jueves, 1 de diciembre de 2016

Camila Morrone / Ángel argentino de Victoria’s Secret

Camila Morrone, el ángel argentino de Victoria’s Secret

Nació en Los Angeles, pero es hija de los argentinos Lucila Polak (actriz) y Máximo Morrone (modelo). Creció junto al genial Al Pacino –actual pareja de su madre– y ahora protagoniza la campaña PINK de la marca de lencería. Aquí, el perfil de la nueva bomba latina.



Por Ana van Gelderen
26 DE DICIEMBRE DE 2015



Camila Morrone (18) tiene una boca irresistible, curvas convincentes y un padrastro tan famoso como talentoso. Creció con Al Pacino, porque es hija de Lucila Polak (37), pareja del actor hace ocho años, y ella nació el 16 de junio de 1997 en Los Angeles, donde sigue viviendo. A esta nueva diosa la genética le dio una mano, porque heredó la prestancia de su padre –el ex modelo argentino Máximo Morrone– y la belleza latina de su mamá, que nació en nuestro país, pero voló a la tierra de las estrellas en busca de posibilidades.
Y fueron tantas y tales, que Lucila se enamoró, se instaló, tuvo a su única hija –Camila, la bomba en cuestión–, se separó... y se volvió a enamorar para convivir y formar pareja con Al Pacino, el gran actor, 38 años mayor que ella. Como fuere, la clave es que en ese marco se crió Camila, la modelo con aspiraciones de actriz que protagonizó la última campaña de PINK, la línea teen y casual de Victoria’s Secret.
Camila Morrone y Lucila Polak

SECRETOS, CURVAS Y HERENCIA. Camila terminó el colegio este año, rindiendo materias libres en el mítico 90210 perteneciente a la Universidad de California. Después fue de viaje a Europa con su mamá, para aprender más del mundo. Y ahora sueña con cruzar al Este y mudarse para estudiar teatro en Nueva York. Si bien a los 12 debutó con una campaña naif –Cómo quieres que te quiera–, sus padres pasaron años rechazando propuestas para que desfilara e hiciera gráficas.
Hasta que se volvió incontenible y empezó a convertirse en la femme fatale que es hoy. Sus curvas explotaron y llegó al metro setenta y cinco que la vuelve una bomba. De hecho en GENTE contó: “Usé aparatos toda mi adolescencia. Me la pasé esperando el día que me los sacaran para poder ir a una agencia. A los 15 años me explotaron las lolas. Todos me preguntan si me las hice, pero la verdad es que son naturales. Además, ¡no estoy interesada en hacerme una cirugía plástica!”. Desde entonces es parte de la agencia de modelos más importante de Hollywood, IMG Models, que también representa a tops como Gigi Hadid y Lara Stone.


Sin embargo, el principio de la consagración le llegó hace un par de meses, cuando Victoria’s Secret la reclutó para ser uno de sus ángeles. Y así como Valeria Mazza y María Inés Rivero integraron las filas del gigante de la lencería, hoy Camila Morrone es cuerpo y cara de la línea PINK de la marca, para aspiración de las cientos de miles de adolescentes que compran ropa interior en los Estados Unidos.
Y si de aspiraciones e inspiraciones hablamos, las redes son –sin dudas– una gran herramienta para Cami (así le dicen). Tiene una página (cami-morrone.com) súper estética y con diseño tan simple como perfecto, desde donde comparte consejos que van de alimentación a compras, pasando por viajes y cremas. Tiene, incluso, tutoriales de make up y rutinas aeróbicas –brazos, bíceps y cola– que replicados en Instagram son furor.
La lechuga no me va... ¡Prefiero las pastas! Me gustan el choripán, las milanesas y el lomo con papas fritas. Pero lo mío es el gym. Hago yoga, pilates, salto a caballo y ando en bici”, contó en GENTE para explicar (o al menos intentarlo...) semejante cuerpazo. Todo porque entre aniñada y brutal, es tan deseada, admirada y soñada como los ángeles que encarna.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada