificó una mujer que dijo: “Un niño ha caído por un agujero pequeño, de unos 40 centímetros de diámetro. Hace falta un rescate. La madre está llorando y gritando”. La mujer y su marido eran dos senderistas que escucharon gritos procedentes de una finca cercana en Totalán. Allí, el dueño del terreno y su mujer, primos de la pareja que había perdido al niño, no acertaban a llamar el 112 presos de un ataque de pánico; fueron los propios senderistas los que tomaron la iniciativa.

Trabajos de perforación del túnel vertical para llegar hasta el pequeño Julen. En vídeo, en marcha la excavación de los túneles verticales que tardará unas 15 horas. 


“Al instante nosotros recibimos la llamada del centro de emergencias”, dice Julián Moreno, director técnico del Consorcio de Bomberos. Moreno se encontraba con su familia cuando le llamaron de la sala de emergencias. “La primera dotación que llegó fue la del Rincón de la Victoria. En la finca esos bomberos se encontraron con que efectivamente había un pozo, y la información que se les dio es que ese pozo podría tener a un niño dentro. Los padres estaban muy nerviosos y, cuando yo llego un poco después, ya habían sido apartados y retirados a una zona ‘menos caliente”.

Genios con siete vida


Mary Shelley
Ilustración de Fernando Vicente

Genios con siete vidas

De Leonardo da Vinci a Joan Miró pasando por Shelley, Fernando VII o Simone de Beauvoir, un recorrido por momentos cruciales de biografías recientes donde no solo se ve la evolución del personaje sino el momento que iluminará su destino


Winston Manrique Saboga
3 de octubre de 2018

Leonardo aún era muy pequeño cuando un milano se posó sobre la barandilla de su cuna y con su cola ahorquillada le abrió la boca golpeando sus labios varias veces. Es la génesis del genio que habría de ser Leonardo Da Vinci.

Elena Anaya / “Rechacé mi segunda película porque un director me dijo que le enseñara las tetas”




Elena Anaya: “Rechacé mi segunda película porque un director me dijo que le enseñara las tetas”
Vestido de algodón blanco, cinturón Infinity y botas Archlight. Todo de Louis Vuitton. FOTO: FEDE DELIBES. REALIZACIÓN: PAULA DELGADO

Elena Anaya: “Rechacé mi segunda película porque un director me dijo que le enseñara las tetas”

Tras casi dos años de parón después de su maternidad, la actriz se estrena en la pequeña pantalla con dos mujeres «luminosas». Producen HBO y la BBC británica.

MAR MORENO
19 ENE 2019 08:07

Elena posee lo que ella llama “una tendencia” a subirse a los árboles. Lo hace desde que era niña. Mira hacia arriba, observa donde agarrarse, y trepa. “Un día me dijeron: ‘Prueba a subir, ya verás’ Y, claro, me sentí libre. ¿Por qué dejarlo?”, ríe. Sus dos décadas en el cine también han sido una escalada hacia el más difícil todavía: África (Alfonso Ungría), Familia (Fernando León de Aranoa), Sin noticias de Dios (Agustín Díaz Yanes), Habitación en Roma (Medem), La piel que habito(Almodóvar), Van Helsing (Stephen Sommers), Wonder Woman (Patty Jenkins). La fuerza de sus ojos, desiguales, sigue intacta. Si nos pusiéramos cursis, podríamos decir que el yoga y la maternidad (tiene un hijo con la figurinista Tina Afugu) han dado, quizá, otra luz a su mirada. Lo que ella asegura –este año se estrena en televisión con dos series internacionales: Jett, en HBO, y MotherFatherSon, con Richard Gere, en la BBC– es que tiene las cosas más claras que nunca: “Hice África con 19 años y he cumplido 43. He sido muy valiente y he hecho todo tipo de piruetas. Ahora estoy lista para contar otro tipo de historias”.

Vargas Llosa / Las verdades a medias



Ilustración de Fernando Vicente

Las medias verdades

Los independentistas catalanes tienen en España libertad para expresar sus ideas y convicciones. Lo que no pueden hacer es transgredir la ley y cometer un golpe de Estado, que es lo que intentaron el 1-O


Mario Vargas Llosa
19 de enero de 2019

Como expresidente del PEN Internacional (lo fui entre 1977 y 1980) y actual presidente emérito de esa organización internacional de escritores que, fundada en Inglaterra en el siglo pasado, ha dado tantas batallas a favor de la libertad de expresión y el derecho de crítica en el mundo, tengo que declarar mi tristeza y mi vergüenza por el texto A Troubling Trend: Free Expression Under Fire in Catalonia (Una tendencia preocupante: la libertad de expresión bajo fuego en Cataluña) que acaba de publicar el PEN de Nueva York en su boletín informativo. Plagado de medias verdades —mentiras disimuladas—, el texto exagera y deforma lo que ocurre en España con el movimiento independentista catalán y da la idea de un país en el que se restringe la libertad de pensamiento, se pisotean elementales derechos democráticos, se impide votar a los ciudadanos y donde jueces trasnochados impiden a los cantantes y cómicos las picardías y excesos tolerables en todas las sociedades abiertas del resto del mundo.

sábado, 19 de enero de 2019

Sam Savage/ Firmin / Fragmentos



Sam Savage

FIRMIN

Fragmentos


Viajé en mis libros, pero dejé de comérmelos, lo cual dio lugar a que la alimentación, la terrenal, la no literaria, se convirtiera en un problema permanente. No tenía más remedio que salir de la tienda de libros todas las noches, acumular valor y escurrirme por debajo de la puerta del sótano, forrajear por la plaza, encogido en las sombras, arrastrándome por las bocas de alcantarilla, corriendo de sobra en sombra. Diario de un reptil nocturno.

Sam Savage / Bibliografía


Sam Savage
BIBLIOGRAFÍA











Muere Sam Savage, el autor que nos hizo leer como ratas




El escritor Tom Savage, en el patio de su casa de Madison (Wisconsin), en 2009.
El escritor Tom Savage, en el patio de su casa de Madison (Wisconsin), en 2009. SEIX BARRAL

Muere Sam Savage, el autor que nos hizo leer como ratas

El autor de 'Firmin' fallece a los 78 años y deja una breve e intensa trayectoria literaria en la que reivindicó la libertad


PEIO H. RIAÑO
Madrid 18 ENE 2019 - 04:26 COT

Ha muerto el hombre que dijo que uno podía dejar de ser una rata gracias a la lectura. Es más, que todo lo amargo se hacía dulce con un libro. Ha muerto Sam Savage y tenía muchos años, pero empezó a vivirlos tarde. El jueves, 17, falleció a los 78 años y en sus novelas se le escurría la misma alegría que la vida que le tocó tragarse. Nació tarde, a los 67 años, cuando publicó Firmin, después de haberse mantenido de pequeñas rentas y oficios ruinosos, de haber sobrevivido como pudo, de crecer en Carolina del Sur (EE UU) y vivir en Nueva York, Boston, Francia, Alemania y doctorarse en Filosofía en la Universidad de Yale.

viernes, 18 de enero de 2019

La temporada final de ‘Juego de tronos’ se estrenará el 14 de abril



La temporada final de ‘Juego de tronos’ se estrenará el 14 de abril

La última tanda de capítulos, que estará compuesta por seis episodios, presenta su 'teaser'


EL PAÍS
14 DE ENERO DE 2019

La lucha final por el Trono de Hierro tendrá lugar a partir del 14 de abril. Esa es la fecha en la que arrancará la octava y última tanda de capítulos de Juego de tronos, que promete ser uno de los grandes eventos televisivos del año. La que posiblemente sea la serie más popular de la historia (y ya es la más premiada) se despedirá entonces con la emisión de los seis episodios restantes, que se podrán seguir en HBO España y Movistar + de forma simultánea a su emisión en Estados Unidos. La fecha la ha anunciado HBO justo antes de estrenar la tercera temporada de True Detective la noche del domingo.

El secretismo en torno a lo que vendrá en esos seis episodios es total. La producción basada en las novelas de George R.R. Martin Canción de hielo y fuego no ha facilitado de momento demasiadas imágenes nuevas que puedan dar pistas sobre la trama. En las primeras imágenes de los nuevos capítulos, que se incluían en un avance de las series de HBO para 2019, se veía la llegada de Jon Nieve y Daenerys Targaryen a Invernalia y su encuentro con Sansa Stark en el primer cara a cara entre la madre de dragones y Sansa.

Aunque la octava temporada de Juego de Tronos será más breve de lo habitual, los capítulos serán más largos de lo normal, y se espera que cada uno de ellos tenga una duración que sobrepase la hora. Aunque el presupuesto de la serie no se conoce de forma oficial, medios estadounidenses calculan que cada capítulo rondará un presupuesto de 15 millones de dólares. Algunas escenas de estos esperados episodios se han grabado, de nuevo, en diferentes localizaciones de España.
Esta temporada contará con la mayor batalla jamás rodada para televisión. Se grabó en Irlanda del Norte durante 55 noches consecutivas, como contó el ayudante de dirección Jonathan Quinlan en un mensaje que posteriormente borró. "No volveréis a ver nada parecido", aseguraba. El director de ese capítulo será Miguel Sapochnik, el responsable de La batalla de los bastardos.
Además, el universo de la serie seguirá vivo, ya que HBO prepara una precuela de Juego de tronos que estará protagonizada por Naomi Watts, que interpretará a "una carismática miembro de la alta sociedad escondiendo un oscuro secreto".



Juego de tronos / Lobo huargo, lobo muerto
Juego de tronos / Ramsey Bolton
Juego de tronos / Jon Snow / Mi guardia ha terminado
Juego de tronos / Melisandre / La Reina Roja
Juego de tronos / Max von SydowJuego de tronos / Arya Stark
Juego de tronos / Hodor, en mayúsculas
Juego de tronos / Sansa Stark
Juego de tronos / Cersei Lannister, La Reina Negra




Los niños que España no quiere

Ibrahim perdió a sus padres cuando era un niño y se marchó solo de Guinea. 


Los niños que España no quiere

El desafío de acoger a 12.500 menores inmigrantes lleva al PP y al Gobierno a apostar por su repatriación


María Martín
Madrid, 14 de enero de 2019

El PP acaba de presentar en el Congreso un “plan de choque” para agilizar y priorizar la repatriación de los niños inmigrantes porque “donde mejor están es con sus familias”. La llegada en 2018 de unos 6.000 menores ha expuesto los fallos de los sistemas de protección de las comunidades autónomas y ha revelado, en muchos casos, que a políticos y vecinos les incomoda su presencia.

Teatro en Londres / Un paseo por el West End


Gillian Anderson y Lily James, en una imagen promocional de 'Eva al desnudo'.

Un paseo (posible) por el West End

Propuestas para 2019 en Londres: Eva al desnudo por Ivo van Hove, dos joyas de Sondheim y mucho Pinter


MARCOS ORDOÑEZ
11 de enero de 2019


El West End londinense ha sido siempre un torbellino de estrenos imposible de abarcar: lo que sigue es, forzosamente, un breve muestreo dictado por mi gusto y para abrir el apetito a los aficionados de lo que la cartelera va a ofrecer en los primeros meses del nuevo año. Veamos.

Vargas Llosa / Amos Oz, combatiente por la paz


Amos Oz
Ilustración de Fernando Vicente

Amos Oz

Combatiente por la paz

Todas las veces que he dicho en mi vida que Israel era el único país donde yo me he sentido siempre un hombre de izquierda, era por las cosas que allí hacía, decía y escribía Amos Oz, que falleció hace poco


Mario Vargas Llosa
5 de enero de 2019

Conocí a Amos Oz en noviembre de 1976, en mi primer viaje a Israel. Fui a visitarlo en el kibutz Hulda, donde estaba desde los 14 años. (Su madre se había suicidado dos años antes). Su primera novela, de título intraducible en español (Quizás en otro lugar sería lo más aproximado), había provocado una gran controversia en su país porque en ella hacía un minucioso análisis de la vida en esos pequeños recintos idealistas —los kibutz— que perseguían, como dijo irónicamente años más tarde, “crear gentes buenas y sanas, sin sospechar siquiera que los seres humanos no somos ni buenos ni sanos”.

jueves, 17 de enero de 2019

Oliver Sacks / El río de la conciencia / Reseña



Oliver Sacks

El río de la conciencia

Dos semanas antes de fallecer, Oliver Sacks dejó preparado para su publicación este volumen, que reúne diez textos de temáticas diversas unidos en torno de una pregunta central cuya respuesta persiguió el autor a lo largo de toda su obra: qué es lo que nos configura como humanos.

Oliver Sacks / Se me olvidó que lo inventé

Oliver Sacks

Cuando un relato o recuerdo se construye no existe forma de distinguir lo verdadero de lo falso. El neurólogo Oliver Sacks escribe sobre la falibilidad de la memoria en un libro póstumo de ensayos


Oliver Sacks
15 de enero de 2019


Se presta demasiada atención a los así llamados recuerdos recuperados, recuerdos de experiencias tan traumáticas que se reprimen de manera defensiva y que luego, con la terapia, se liberan de la represión. Encontramos formas especialmente tenebrosas y fantásticas que incluyen descripciones de rituales satánicos acompañados a menudo de prácticas sexuales coercitivas. Dichas acusaciones han arruinado vidas y familias. Pero se ha demostrado que esas descripciones, al menos en algunos casos, son insinuadas o implantadas por otros. Esta frecuente combinación de un testigo influenciable (a menudo un niño) y una figura autoritaria (quizá un terapeuta, un maestro, un asistente social o un investigador) puede ser especialmente poderosa.

Desde la Inquisición y los juicios contra las brujas de Salem, pasando por los juicios soviéticos de la década de 1930 y Abu Ghraib, se han utilizado variedades de “interrogatorio extremo”, o tortura física y mental sin disimulo para obtener “confesiones” religiosas o políticas. Aunque estos interrogatorios en principio se conciban para obtener información, sus intenciones más profundas podrían ser lavar el cerebro, provocar un auténtico cambio de opinión, para llenarlo con recuerdos implantados autoinculpatorios, algo en lo que podrían dar muy buenos resultados. (En este sentido, no hay parábola más relevante que 1984, de Orwell, donde al final Winston, sometido a una presión insoportable, acaba cediendo, traiciona a Julia, se traiciona a sí mismo y a sus ideales, traiciona sus recuerdos y su criterio y acaba adorando al Gran Hermano).


Oliver Sacks


Pero a lo mejor no hace falta una sugestión enorme o coercitiva para influir en los recuerdos de una persona. Todos sabemos que el testimonio de los testigos está sometido a la sugestión y al error, a menudo con funestos resultados para las personas que han sido erróneamente acusadas. Con las pruebas de ADN, ahora es posible obtener en muchos casos una corroboración o refutación objetiva de dichos testimonios, y [el investigador] Schacter ha observado que “un análisis reciente de 40 casos en los que la prueba de ADN estableció la inocencia de individuos injustamente encarcelados reveló que en 36 de ellos (el 90%) los testigos se habían equivocado al identificarlos”.

Si las últimas décadas han sido testigos de un surgir o un resurgir de la memoria ambigua y los síndromes de identidad, también han conducido a una importante investigación —forense, teórica y experimental— sobre la maleabilidad de la memoria. Elizabeth Loftus, psicóloga investigadora de la memoria, ha documentado los inquietantes éxitos obtenidos a la hora de implantar falsos recuerdos simplemente sugiriéndole a un sujeto que ha vivido un suceso ficticio. Tales pseudosucesos, inventados por los psicólogos, pueden variar desde incidentes cómicos a otros levemente perturbadores (por ejemplo, que de niño te hubieras perdido en un centro comercial), y otros aún más graves (que uno hubiera sido víctima de un ataque animal o de una agresión por parte de otro niño). Tras el escepticismo inicial (“nunca me he perdido en un centro comercial”) y una posterior vacilación, el sujeto puede acabar sintiendo una convicción tan profunda que seguirá insistiendo en la verdad del recuerdo implantado incluso después de que el experimentador confiese que, para empezar, no ocurrió nunca.
Lo que está claro en todos estos casos —ya sean abusos infantiles reales o imaginarios, recuerdos auténticos o implantados experimentalmente, testigos manipulados y prisioneros a los que se ha lavado el cerebro, el plagio inconsciente y los falsos recuerdos que todos hemos atribuido erróneamente o hemos confundido su origen— es que, en ausencia de cualquier confirmación exterior, no existe una manera fácil de distinguir un recuerdo o una inspiración auténticos, sentidos como tales, de los que se toman prestados o se sugieren, entre lo que Donald Spence denomina la “verdad histórica” y la “verdad narrativa”

Oliver Sacks





No existe mecanismo en la mente ni en el cerebro que asegure la verdad, o al menos, el carácter verídico de los recuerdos

Aun cuando se descubra el mecanismo subyacente de un falso recuerdo, puede que tal cosa no altere la sensación de una experiencia o “realidad” vivida que poseen tales recuerdos. Y no solo eso, sino que quizá las evidentes contradicciones o absurdos de ciertos recuerdos tampoco alteren nuestra convicción o creencia. Cuando la gente que afirma haber sido abducida por los alienígenas relata sus experiencias, no miente en la mayor parte de lo que dice, y tampoco son conscientes de haber inventado una historia, sino que realmente creen que ocurrió.
En cuanto este relato o recuerdo se construye, acompañado de una viva imaginería sensorial y fuertes emociones, no existe una manera psicológica interior de distinguir lo verdadero de lo falso, ni tampoco una manera neurológica exterior. El correlato psicológico de dichos recuerdos se puede examinar utilizando la producción de imágenes cerebrales funcionales, y estas imágenes nos muestran que los vivos recuerdos producen una activación cerebral general en la que participan áreas sensoriales, emocionales (límbicas) y ejecutivas (lóbulo frontal): un patrón que es prácticamente idéntico si el “recuerdo” se basa en la experiencia o no.
Al parecer, no existe ningún mecanismo en la mente ni en el cerebro que asegure la verdad, o al menos el carácter verídico, de nuestros recuerdos. No poseemos ningún acceso directo a la verdad histórica, y lo que nos parece cierto o afirmamos que lo es se basa tanto en nuestra imaginación como en nuestros sentidos. No existe manera alguna de transmitir o grabar en nuestro cerebro los sucesos del mundo; se experimentan y se construyen de una manera enormemente subjetiva que, para empezar, es diferente en cada individuo, y cada vez que se evoca un hecho se reinterpreta o se reexperimenta de manera diferente. Nuestra única verdad es la verdad narrativa, las historias que nos contamos unos a otros y a nosotros mismos: las historias que continuamente recategorizamos y refinamos. Dicha subjetividad se incorpora a la mismísima naturaleza de la memoria y es consecuencia del fundamento y mecanismos de nuestro cerebro. Lo asombroso es que las aberraciones exageradas son relativamente escasas, y en su mayor parte nuestros recuerdos son sólidos y fiables.
Nosotros, en cuanto seres humanos, acabamos teniendo recuerdos falibles, frágiles e imperfectos, pero también poseen una gran flexibilidad y creatividad. La confusión sobre sus orígenes o la indiferencia hacia estos pueden resultar una fuerza paradójica: si pudiéramos identificar el origen de todo nuestro conocimiento, acabaríamos saturados de información a menudo irrelevante. La indiferencia hacia las fuentes nos permite asimilar lo que leemos, lo que nos cuentan, lo que los demás dicen y piensan, lo que escriben y pintan, con la misma riqueza e intensidad que si fueran experiencias primarias. Nos permite ver y oír con los ojos y oídos de los demás, entrar en mentes ajenas para asimilar el arte, la ciencia y la religión de toda la cultura, entrar y contribuir a la mente común, a la riqueza general del conocimiento. La memoria no surge solo de la experiencia, sino del intercambio de muchas mentes.
Oliver Sacks (1933-2015) fue neurólogo y escritor. Este texto forma parte de la colección ‘El río de la conciencia’ que publica Anagrama el 16 de enero. Traducción de Damià Alou.