jueves, 31 de agosto de 2017

Diana de Gales en el cine y la literatura


Diana de Gales

La princesa Diana de Gales en el cine y la literatura

La muerte de la princesa Diana de Gales conmocionó al mundo. A 20 años de la tragedia, así la recuerda la cultura popular.

BIOGRAFÍA

Por Redacción Gatopardo
30 de agosto de 2017

Como una revolucionaria figura pública, la princesa Diana de Gales inspiró múltiples producciones de la cultura popular. Su prematura muerte en 1997 hizo crecer el mito alrededor de uno de los personajes más representativos de la segunda mitad del siglo XX. A 20 años de su fallecimiento, recopilamos siete cintas y libros que intentan resolver los misterios que rodearon a la princesa de Gales mientras buscan reconstruir el lado humano de una de las integrantes más célebres de la monarquía británica.

La increíble historia de la tumba falsa de Lady Di



La increíble historia 

de la tumba falsa 

de Lady Di


  • El argentino Roberto Devorik, el mejor amigo de la princesa Diana, revela que no está enterrada en la famosa isla de Althorp

BIOGRAFÍA


Durante 20 años el mundo creyó que Diana, la princesa de Gales, descansa en una isla florida de su mansión en la isla de Althorp, en el norte de Inglaterra. Miles de turistas visitan su tumba, pagan la entrada en el castillo familiar, miran su vestido de novia y leen el libro de condolencias en la casa de los Spencer, la familia más aristocrática de Gran Bretaña. El problema es que el entierro de Diana es otro de los grandes misterios y mentiras que rodearon la muerte, el funeral y el destino final de la reina británica que no fue. Lady Di no está ni estuvo enterrada en la isla.

La noche en que murió Lady Di, Jacques Chirac estaba con Claudia Cardinale

Jacques Chirac

La noche en que murió Lady Di, Jacques Chirac estaba con Claudia Cardinale


Se le intentó localizar sin éxito. Varios biógrafos del expresidente dicen que se encontraba en el apartamento de la actriz.











J.P.QUIÑONERO 

París28/08/2017 22:20h - Actualizado: 29/08/2017 09:11h.

Veinte años después, la fascinación por la muerte de Lady Diana sigue desvelando misterios de alcoba en la cúspide del Estado. Varios estudiosos del trágico accidente que costó la vida a la Princesa Diana de Gales y su acompañante, Dodi Al-Fayed, afirman que Jacques Chirac, por entonces presidente de Francia, pasó la noche del 31 de agosto de 1997 en el lecho íntimo de la actriz Claudia Cardinale.

Veinte años después / Últimas horas con Diana



VEINTE AÑOS DESPÚES

Las últimas horas 

con Diana 

El columnista Sami Naïr recuerda el accidente mortal de Lady Di, cuya respuesta estuvo en sus manos como alto cargo del Ministerio del Interior francés

BIOGRAFÍA


MARC BASSETS
París 31 AGO 2017 - 02:20 COT

“Le toqué la cara. Tenía una cara de ángel. Y pensé: El ángel de la muerte. Guapísima”, recuerda una de las últimas personas que vio viva a la princesa Diana.
Ella acaba de llegar en condiciones críticas al hospital de la Pitié-Salpêtrière, en París, en una ambulancia, después de sufrir un accidente violentísimo en un túnel junto al Puente de Alma. Tenía 36 años. Él era un intelectual de 51 años temporalmente metido en política y, aquella noche de verano, el más alto responsable del Ministerio del Interior francés. El 31 de agosto de 1997 estaba de guardia cuando recibió una llamada: se había producido un accidente y parecía que entre las víctimas había una personalidad.

Vargas Llosa / Diana o la caja de los truenos

Diana de Gales

MARIO VARGAS LLOSA
Biografía

Diana o la caja 

de los truenos

Diana abrió, jugando, la caja de los truenos y se encontró con que el juego se había vuelto peligroso



El País
30 AGO 2017



¿Un cuento de hadas que terminó mal? Bastante más turbio que eso, si se escudriña, con la cabeza fría, las interioridades de la extraordinaria aventura de Diana, princesa de Gales, cuyo trágico desenlace ha provocado una conmoción mundial. Ni la muerte del presidente Kennedy, con la que algunos la comparan, llegó a repercutir en tantas personas como las que, en los cinco continentes, gracias a la ubicua televisión, han seguido todos los pormenores del macabro final de la historia que se inició hace 16 años, cuando la bella heredera del octavo conde Spencer (aristócrata oscuro y casi en la ruina), una veinteañera rubia, tímida y con la silueta aérea de un elfo, se casó, observada por cientos de millones de televidentes enternecidos, con Carlos, el futuro monarca de la Gran Bretaña.

Guillermo Cabrera Infante / Diana de Gales, la princesa que quería vivir

Diana de Gales


Diana de Gales

LA PRINCESA

QUE QUERÍA VIVIR

Antes de morir, a Diana la mandaron callar por expresar su simpatía por los laboristas



GUILLERMO CABRERA INFANTE
1 SEP 1997


Mi título viene de una película que protagonizó la siempre bella, siempre encantadora por encantada Audrey Hepburn. Otro título que tuve en mente fue El amante de la aristócrata, recordando la novela de D. H. Lawrence El amante de Lady Chatterley, libro primero infame y luego famoso. La película pretendía ser un retrato de la princesa Margarita, que era tonta y pretenciosa. Mi título quiere ser un retrato de la princesa Diana. Ahora tiene que ser un retrato oval, porque ella, como en el cuento de Edgar Allan Poe, está muerta y sólo nos quedan de ella, destrozada en un choque de auto en París, los innúmeros instantes conmovidos y los retratos inmóviles de las fotografías. Pero su muerte, aparte de destruir para siempre su tenue belleza, ha servido para que protagonice, como en vida, una polémica más.

Las últimas horas de Lady Di en París


Diana de Gales


Las últimas horas de Lady Di en París 

El puente del Alma, donde la princesa sufrió el accidente mortal, lleva dos décadas siendo un lugar de peregrinación



SILVIA AYUSO
París 25 AGO 2017 - 17:01 COT


Cada día, cientos de personas se detienen ante la “llama de la libertad” en París. La réplica exacta de la antorcha de la Estatua de la Libertad en Nueva York, situada sobre el puente del Alma donde la madrugada del 31 de agosto de 1997 perdió la vida Lady Di, se ha convertido en un memorial a la “princesa del pueblo” que, con su muerte temprana, inmortalizó su estatus como icono mundial.

miércoles, 30 de agosto de 2017

César Vallejo / Piedra negra sobre una piedra blanca

Torre y faroles
París, 2017
Foto de Triunfo Arciniegas

César Vallejo


Piedra negra sobre una piedra blanca




Me moriré en París con aguacero, 
un día del cual tengo ya el recuerdo. 
Me moriré en París, 
y no me corro, 
tal vez un jueves, como es hoy, de otoño. 

Jueves será, porque hoy, jueves, que proso 
estos versos, los húmeros me he puesto 
a la mala y, jamás como hoy, me he vuelto, 
con todo mi camino, a verme solo. 

César Vallejo ha muerto, le pegaban 
todos sin que él les haga nada; 
le daban duro con un palo y duro 

también con una soga; son testigos 
los días jueves y los huesos húmeros, 
la soledad, la lluvia, los caminos...


César Vallejo / Los heraldos negros
César Vallejo / París, octubre 1936
César Vallejo / Piedra negra sobre piedra blanca



Un año de la muerte del "Divo de Juárez" / Alberto Aguilera está muerto, que viva Juan Gabriel



UN AÑO DE LA MUERTE DEL 'DIVO DE JUÁREZ'

Alberto Aguilera está muerto, que viva Juan Gabriel

Un recorrido por la noche de Ciudad Juárez y El Paso (Texas), donde la leyenda del artista mexicano fallecido hace un año sigue viva



ELENA REINA
Ciudad Juárez / El Paso (Texas) 28 AGO 2017 - 05:53 COT

Una joven menuda aprieta el paso por una de las oscuras calles del centro de Ciudad Juárez. Es la única alma que deambula por sus aceras, desoladas. Si uno no supiera que se encuentra en la que fuera hace años la localidad más peligrosa del mundo —3.000 homicidios en 2010—, podría pensar que es un lugar aburrido, un pueblo fantasma. Pero en cualquier momento, en cualquier esquina, puede pasarle lo peor, en su mente están grabadas las Muertas de Juárez, y aunque grite, no servirá de nada. En las casas aledañas ya no hay nadie, la violencia expulsó a los vivos. Así es el Juárez de hoy, mejor que el de hace 10 años, pero nunca como antes. Muy cerca de ahí hay una calle que conserva las huellas de otro tiempo, aquel del carmín, luces de neón y glamour. En ese pedazo de asfalto sigue vivo Juan Gabriel.

El verano del rey Juan Carlos con Marta Gayá

Marta Gayá

El verano del rey Juan Carlos con amigos y Marta Gayá

El padre de Felipe VI alterna viajes al extranjero con visitas a San Sebastián y a Sanxenxo para regatear


Mábel Galaz
Madrid 24 AGO 2017 - 17:01 COT

Don Juan Carlos, tres años después de haber cedido el trono a su hijo Felipe, ha dado un nuevo rumbo también a su vida personal. Estar alejado de la primera línea de las responsabilidades de Estado le permite vivir con más libertad. Su nueva condición ya no le obliga a pasar parte del verano en Palma de Mallorca, algo que se le hacía cada vez más difícil una vez que dejó de regatear por sus problemas físicos. Ahora puede elegir destino a su gusto. El tiempo también ha dejado claro que su relación con doña Sofía es más institucional que personal y por tanto al tener ambos menos responsabilidades en común no es necesario pasar tiempo juntos. Doña Sofía es una enamorada de Palma de Mallorca donde pasa largas temporadas tanto en verano como a lo largo del año, casi siempre acompañada de su hermana Irene. Y allí, la madre del Rey permanece todavía. El resto de la familia descansa en diferentes puntos geográficos.

martes, 29 de agosto de 2017

‘Juego de tronos’ / Hincar la rodilla

‘Juego de tronos’: Hincar la rodilla

HBO cierra de forma efectiva una séptima y penúltima temporada espectacular


Alvaro P. Ruiz Elvira
29 de agosto de 2017

Jon Nieve somos los espectadores de Juego de tronos que hemos llegado hasta la séptima y penúltima temporada. Estamos a verlas venir, a veces no sabemos qué pasa con exactitud, tomamos decisiones absurdas, como aceptar que todo lo que ocurre tiene que pasar así, pero somos leales nos den lo que nos den. Si no, no habríamos aguantado hasta tan lejos. Hasta ahora, si una temporada era irregular, lo analizábamos hasta el higadillo. Con esta entrega, pasamos por todo. Y con gusto. Juego de tronos es la serie más espectacular de la historia, aunque siempre ha tenido fallos. En general, muchos ni se han dado cuenta o realmente a pocos le ha importado. Lo que ofrece son batallas, dragones, sexo, violencia, traiciones, venganzas, algunos diálogos ingeniosos y personajes carismáticos. Y cumple muy bien con casi todo. Juego de tronos es una serie de palomitas, de sentarse una hora frente a la tele y disfrutar, de comentar el episodio al día siguiente, de elucubrar teorías con los amigos y plantar deseos para lo que está por venir. Y la séptima temporada ha cumplido con todo.

HBO lo ha conseguido: la última temporada es la prueba definitiva de que su objetivo es (negocio aparte) que el espectador se meta de lleno en Poniente (este año con muchos escenarios españoles) y no quiera salir. El cierre, emitido en la madrugada del domingo al lunes (en España en HBO y Movistar +), ha sido coherente con los seis episodios anteriores en sus aciertos y en sus trampas. Ha sido un final satisfactorio, sin grandísimas sorpresas, pero con la confirmación por fin de esas teorías y deseos sobre los Targaryen y los ya no tan lentos caminantes blancos que tantos seguidores llevaban tiempo elaborando. Pero siempre mejor evitar los sobreanálisis a los que somos tan dados. Esta es una serie para disfrutar sin saber todo sobre ella.
Los personajes han mantenido cierta coherencia también esta temporada, lo cual es de agradecer. Jon sigue tomando decisiones absurdas, como seguir peleando en vez de huir de la batalla más allá del muro poniendo en peligro a todos, dragones incluidos, y sigue siendo leal y un hombre de honor. Tyrion ha vuelto a su mejor versión, y no la diluida en las dos temporadas anteriores. El diálogo con Cersei en Desembarco del Rey ha estado a la altura. Siempre será el Lannister con corazón. Daenerys continúa tratando de tomar decisiones impulsivas, aunque no le dejen. Y Cersei (a ver si en 2018 a Lena Headey por fin le cae un Emmy) sigue siendo la alimaña inteligente, despiadada y traicionera que todos esperamos sea hasta el final.
Ha sido muy criticado, no sin razón, lo rápido que ha pasado el tiempo en algunos casos, con muchos personajes viajando de un lado a otro en tiempo exprés cuando a los caminantes blancos les ha costado siete entregas llegar al muro. Pero es una de las cosas que se pueden perdonar, porque a cambio tenemos dragones, fuego, grandes batallas y reencuentros esperados. Tras tantas temporadas con capítulos sin mucha chicha, de profundizar en personajes, la séptima temporada ha ido directa al grano, a la espectacularidad, a no perder el tiempo. Por no perderlo, hasta el sexo gratuito ha desaparecido. "No hay tiempo para eso", llega a decir Jon Nieve sobre el tema. Y esto lleva a otra de las críticas: qué poca química hay entre Jon y Daeneyrs, a lo que no ayuda que no son los mejores intérpretes de la historia. Lo que no quita que se les tenga cariño. Veremos en la octava y última temporada cómo se desarrolla esa relación.
La pasión y la emoción ganan a la razón en esta séptima temporada. Lo mejor es dejarse llevar. No deja de ser un mundo de fantasía. El mejor ejemplo es el penúltimo capítulo, lleno de sin sentidos en su trama pero que nos han dejado imágenes y momentos para recordar. Sí, los cuervos transmiten las noticias demasiado rápido. Sí, ese personaje corre por la nieve incansable y rápido como si fuera un atleta superdotado. Sí, Daenerys acude al rescate en seguida y encima sabe llegar al lugar exacto porque sí. ¿Y qué? A cambio tenemos la visión de esos siete magníficos de la nieve, lo que ocurre con los dragones, el ejército de muertos o la constatación de que personajes secundarios como el Perro o el salvaje pelirrojo Tormund se han quedado con algunos de los grandes diálogos de esta temporada...
La trampa al espectador, bastante bien ejecutada aunque parecía un poco previsible el desenlace, esta temporada ha estado con la trama de las hermanas Stark. Pero el resultado ha sido de lo más satisfactorio. Ha sido una temporada de conflictos entre hermanos. Arya con Sansa y Bran y sus fríos reencuentros. Con lo que sufrimos cuando Ned murió y todos se separaron, esperábamos más calor ahí. Cersei con Jaime y Tyrion han formado un triángulo de reproches, traiciones, decisiones y supuestas despedidas interesante. Los hermanos Greyjoy todavía tienen algo que decir. Incluso los Clegane han tenido un momento que anticipa un final seguro para uno de ellos.




Tráiler del séptimo y último episodio de la temporada 7 de 'Juego de tronos'.

Y también ha sido una temporada de hablar del futuro en forma de herederos. Cersei dice tener el suyo. Daeneyrs dice que no puede tenerlos. Pero, como era lógico, ¿quién dice que no? ¿Una bruja de la que no sabemos nada desde el principio de la serie? La reina Targaryen nos ha recordado a lo largo de toda la temporada que supuestamente es estéril. Con lo apretado que ha estado todo este año, ¿para qué habrían perdido el tiempo los guionistas en recalcar esto una y otra vez?
La temporada final no tiene fecha confirmada. Según algunos rumores, podría no llegar hasta 2019 (en cualquier caso, no antes del próximo mes de julio). Pero esperaremos lo que haga falta. Solo quedan seis capítulos de Juego de tronos. Ya hemos hincado la rodilla ante la reina de las series, aunque conozcamos sus fallos. Seguiremos siendo leales a la espera de un final espectacular. Dracarys.




César Vallejo / París, octubre 1936


Tulipanes
Jardines de Luxemburgo, París, 2017
Foto de Triunfo Arciniegas

César Vallejo

PARÍS, OCTUBRE 1936



De todo esto yo soy el único que parte. 
De este banco me voy, de mis calzones, 
de mi gran situación, de mis acciones, 
de mi número hendido parte a parte, 
de todo esto yo soy el único que parte. 

De los Campos Elíseos o al dar vuelta 
la extraña callejuela de la Luna, 
mi defunción se va, parte mi cuna, 
y, rodeada de gente, sola, suelta, 
mi semejanza humana dase vuelta 
y despacha sus sombras una a una. 

Y me alejo de todo, porque todo 
se queda para hacer la coartada: 
mi zapato, su ojal, también su lodo 
y hasta el doblez del codo 
de mi propia camisa abotonada.




César Vallejo / Los heraldos negros


César Vallejo


Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé! 
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, 
la resaca de todo lo sufrido 
se empozara en el alma... ¡Yo no sé! 

Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras 
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte. 
Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas; 
o los heraldos negros que nos manda la Muerte. 

Son las caídas hondas de los Cristos del alma 
de alguna fe adorable que el Destino blasfema. 
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones 
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema. 

Y el hombre... Pobre... ¡pobre! Vuelve los ojos, como 
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada; 
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido 
se empoza, como charco de culpa, en la mirada. 

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!






Andrea Camilleri / El pueblo que se resigna está acabado

Andrea Camilleri

Andrea Camilleri

“El pueblo que se resigna está acabado”

Maestro italiano de la novela negra y conciencia política de la izquierda de su país, Andrea Camilleri se define a sus 88 años como “un empleado de la escritura”.

Es la estrella del festival de literatura criminal BCNegra, que le entrega el Premio Pepe Carvalho



El escritor siciliano Andrea Camilleri. / CENDAMO LEONARDO
La mañana del 19 de octubre de 2003, el escritor italiano Andrea Camilleri (Sicilia, 1925) se enteró por los periódicos de que, el día anterior, su amigo Manuel Vázquez Montalbán había muerto de un infarto en el aeropuerto de Bangkok. “Aquella noticia me golpeó, pasé verdaderamente un mal día. Después de comer, me eché una pequeña siesta y, al levantarme, mi mujer me dijo: 'Ha llegado un paquete para ti'. Lo abrí. Era el último libro de Manolo publicado en Italia”.
Si no fuera por la vista, que prácticamente lo ha exiliado de la lectura en papel, Camilleri disfruta de unos 88 años de lujo. Sigue escribiendo todos los días -hace un mes terminó la última entrega del comisario Montalbano, del que Salamandra publica ahora en España El juego de los espejos-, fumando como un carretero y contagiando el placer de la conversación. Dentro de unos días viajará a Barcelona para participar en la semana literaria BCNegra 2014.

lunes, 28 de agosto de 2017

Wisława Szymborska / Fin y principio



Wisława Szymborska


FIN Y PRINCIPIO




Después de cada guerra
alguien tiene que limpiar.
No se van a ordenar solas las cosas,
digo yo.

Alguien debe echar los escombros
a la cuneta
para que puedan pasar
los carros llenos de cadáveres.
       
Alguien debe meterse
entre el barro, las cenizas,
los muelles de los sofás,
las astillas de cristal
y los trapos sangrientos.
       
Alguien tiene que arrastrar una viga
para apuntalar un muro,
alguien poner un vidrio en la ventana
y la puerta en sus goznes.
       
Eso de fotogénico tiene poco
y requiere años.
Todas las cámaras se han ido ya
a otra guerra.
       
A reconstruir puentes
y estaciones de nuevo.
Las mangas quedarán hechas jirones
de tanto arremangarse.
       
Alguien con la escoba en las manos
recordará todavía cómo fue.
Alguien escuchará
asintiendo con la cabeza en su sitio.
Pero a su alrededor
empezará a haber algunos
a quienes les aburra.
       
Todavía habrá quien a veces
encuentre entre hierbajos
argumentos mordidos por la herrumbre,
y los lleve al montón de la basura.
       
Aquellos que sabían
de qué iba aquí la cosa
tendrán que dejar su lugar
a los que saben poco.
Y menos que poco.
E incluso prácticamente nada.
       
En la hierba que cubra
causas y consecuencias
seguro que habrá alguien tumbado,
con una espiga entre los dientes,
mirando las nubes.





DE OTROS MUNDOS