martes, 29 de agosto de 2017

‘Juego de tronos’ / Hincar la rodilla

‘Juego de tronos’: Hincar la rodilla

HBO cierra de forma efectiva una séptima y penúltima temporada espectacular


Alvaro P. Ruiz Elvira
29 de agosto de 2017

Jon Nieve somos los espectadores de Juego de tronos que hemos llegado hasta la séptima y penúltima temporada. Estamos a verlas venir, a veces no sabemos qué pasa con exactitud, tomamos decisiones absurdas, como aceptar que todo lo que ocurre tiene que pasar así, pero somos leales nos den lo que nos den. Si no, no habríamos aguantado hasta tan lejos. Hasta ahora, si una temporada era irregular, lo analizábamos hasta el higadillo. Con esta entrega, pasamos por todo. Y con gusto. Juego de tronos es la serie más espectacular de la historia, aunque siempre ha tenido fallos. En general, muchos ni se han dado cuenta o realmente a pocos le ha importado. Lo que ofrece son batallas, dragones, sexo, violencia, traiciones, venganzas, algunos diálogos ingeniosos y personajes carismáticos. Y cumple muy bien con casi todo. Juego de tronos es una serie de palomitas, de sentarse una hora frente a la tele y disfrutar, de comentar el episodio al día siguiente, de elucubrar teorías con los amigos y plantar deseos para lo que está por venir. Y la séptima temporada ha cumplido con todo.

HBO lo ha conseguido: la última temporada es la prueba definitiva de que su objetivo es (negocio aparte) que el espectador se meta de lleno en Poniente (este año con muchos escenarios españoles) y no quiera salir. El cierre, emitido en la madrugada del domingo al lunes (en España en HBO y Movistar +), ha sido coherente con los seis episodios anteriores en sus aciertos y en sus trampas. Ha sido un final satisfactorio, sin grandísimas sorpresas, pero con la confirmación por fin de esas teorías y deseos sobre los Targaryen y los ya no tan lentos caminantes blancos que tantos seguidores llevaban tiempo elaborando. Pero siempre mejor evitar los sobreanálisis a los que somos tan dados. Esta es una serie para disfrutar sin saber todo sobre ella.
Los personajes han mantenido cierta coherencia también esta temporada, lo cual es de agradecer. Jon sigue tomando decisiones absurdas, como seguir peleando en vez de huir de la batalla más allá del muro poniendo en peligro a todos, dragones incluidos, y sigue siendo leal y un hombre de honor. Tyrion ha vuelto a su mejor versión, y no la diluida en las dos temporadas anteriores. El diálogo con Cersei en Desembarco del Rey ha estado a la altura. Siempre será el Lannister con corazón. Daenerys continúa tratando de tomar decisiones impulsivas, aunque no le dejen. Y Cersei (a ver si en 2018 a Lena Headey por fin le cae un Emmy) sigue siendo la alimaña inteligente, despiadada y traicionera que todos esperamos sea hasta el final.
Ha sido muy criticado, no sin razón, lo rápido que ha pasado el tiempo en algunos casos, con muchos personajes viajando de un lado a otro en tiempo exprés cuando a los caminantes blancos les ha costado siete entregas llegar al muro. Pero es una de las cosas que se pueden perdonar, porque a cambio tenemos dragones, fuego, grandes batallas y reencuentros esperados. Tras tantas temporadas con capítulos sin mucha chicha, de profundizar en personajes, la séptima temporada ha ido directa al grano, a la espectacularidad, a no perder el tiempo. Por no perderlo, hasta el sexo gratuito ha desaparecido. "No hay tiempo para eso", llega a decir Jon Nieve sobre el tema. Y esto lleva a otra de las críticas: qué poca química hay entre Jon y Daeneyrs, a lo que no ayuda que no son los mejores intérpretes de la historia. Lo que no quita que se les tenga cariño. Veremos en la octava y última temporada cómo se desarrolla esa relación.
La pasión y la emoción ganan a la razón en esta séptima temporada. Lo mejor es dejarse llevar. No deja de ser un mundo de fantasía. El mejor ejemplo es el penúltimo capítulo, lleno de sin sentidos en su trama pero que nos han dejado imágenes y momentos para recordar. Sí, los cuervos transmiten las noticias demasiado rápido. Sí, ese personaje corre por la nieve incansable y rápido como si fuera un atleta superdotado. Sí, Daenerys acude al rescate en seguida y encima sabe llegar al lugar exacto porque sí. ¿Y qué? A cambio tenemos la visión de esos siete magníficos de la nieve, lo que ocurre con los dragones, el ejército de muertos o la constatación de que personajes secundarios como el Perro o el salvaje pelirrojo Tormund se han quedado con algunos de los grandes diálogos de esta temporada...
La trampa al espectador, bastante bien ejecutada aunque parecía un poco previsible el desenlace, esta temporada ha estado con la trama de las hermanas Stark. Pero el resultado ha sido de lo más satisfactorio. Ha sido una temporada de conflictos entre hermanos. Arya con Sansa y Bran y sus fríos reencuentros. Con lo que sufrimos cuando Ned murió y todos se separaron, esperábamos más calor ahí. Cersei con Jaime y Tyrion han formado un triángulo de reproches, traiciones, decisiones y supuestas despedidas interesante. Los hermanos Greyjoy todavía tienen algo que decir. Incluso los Clegane han tenido un momento que anticipa un final seguro para uno de ellos.




Tráiler del séptimo y último episodio de la temporada 7 de 'Juego de tronos'.

Y también ha sido una temporada de hablar del futuro en forma de herederos. Cersei dice tener el suyo. Daeneyrs dice que no puede tenerlos. Pero, como era lógico, ¿quién dice que no? ¿Una bruja de la que no sabemos nada desde el principio de la serie? La reina Targaryen nos ha recordado a lo largo de toda la temporada que supuestamente es estéril. Con lo apretado que ha estado todo este año, ¿para qué habrían perdido el tiempo los guionistas en recalcar esto una y otra vez?
La temporada final no tiene fecha confirmada. Según algunos rumores, podría no llegar hasta 2019 (en cualquier caso, no antes del próximo mes de julio). Pero esperaremos lo que haga falta. Solo quedan seis capítulos de Juego de tronos. Ya hemos hincado la rodilla ante la reina de las series, aunque conozcamos sus fallos. Seguiremos siendo leales a la espera de un final espectacular. Dracarys.




No hay comentarios:

Publicar un comentario