jueves, 15 de diciembre de 2016

La tormentosa existencia de Pilar Donoso, tras "Correr el tupido velo"

Pilar Donoso con sus padres adoptivos, María del Pilar Serrano y José Donoso

La tormentosa existencia de Pilar Donoso, tras "Correr el tupido velo"


Con su padre adoptivo tuvo una relación que transitaba entre el amor y el odio. Revela que José Donoso escribió de ella: "Sigue y se agudiza el problema Pilarcita (...) De pronto temo un asesinato, tan violenta y perversa es". Y contó que él proyectaba la historia de una hija que al descubrir y leer los diarios de su padre se suicidaba...  


"Jamás voy a saber de dónde vengo genéticamente, ni de quiénes soy hija".

Quizás fue esa la última reflexión de Pilar Donoso Serrano cuando decidió dormir para siempre.


La frase la dijo un año después de publicar el libro "Correr el tupido velo", una descarnada biografía sobre José Donoso, que le significó la ruptura definitiva con la familia del escritor, incluyendo a su propio marido, Cristóbal Donoso, que era primo hermano suyo. También perdió en cierto modo a sus hijos, que optaron por vivir con el papá.

"Había un cierto deleite en el dolor"

José Donoso y Pilar Donoso
Madrid, 1980

Los siete años en que se sumergió en los diarios de vida del hombre que la adoptó cuando sólo tenía meses de vida en España, donde nació, le significaron un tremendo desgaste emocional: "El libro, o más bien toda la información que leía para elaborarlo, me consumía, me devoraba y había un cierto deleite en el dolor y eso es lo que encontré peligroso. El peso de estas imágenes de los padres demasiado monumentales de alguna manera hace que uno siga ciertos patrones de conducta, aunque uno se rebele a ellos", describió.

Pudo ser una joven madrileña como tantas otras que nacieron el mismo año en que lo hizo ella, en 1967. Pero hubo una gran diferencia: Investigando sus raíces mientras paralelamente escribía el libro, se encontró con un certificado que decía: apellido desconocido. E intentando descifrar quiénes eran los personajes que la adoptaron, penetró las más recónditas miserias humanas.

Nunca terminó una carrera, y lo atribuye a una posible rebeldía porque para José Donoso era primordial su instrucción y en ello resultaba "intransigente; severo a veces, irónico otras y, por lo mismo, me rebelé".

Vivió en distintos lugares de España y Estados Unidos hasta que se radicó en Chile en 1980. Estudió psicología y relaciones públicas. Colaboró con algunos medios de prensa y organizó seminarios de empresas.

"Mi padre intelectualizó mi adopción"

Su única obra literaria es "Correr el tupido velo", donde literalmente dejó su vida. En el libro cuenta que "mi padre intelectualizó mi adopción. Desde siempre me hizo creer que ser "distinta" era una virtud que debía explotar y no un karma doloroso. Quiso hacerme creer que el no tener los fantasmas de una historia anterior me daba la posibilidad de reinventarme y me educó siempre para ello, lo que finalmente se volvió en mi contra. Me aislé, y aquello dejó una huella eterna, la de sentir que no pertenecía a ningún lugar, a ninguna historia. Mi adopción se convirtió en un aspecto más de su propia imagen de clochard que tanto lo obsesionaba; se identificó conmigo en este aspecto y eso nos unió mucho. Aunque, por otro lado, me dejó como una isla fuera de un mundo al que yo realmente quería o anhelaba pertenecer".

En Radio Cooperativa contó el año 2009 que "yo creo que manipuló su visión de mí, esa es la pregunta que yo no puedo descubrir en sus diarios, creo que él estaba teñido de su propia ficción y todos éramos parte de sus personajes, él tenía un disfunción entre la realidad y su mundo interno delirante y eso lo hacía ser creativo. Incluso hay una parte de un proyecto de una hija que descubre los diarios, que no conoce la historia (de su padre) y se suicida.Cuando leí eso dije: qué está haciendo, está proyectando lo que quiere que pase, está fabulando sobre lo que me puede pasar cuando los lea, pero no lo voy a saber. El se proyectaba más allá de su muerte con estos diarios y el resultado es descubrir un ser complejísimo".

Su relación con este famoso padre adoptivo transitaba entre el amor y el odio. "No puedo liberarme de su cadena opresora. ¿Seré yo también un personaje de sus novelas y no él un personaje de mi vida?, se preguntó en el libro Pilar Donoso.

Y cuenta que en uno de los diarios del escritor encontró una alusión a ella que decía: "Sigue y se agudiza el problema Pilarcita, que nos tiene totalmente crucificados con su odio, su odio a sí misma, su odio al mundo, a su marido, a sus hijas. De pronto temo un asesinato, tan violenta y perversa es".

Por eso, cuando decidió publicar, temía que el texto, donde devela el homosexualismo aparentemente pasivo de José Donoso, fuese tomado como una "vendetta". Pero finalmente sintió que su padre quedaba bien parado.

Roberto Ampuero: "Realmente muy lamentable lo de Pilar"

El escritor Roberto Ampuero, a quien atribuyó Pilar Donoso el haber insertado a su padre dentro de la literatura gay en el marco de una cátedra en Iowa, parte contestando que le parece "realmente muy lamentable" la muerte de Pilar.

Continúa:

- Yo leí su libro y lo celebré en columna del 28 de enero del 2010, en El Mercurio. Su libro es un relato personal, revelador y muy fuerte sobre su vida y la de sus padres. Prefiero no entrar a especular sobre las causas de la muerte de Pilar Donoso porque no me corresponde.

En cuanto a si él clasificó la obra de su padre, a quien considera "un gran escritor", como literatura gay, contesta:

-Pilar estuvo mal informada. Yo nunca he impartido en ninguna parte cursos de literatura gay. Quien sí impartía cursos de esa especialidad y enseñó a José Donoso en nuestra Universidad de Iowa fue el académico Daniel Balderston, destacado especialista en ese ámbito, y hoy profesor en la Universidad de Pittsburgh. Mi visión de la literatura no se rige por la orientación sexual de los autores, sino por la calidad de lo que escriben.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada