sábado, 6 de junio de 2020

Amores y naufragios / Los celos de Joe Di Maggio o la sombra de Marilyn Monroe



Amazon.com: Marilyn Monroe and Joe Dimaggio, 15" x 12" - B&W Photo ...
Joe DiMaggio y Marilyn Monroe

    Los celos de Joe DiMaggio o la sombra que no abandonó a Marilyn ni en su tumba

    El icono de Hollywood y el jugador de béisbol se casaron en enero de 1954. Sin embargo, su amor se apagó pasados 274 días porque él no soportaba vivir al lado de toda una sex symbol.

    SERGIO DEL AMO
    01 JUN 2020 23:59

    Esta semana (el pasado 14 de enero) se cumplían 66 años de la boda de la una de las parejas más admiradas de aquella década. Aquel día Marilyn Monroe y el jugador de béisbol Joe DiMaggio se casaron en una ceremonia civil secreta en San Francisco que, al final, no fue tan secreta porque los fans de ambos y la prensa acudieron en masa para recibirles tras darse el “sí, quiero”. Él tenía 39 años; ella algunos menos, 27, aunque en el registro figuraba dos cifras menos. Tras trece temporadas siendo el emblema de los New York Yankees, así como el deportista mejor pagado de aquellos tiempos con unas ganancias de 100.000 dólares al año, DiMaggio se había retirado de las competiciones pocos meses antes de la boda y únicamente trabajaba como entrenador y comentarista. Era un héroe nacional, y Marilyn, que por entonces ya empezaba a brillar con luz propia en la 20th Century Fox, lo sabía. La leyenda cuenta que se conocieron en junio de 1952 en el restaurante Villa Nova de Los Ángeles gracias a una cita a ciegas organizada por el empresario David March. Al parecer, nada más verse, saltaron las chispas.

Ocho escándalos sexuales que marcaron un antes y un después en la vida de los famosos

Hugh Grant's a fool on politics unless lines are written for him
Elizabeth Hurley y Hugh Grant






Ocho escándalos sexuales que marcaron un antes y un después en la vida de los famosos

Algunas de estas controversias son una muestra de la intolerancia de la sociedad en nuestro pasado reciente. Otras, sin embargo, serían vistas desde otra óptica después del movimiento #MeToo. Todas ellas marcaron un punto y aparte en las vidas de quienes las vivieron.


4de agosto de 2019

  • carlos de inglaterra
    FOTO: GETTY IMAGES
    1 DE 9
    CARLOS DE INGLATERRA Y EL TAMPAXGATE.
    En 1993 el matrimonio entre Carlos de Inglaterra y Diana de Gales hacía aguas. El motivo, como revelaría la propia princesa en una entrevista en 1995, fue que en aquel matrimonio eran tres personas: “una multitud”, confesaría.
    La tercera en discordia, Camilla Parker-Bowles, no tardaría en convertirse en una de las mujeres más buscadas de Inglaterra y del mundo entero después de que se destapase el ‘Camillagate’: una guerra mediática que explotó cuando se hicieron públicas las conversaciones íntimas entre Carlos y Camilla, en las que el heredero al trono le decía a su amante que le gustaría “convertirse en un tampax” para “vivir siempre metido en sus piernas”.
    Las conversaciones entre el príncipe y la duquesa, de más de seis minutos de duración, databan de 1989, pero no fue hasta 1993 cuando los medios decidieron difundirlas. Aquellas conversaciones de carácter sexual sacudieron a la realeza británica y supusieron el inicio de un largo trámite de divorcio entre Carlos y Diana.
    Las grabaciones también calaron en la opinión pública que, como sucede en muchos casos de este tipo, dejaron al margen las acciones de Carlos de Inglaterra para situarse a favor de Diana de Gales y odiar a Camilla Parker-Bowles. El escándalo, unido a la prematura muerte de Lady Di, provocó que la sociedad británica viese a Parker-Bowles como a su villana preferida.

Bernardine Evaristo / “Black Lives Matter y el Me Too ya han cambiado la sociedad”



La escritora Bernardine Evaristo, fotografiada en su casa de Londres en marzo de 2020.
Bernardine Evaristo

Bernardine Evaristo: “Black Lives Matter y el Me Too ya han cambiado la sociedad”

La ultima revelación de las letras británicas es de origen nigeriano, escribe novelas en verso y persigue un cambio social. Publica ‘Niña, mujer, otras’, con la que ganó el último Premio Booker
ÁLEX VICENTE
5 JUN 2020 - 17:02 COT

Cuando oímos hablar de ella por primera vez, Bernardine Evaristo (Londres, 1959) no tenía nombre. Era solo “otra autora”. Así la designó un desubicado presentador de la BBC al recordar que la escritora había compartido el último Premio Booker, el más importante de las letras anglófonas, con un mito como Margaret Atwood. Sucedió en diciembre, semanas después de hacer historia al convertirse en la primera mujer negra que conquistaba el galardón. “No fue capaz de recordar mi nombre o tal vez no consideró que tuviera mucha importancia. Me sorprendió la velocidad con la que me borraban de la historia”, recordaba Evaristo en la casa que comparte con su marido en el distrito londinense de Hillingdon, en la lejana zona seis del mapa de transporte público, en un día de marzo inmediatamente anterior al encierro colectivo.

Marc Behm / Trío

lesbian art | this girl
Marc Behm 

TRÍO


   Pasó el resto de la noche en un motel, registrada como señorita Valerie Anderson. Por la mañana vendió el MG en un establecimiento de coches usados en Alameda. El Ojo también se deshizo del Rabbit allí.
    Cogió un taxi para el aeropuerto y voló a Boisa, Idaho.
    Se pasó dos meses en Sun Valley. Su nuevo nombre era Ella Dory.
    El Ojo, liado en un anorak de piel y una bufanda, se sentaba mañana y tarde tiritando en la terraza del hotel con sus prismáticos, observándola esquiar; por la noche iba al Igloo, una taberna de la zona turística, y la miraba bailar. Ella sólo hizo amistad con un hombre. Y su encuentro casi le costó al Ojo un ataque de apoplejía.
    Una noche mientras entraba en el Igloo, ella surgió de repente frente a él, saliendo de la pista.
    —Desearía que dejaras de perseguirme —dijo ella—. De veras.
    Él se quedó petrificado.

Marc Behm / Mujer dormida


Picasso Sleeping woman. Meditation 1904
Sleeping woman / Meditation, 1904
Acuarela y tinta sobre papel
Museo de Arte Moderno,  Nueva York

Marc Behm 

MUJER DORMIDA



    Fue a Los Gratos y a San José. A Palo Alto, a Redwood City y a San Mateo. Fue a todas partes mostrando ampliaciones de las fotografías de la Minolta a los recepcionistas de hotel, doncellas, conductores de autobuses, camareras, mecánicos de gasolineras, barmans, taxistas, peluqueros, mozos de estación y chicos repartidores de periódicos.
    Volvió a Beverly Hills, y la casa seguía vacía, con un cartel de «Se alquila» clavado en el césped. Telefoneó a Ted Forbes, haciéndose pasar por un antiguo compañero de colegio de Charlotte Vincent de Nueva Jersey, y le preguntó si tenía su dirección.
    —No, no la tengo —le contestó Ted—. Charlotte se marchó hace meses a Los Ángeles. En marzo. Desde entonces no la hemos visto.
    —¿Y cómo puedo localizarla?
    —No tengo ni la más remota idea. Lo siento.

Marc Behm / El día que cantó el sinsonte



Marc Behm 

EL DÍA QUE CANTÓ EL SINSONTE 



    En abril, cuando las pérdidas de Joanna-Leonor en la mesa de dados ascendieron a seis mil doscientos dólares, ella regresó a Los Ángeles.
    Había una manifestación en el aeropuerto cuando aterrizó el avión. Un destacamento de hombres y mujeres con caretas antigás invadió la pista agitando pancartas en las que se leía: ¡ABAJO LOS REACTORES! ¡PELIGRO, NO RESPIRAR! ¡ES UN GAS! ¡SALVAD EL MEDIO AMBIENTE! La policía contraatacó. El Ojo perdió su sombrero en la reyerta. Media decena de personas fueron arrojadas de la rampa y transportadas al hospital en una escuadra de ambulancias. Joanna-Leonor fue machacada contra una pared; el traje se le desgarró y tenía sangre en el brazo. Un doctor del aeropuerto la vendó.
    Ella reclamó el MG y fue al norte por la costa. Pasó la noche en Santa Mónica y al día siguiente viró tierra adentro. Pasó por Paso Robles, Coalinga, Harford y Selma. A las afueras de Fresno paró en un hospital clínico al borde de la carretera y se hizo cambiar la venda.

viernes, 5 de junio de 2020

Marc Behm / Conversación con la doctora Darras



Ilustración de Triunfo Arciniegas


Marc Behm 

CONVERSACIÓN CON LA DOCTORA DARRAS 


1



    El Ojo condujo en dirección a Norwich y echó un vistazo a la Granja Penitenciaria de Mujeres. Era un pueblo inmaculado con edificios blancos, con varios kilómetros cuadrados de bosque y prados. Chicas en sayal verde conducían tractores y marchaban alrededor, acarreando palas al hombro. Vistas de lejos, parecían soldados.
    Un guardia de la verja telefoneó a la administración, y unos minutos más tarde un carcelero salió conduciendo un jeep para hablar con el Ojo. Se llamaba Guilianello.
    —De la revista Time. —El Ojo le dio una de sus tarjetas falsas—. Me gustaría entrevistar a su psiquiatra.
    —¿El psiquiatra? —Guilianello le miró con asombro.
    —¿Tenéis uno, no?
    —Sí, señor. El doctor Brockhurst.
    —Estamos haciendo un reportaje sobre psicología en las cárceles. Yo me ocupo de la detención de mujeres en el estado de Nueva York.

Marc Behm / Un hombre ciego no es difícil de matar

Marc Behm 

UN HOMBRE CIEGO NO ES DIFÍCIL DE MATAR

1



    Se sentó en un bar del aeropuerto, desnuda bajo el visón; releyó Hamlet y bebió una copa de Gaston Lagrange. Subrayó con un rotulador rojo:
    Hay una divinidad que labra nuestros destinos
    Estaba sola en el bar, a excepción de un hombre sentado en una mesa junto a la esquina.
    —¿Qué hora es? —preguntó. Ella no se molestó en contestarle—. ¿Qué hora es, por favor?
    Había un reloj en la pared justo encima de ellos. Ella se lo señaló con el dedo.
    —Usted perdone, ¿me podría decir la hora?
    —Las diez cuarenta.
    —Gracias.

Marc Behm / El hombre del traje beige




Marc Behm 

EL HOMBRE 

DEL TRAJE BEIGE



    Siguió a Dafne a la Calle 57.
    La siguió al Park Lane, justo tras el hombre del traje beige y la camisa hawaiana.
    —¿Su nombre es Dafne Henry?
    —Sí.
    —Soy el sargento Sheen, departamento de policía de Nueva York.
    —¿En qué puedo servirle?
    —Dejó caer esto. —Le enseñó el medallón de plata.
    —Eso no es mío.
    —Sí lo es.
    —¿Quién le ha dado la llave de mi cuarto?
    —El tipo de abajo. Dice que es usted de Iola, Kansas.
    —Así es.

jueves, 4 de junio de 2020

Marc Behm / Muchachas en la piscina


Hammam o el reino de los cuerpos desnudos - Tubqal Marruecos

Marc Behm 

MUCHACHAS 

EN LA PISCINA



Ella y cinco o seis chicas más se agotaban en el gimnasio del club todas las mañanas, tres días a la semana. Dos de ellas eran hijas de papá, sin nada más que hacer. Las otras eran actrices y modelos.
    Al mediodía se bañaban desnudas en la piscina del ático. Una mañana el Ojo le dio al portero del edificio adyacente diez dólares para poderlas observar a través de una claraboya. Luego, en una cafetería en la Primera Avenida, oyó a dos hombres hablar de ella.
    —Creo que es una lesbiana machorra, apuesto a que se lo hace con Ditty cuando nos marchamos.
    —Es imposible. Una vez la toqué bajo el agua y no hubo ninguna respuesta.
    —Esos ojos que tiene me asustan un huevo.
    —Adoro su culo. Es que es perfecto.
    —El otro día me miró y me mareé.
    —Me pregunto cómo se lo hará.
    —Yo tuve un gato con ojos como ésos. Una auténtica bestezuela despreciable.
    —Si tuviera su culo, sacaría cuatro grandes a la semana.
    —Ese visón que lleva le debe de haber costado cuatro de los grandes.
    —Se lo pregunté. Me dijo que lo compró en el oeste prácticamente por nada.

Marc Behm / "Las bodas siempre me ponen paranoica"




Marc Behm 

"LAS BODAS SIEMPRE ME PONEN PARANOICA" 


Se llamaba Brice.
    Entró al aparcamiento del hospital de San Juan y se quedó esperándole junto a su coche, un Triumph blanco en una plaza privada, señalada con un
Reservado para el Dr. James Brice.
    Al Ojo le entró pánico. ¡Seguramente iban a ir en coche a algún sitio y él no tenía vehículo! Había una parada de taxis en Windfall Lane, y un taxi solitario junto al bordillo. Enseñó con ostentación su insignia falsa al conductor, le dio un billete de diez dólares y le dijo que lo esperase.
    Regresó al aparcamiento. Eve aún seguía sola, apoyada contra el Triumph, fumando un Gitanes, una mano en la cadera.
    Pero ya no era Eve. Había cambiado otra vez. Su exuberancia y su sonrisa abierta, su nerviosa energía y suficiencia habían desaparecido. Ahora era lánguida, seria, mágica, mediterránea… cretense… no, más del este… chipriota, del Eufrates, parta… una vestal en bata azul, en un templo lleno de humo, rindiendo culto a los cocodrilos. Dentro de un momento contemplaría el interior de una vasija de baba de bruja y lo vería, de pie, tras ella.

Marc Behm / La novia de Paul


Marc Behm 

LA NOVIA DE PAUL


1


    La mesa del Ojo estaba situada en una esquina junto a la ventana. Su único cajón contenía sus útiles de coser, su maquinilla de afeitar, sus plumas y lápices, su 45, dos cargadores, una revista de crucigramas, su pasaporte, un tubo de pegamento, una botellita sin abrir de Old Smuggler, y una fotografía de su hija.
    La ventana daba a un aparcamiento situado dos plantas más abajo. En la oficina había otras once mesas. Eran las nueve y media.
    Se estaba cosiendo un botón de la chaqueta y observaba el aparcamiento, donde un tipo mayor, vestido con un mono, estaba desvalijando un Toyota amarillo. El bastardo parecía tener llaves de todos los coches, y ya había saqueado un Monza V8, un Citroen DS y un Mustang II. Cogió un cartón de cigarrillos del Toyota amarillo y volvió a cerrar la puerta con llave. Nadie podía verle desde la calle porque iba a gatas. Correteó hacia un Jaguar XJ6C.

Marc Behm / El deseo y la perversión

Marc Behm

Marc Behm

El deseo y la perversión

La fascinación con la narrativa de Marc Behm, autor de The Eye of the Beholder, aflora y desaparece por temporadas. Pero siempre habrá algún adepto que resucita su prosa

MARIO SZICHMAN
13 de marzo de 2018
No existe una traducción literal al español de The Eye of the Beholder. Una posible versión es: “Todo depende del color del cristal con que se mira”. Por ejemplo la frase: “Depending on the eye of the beholder, a bath of hot water may be half-full or half-empty” se traduce como “Según el color del cristal con que se mire, una bañera de agua caliente puede estar medio llena o medio vacía”.
El problema es que algo se pierde de la versión en inglés. Pues Eye, ojo, significa también detective, a raíz de la famosa agencia Pinkerton, que antes de consagrar sus energías a la tarea de investigar adúlteros por encargo de sus cónyuges, además de una variada gama de malhechores, fue contratada por empresarios y se concentró en la cacería de sindicalistas y “rojos”. El logo de Pinkerton era justamente un ojo avizor, acompañado del lema: “We never sleep,” nunca dormimos.
Desde el título, The Eye of the Beholder, la obra maestra del novelista norteamericano Marc Behm, sumerge al lector en una trama que no tiene antecedentes ni consecuentes en la narrativa estadounidense … a excepción de otra novela del mismo autor: Afraid to Death, que es una imagen especular de The Eye of the Beholder.

Marc Behm / La mirada del observador / Reseña




«LA MIRADA DEL OBSERVADOR»: MARC BEHM

Lorena Lacaille
18 de noviembre de 2017 
Marc Behm nunca fue amigo de la fama, por lo que su obra apenas ha tenido seguidores salvo un reducido grupo de aficionados que han elevado su trabajo no ya a la irritante condición de culto, sino como un autor de referencia con el que disfrutar de sus constantes e inteligentes reinterpretaciones genéricas. Guionista y escritor, su muerte el pasado 12 de julio en Fort Mahon-Plaguet, Francia, ha cogido por sorpresa a los lectores que cayeron bajo su influjo tras devorar (literalmente) casi todos sus libros, la mayoría de ellos publicados en España, aunque difíciles de conseguir por estar descatalogados.

miércoles, 3 de junio de 2020

Juan Esteban Constaín / La verdadera peste

Mixtura: febbraio 2020
"Nada de alarmismos. El virus sólo está matando a los viejos."


La verdadera peste

Despreciar a los viejos por el solo hecho de su edad es una peste que todavía no tiene cura.


Juan Esteban Constaín
11 de marzo de 2020


De todas las imágenes que ha suscitado el ‘coronavirus’, la mejor es quizás la que publicó hace algunos días, en su sección diaria de la primera página del 'Corriere della Sera', el caricaturista italiano Emilio Giannelli, no en vano apodado ‘el maestro’. Es un dibujo simple y brutal: dos ancianos ven las noticias por televisión; entonces dice un periodista en la pantalla: “Nada de alarmismos: el ‘coronavirus’ solo está matando a los viejos...”.

China ensaya fórmulas para mitigar la soledad de su envejecida población






Unas señoras charlan el pasado junio en Anju, una localidad china.
Unas señoras charlan el pasado junio en Anju, una localidad china.  GETTY IMAGES

China ensaya fórmulas para mitigar la soledad de su envejecida población

Uno de cada cuatro chinos sobrepasará los 60 años en 2030 y a mitad de siglo, uno de cada tres

China es la nación que más rápidamente está envejeciendo 


MACARENA VIDAL LIY
Hangzhou 15 DIC 2018 - 06:05 COT

Trescientos yuanes, unos 40 euros, por una habitación con baño es una ganga en muchos sitios, incluida Hangzhou. En esta ciudad en el este de China, sede del gigante del comercio electrónico Alibaba y donde viven ocho millones de personas, alquilar un apartamento de un dormitorio en las afueras puede costar hasta diez veces más. Por eso, cuando Shan Tingting, una técnica de seguridad, vio el anuncio ni lo pensó. Aunque dicho alquiler signifique vivir en una residencia de ancianos y ella tenga 27 años.

El fantasma que se convirtió en momia

Old man
Serghei Turcanu


El fantasma que se convirtió en momia

La mujer que murió en su casa de Valencia y no fue hallada hasta cuatro años después representa un caso extremo del aislamiento que sufren miles de ancianos


IGNACIO ZAFRA
Valencia 3 JUN 2018 - 13:25 COT

El cadáver momificado de María Amparo Plaza, una mujer humilde que ahora tendría 78 años, fue hallado el lunes en El Cabanyal, uno de los barrios marítimos de Valencia. La policía cree que falleció de forma natural en su casa hace unos cuatro años y que durante ese tiempo nadie se preocupó por su ausencia, en lo que representa un caso extremo del problema de soledad y aislamiento social que sufren miles de ancianos.

Antídoto contra la edad: el dinero


Morgan Freeman

Antídoto contra la edad: el dinero

Hollywood apuesta por Shirley MacLaine, Warren Beatty, Rachel Welch, Goldie Hawn, Glenda Jackson y De Niro


Rocío Ayuso
Los Angeles, 21 de abril de 2017

Ni bótox ni cirugía plástica. Según confirmó Morgan Freeman a este periódico, el único antídoto contra la edad que conoce Hollywood es el dinero. "Ni sexismo ni racismo ni viejismo. Yo no veo discriminación en la industria de Hollywood porque desde hace años lo único que manda es el dinero", asegura el actor, al borde de los 80. Si hay que tomar su carrera como ejemplo, está claro que Hollywood es un país para viejos. En los últimos dos años Freeman ha trabajado en una docena de películas y telefilmes. En su último estreno, Un golpe con estilo, no es el único veterano. El filme suma 246 años entre sus tres protagonistas, contando los 84 de Michael Caine y los 83 de Alan Arkin. O 321 si se añaden los 75 de Ann Margaret, también parte de esta comedia centrada en un grupo de jubilados que deciden robar un banco para recuperar las pensiones que les han sido arrebatadas en la actual crisis económica. Entre los cuatro también reúnen cuatro premios Oscar y 13 candidaturas a la misma estatuilla, ejemplo de lo que valen sus carreras.

Viejos que mueren solos / La muerte habita el piso de al lado


Edificio de Culleredo donde ha aparecido una mujer momificada hace un lustro.
Las cuatro ventanas centrales pertenecen a su vivienda.

Muertos que nadie echa de menos durante años

La muerte habita el piso de al lado

El hallazgo de una mujer momificada después de cinco años en un gran edificio de alquileres en A Coruña conmociona al vecindario. El escaso olor impide que salten las alarmas en muchos de estos casos.


"De estas 4.638.300 personas que viven solas (un 10,1 % de la población), el 41,7 % son mayores de 65 años y de estas, un 70,7% son mujeres, la mayoría viudas y casi un 40% de más de 85 años."

SILVIA R. PONTEVEDRA
Culleredo 14 JUL 2017 - 07:28 CDT

A Rosario le murió la madre a finales de 2011 y enseguida esos vecinos del edificio con los que solo cruzaba un hola, un adiós, dejaron de verla. Nadie la echó demasiado de menos porque pasaba por la vida de puntillas y no se relacionaba más que con Jesusa, su progenitora. El lunes 3 a la una de la tarde, la Guardia Civil entró en su piso de alquiler, el 2ºC, y se encontró el cuerpo momificado tendido en el suelo, entre el pasillo y la cocina. Por la correspondencia acumulada en el buzón y la conserjería los agentes calcularon que llevaba muerta "al menos cuatro años". Pero Emilia, la vecina del 3ºD que el día del hallazgo había presentado una denuncia por su desaparición está segura de que Rosario murió hace cinco, a principios de 2012, tras los pasos de su madre. Jamás olió en el descansillo escasamente ventilado de este gran edificio dormitorio del municipio de Culleredo, a las afueras de A Coruña.

martes, 2 de junio de 2020

Clint Eastwood cumple 90 años / "Ese soy yo"


Clint Eastwood
Clint Eastwood
Clint Eastwood cumple 90 años: "Ese soy yo"

El cineasta, el último de los clásicos norteamericanos, cumple 90 años y todavía en casi un siglo no ha tenido tiempo de sentirse viejo. Autor de un buen puñado de obras maestras, sigue buscando nuevo proyecto para seguir rodando.


BEGOÑA PIÑA
Madrid, 31 de mayo de 2020
Aburrido de limpiar piscinas y de actuar en producciones de televisión donde ni siquiera aparecía en créditos, en cuanto le rozó el primer golpe de suerte como actor, interpretando al vaquero Rowdy Yates en la serie Western Rawhide a finales de los 50, Clint Eastwood se lanzó sin red y firmó un contrato para protagonizar la ‘trilogía del dólar’. Su agente le advirtió que ese sería un "mal paso" para su carrera. A partir de ese momento, Eastwood no ha dejado de avanzar dando zancadas de gigante. Este domingo cumple 90 años y la energía perdura, resistente, infatigable.



Pasaron solo tres años después de aquel feliz contrato −convertido ya en ‘el hombre sin nombre’ de Por un puñado de dólares, La muerte tenía un precio y El bueno, el feo y el malo− cuando fundó la productora The Malpaso Company. Nadie sabe a ciencia cierta si el nombre es una burla a aquel desatinado vaticinio o se debe a Malpaso Creek, la localidad el Sur de Carmel donde vive Eastwood. Probablemente, sea una mezcla de ambos, como lo es casi todo en su filmografía.

Clint Eastwood / "Nunca es tarde para aprender"

Los primeros pasos de Eastwood en el cine están estrechamente ligados a un género, el 'spaghetti-western', y a un nombre, el del genio italiano Sergio Leone. En la imagen, una escena del filme 'El bueno, el feo y el malo'.
Clint Eastwood
El bueno, el feo y el malo, de Sergio Leone

Clint Eastwood: "Nunca es tarde para aprender"

A sus 88 años, Clint Eastwood (San Francisco, 1930) vuelve a situarse delante y detrás de la cámara en Mula. La estrella de cintas como Los puentes de Madison o Million Dollar Baby demuestra seguir en plena forma y recuerda con mucho cariño aquellos trabajos que, en los años 60, le llevaron a trabajar en España.

José Ignacio Cuenca
Los Angeles, 7 de marzo de 2019


¿Por qué ha pasado una década desde la última película en la que te dirigías a ti mismo?
Es cierto. No me había dirigido a mí mismo desde Gran Torino. Las cosas han salido así y no porque no quisiera trabajar con otros directores, sino porque a veces uno se interesa por un proyecto y luego te das cuenta de que igual lo más fácil sería dirigirlo e interpretarlo.

Entrevista con Clint Eastwood




Entrevista con Clint Eastwood

Clint Eastwood / 9 títulos para celebrar 90 años


Clint Eastwood Pop Art | Personajes de terror, Arte de vaquero ...
Clint Eastwood
 9 títulos para celebrar 90 años

El 31 de mayo de 1930, nació en San Francisco Clinton “Clint” Eastwood Jr. Actor en una setentena de filmes y realizador de casi 40 largometrajes, sigue aún en actividad, consagrado como el duro consuetudinario del cine americano: productor independiente, republicano desde 1952, varias de sus películas están entre lo mejor del cine mundial del último medio siglo. Para celebrar al artista nonagenario, he acá una lista de filmes disponibles en streaming.

Pablo Marín
1 de mayo de 2020


Por un puñado de dólares (1964)

Nada mejor que El Hombre sin Nombre para hacerse un nombre. Al alero de Sergio Leone, Eastwood protagonizó el primero de una tríada de spaghetti westerns que harían época. Un pistolero vagabundo llega al pueblo fronterizo de San Miguel, donde dos familias se disputan el control del territorio, y entra al servicio de un clan. Cierta noche, es testigo del intercambio de oro por armas entre mexicanos y soldados de la Unión. Uno de los varios remakes occidentales de Yojimbo, de Akira Kurosawa. Dir.: Sergio Leone. Con: Clint Eastwood, Gian Maria Volontè.

Clint Eastwood / Nueve películas para nueve décadas


Clint Eastwood Cowboy Pintura por Sérgio Clemente | Artmajeur
Clint Eastwood

Clint Eastwood: nueve películas para nueve décadas

El actor y director cumple 90 años convertido en uno de los grandes nombres del cine clásico estadounidense

Gregorio Belinchón
Madrid, 31 de mayo de 2020



Clint Eastwood, a inicios del pasado mes de enero en el almuerzo de los premios del AFI.Clint Eastwood, a inicios del pasado mes de enero en el almuerzo de los premios del AFI.MARIO ANZUONI / REUTERS

Hoy, 31 de mayo, Clint Eastwood junior cumple 90 años. Lo hará en una comida familiar, con algunos de sus hijos. Uno de ellos, Scott, también actor, ya adelantó hace unos días a la televisión estadounidense, que aunque a su padre no le hacen gracia a esas fiestas, por supuesto que habría tarta. Más allá de su compleja personalidad, que le ha granjeado bastantes enemigos, el cineasta siempre ha demostrado buen olfato para elegir películas tanto como actor como director que se ajustaran a él y a su estilo. Nunca ha escrito un guion, pero ha sabido seleccionar los mejores libretos que aparecían en su mesa, y por eso ha marcado el cine actual estadounidense, convertido en un clásico en un mundo de superhéroes y fervorosos efectos especiales, amante de los rodajes rápidos y tomas a la primera en una industria anclada en planos ultraestudiados para que puedan ser retocados por CGI, lo que alarga cualquier filmación. En estos 90 años, Eastwood ha participado o dirigido un gran número de enormes películas y un puñado de obras maestras. Aquí seleccionamos nueve para homenajear sus nueve décadas de vida.


El bueno, el malo y el feo 
Trailer


LA TRILOGÍA DEL DÓLAR (1964-1966)

Si se ven seguidas, se entiende perfectamente que Sergio Leone creó una unidad de estilo a través del hombre sin nombre, de vaquero del poncho al que dio vida Clint Eastwood en Por un puñado de dólares (1964), La muerte tenía un precio (1965) y El bueno, el feo y el malo (1966). La leyenda dice que el poncho fue el mismo en las tres películas y que nunca se lavó. Eastwood acabó harto del Leone perfeccionista y nunca más volvieron a trabajar juntos, a pesar de que ambos levantaron una monumental trilogía clave en el cine mundial, piedra angular del spaguetti western y lección artística para Eastwood, sobre todo en su composición de planos: algunos encuadres de películas suyas como Un mundo perfecto (1993) parecen dictados por Leone. Por cierto, de los siete actores que trabajaron en las tres películas, solo queda uno. Obviamente, Eastwood. Y eso que no era el más joven de ese selecto grupo.

Harry Benson / Personajes