martes, 14 de febrero de 2017

Buñuel y Benito Pérez Galdós


Buñuel y Benito Pérez Galdós

LIEVE BEHIELS
Koopvaardijlaan, Gante, Bélgica 30 ABR 2009

Como galdosista comparto el entusiasmo expresado por Andrés Ruiz Tarazona acerca de las novelas de Benito Pérez Galdós, en la carta publicada en EL PAÍS el 27 de abril: Aranda y Marsé. Pero como traductora no puedo compartir su visión sobre la intraducibilidad de su obra. Las novelas galdosianas no son ni más ni menos traducibles que cualquier otra obra maestra de la literatura española. Es más, hay que traducirlas, para no privar a los lectores no hispanohablantes del placer de descubrir a un novelista de genio. Dijo Buñuel en Mi último suspiro que en muchas páginas Galdós equivale a Dostoievski, pero que fuera de España no lo conoce nadie. Afortunadamente, los traductores de su obra a numerosos idiomas y sus editores contribuyen a que esta situación está cambiando.
* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de abril de 2009


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada