lunes, 5 de diciembre de 2016

Andrew Wylie / “No quiero sonar arrogante, pero no necesito consejos para elegir autor”

Andrew Wylie
Feria de Guadalajara (México)
Foto de MICHEL AMADO


Andrew Wylie

“No quiero sonar arrogante, pero no necesito consejos para elegir autor”

El agente literario Andrew Wylie, apodado El Chacal, charla con EL PAÍS desde la Feria del Libro de Guadalajara



DAVID MARCIAL PÉREZ
Guadalajara (México) 30 NOV 2016 - 13:35 CST


Apodado El Chacal y con fama de encantador de viudas, en los últimos años ha logrado conquistar los catálogos de Jorge Luis Borges, Guillermo Cabrera Infante o Roberto Bolaño, del que ya ha rescatado tres libros póstumos con una fuerte polvareda en el mundo editorial. En la nómina del superagente literario Andrew Wylie (Bostón, 1947) hay más de 1100 autores. Pero que escriban en español –sumen a Muñoz Molina, Jordi Soler, Castellanos Mora o Rey Rosa– tan solo tiene 10. Por eso ha venido a la Feria Internacional del libro de Guadalajara.


Frustrado el acuerdo con la agencia de Carmen Balcells, que le hubiese abierto la puerta a Gabriel García Márquez o Mario Vargas Llosa, confía en su nuevo hombre al mando de la división de literatura hispana: Cristóbal Pera, exdirector de Penguin Random House en México y amigo de los hijos de Gabo. Traje a medida de algodón azul, camisa blanca y sin corbata, El Chacal recibe a EL PAÍS en una suite del hotel Hilton.
Pregunta. ¿Qué parte del éxito de Bolaño en EE UU le corresponde a usted?
Respuesta. Nada. El éxito estaba ya en marcha antes de que entráramos. Hubiera pasado a pesar de nosotros.
P. Pero las ventas no se dispararon hasta 2009.
R. Elegimos el momento oportuno. Este negocio es como el tenis. No solo es importante la técnica y anotar puntos: has de elegir el momento de anotarlos.
P. ¿Por qué se llevó a Bolaño a Alfaguara?
R. La relación entre un editor y un escritor es como un matrimonio. Con el tiempo la relación puede consolidarse o que alguna parte empiece a creer que no le quieren como al principio. Los escritores viven como prisioneros mientras escriben y necesitan que su obra sea apreciada por su editor.





“El mercado tiene reglas y las últimas obras de Bolaño son las más valiosas”

P. ¿Cuál fue el motivo de dejar Anagrama?
R. El poder de distribución de Penguin Random House (el grupo al que pertenece Alfaguara) en América Latina es enorme, mucho mayor que el de Anagrama. Pueden hacer más por la obra de Bolaño.
P. La viuda de Bolaño ha dicho que los porcentajes de Anagrama eran demasiado altos.
R. Nunca hablo de los negocios de mis clientes, pero hago una excepción: no fue una cuestión de porcentajes altos.
P. Alguna fuente cifra la oferta de Alfaguara en 500.000 euros.
R. Tengo una memoria horrible.
P. ¿Qué opina sobre las críticas a los libros póstumos al considerar que tienen menos valor al no contar con la aprobación del autor?
R. Como buen americano, soy un capitalista. El mercado tiene reglas y lo que dice sobre Bolaño es que las últimas obras han sido las más valiosas. Diría también que algunos de estos libros no deberían considerarse al mismo nivel literario que Los detectives salvajes o 2666.





“También hay negocio en la buena literatura”

P. ¿Por qué no hubo acuerdo final con la agencia de Carmen Barcells?
R. Estuve 19 meses negociando con Carmen. Murió y ese fue el final de la discusión.
P. Si aún estuviera viva, ¿cree que hubieran alcanzado un acuerdo?
R. Aunque hubo una intención sincera de negociar, creo que Carmen no podía imaginar su vida sin la agencia.
P. Hace un año abrió una división especializada en literatura en español.
R. Tenemos un porcentaje demasiado pequeño de escritores en español. Es un área en el que queremos crecer.
P. ¿Quién le aconseja a la hora de elegir un autor?
R. No quiero sonar arrogante, pero creo que no necesito consejos. Llevo haciendo esto 36 años, si no hubiera aprendido a hacerlo sería un estúpido. Hace un año que Cristóbal Pera está al frente de la división en español. Él es quién nos aconseja qué hacer y a quién seguir en este ámbito. 
P. Usted estudió en Harvard ¿Nunca pensó en escribir?
R. Me di cuenta de cómo vivían los escritores y se me quitaron las ganas absolutamente. Tienen vidas muy solitarias. Me moriría de aburrimiento.
P. ¿Por qué se dedicó al oficio de agente?
R. Intenté trabajar en el mundo editorial. Tenía que leer todos los best sellers. No me interesan. Me pregunté si habría negocio en los libros que me gustan. Ahora tengo la respuesta: también hay negocio en la buena literatura.
P. Usted representa a Bob Dylan. ¿Qué le pareció la reacción negativa de parte de la industria editorial?
R. Con Dylan tienes que sentarte e ir leyendo las letras de sus canciones mientras canta. Allen Ginsberg me dijo en los 80 que Dylan era el mejor poeta vivo del mundo. Y tenía razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario