lunes, 23 de enero de 2017

Un viejo halcón contra Trump: “Es impulsivo, colérico; no lo quiero al mando”

Michael Chertoff, ex secretario de Seguridad Nacional  REUTERS

Un viejo halcón contra Trump: “Es impulsivo, colérico; no lo quiero al mando”

Michael Chertoff, arquitecto de la agresiva política antiterrorista con Bush, ataca al magnate

Michael Chertoff tenía los tics de un funcionario de Washington. Pasaba las 24 horas pegado al teléfono. Una mañana conducía a la oficina y en manos libres llevaba a su segundo en la oficina del Departamento de Justicia, donde lideraba la división criminal. El ayudante le contó, casi como una anécdota, que un avión acababa de estrellarse en el World Trade Center. Chertoff pensó que se trataba de un simple accidente pero, al cabo de un rato, cuando al otro lado de la línea le anunciaron que un segundo aparato había embestido las Torres Gemelas, pisó el acelerador. Estados Unidos estaba siendo atacado y él tenía mucho trabajo por delante.
Se sucedieron semanas de mucha tensión. De nervios y decisiones al límite, el futuro de una nación estaba en juego. Echando ahora la vista atrás, Chertoff, que después fue nombrado por George W. Bush secretario de Seguridad Nacional, tiene una cosa clara: Donald Trump no está preparado para afrontar este tipo de retos. “Es alguien impulsivo, errático, colérico. Cuando estás manejando problemas de seguridad nacional no es una buena idea tener a alguien así al mando. Tienes que usar el cerebro, no las tripas”, describe Chertoff, embutido en un traje que le queda un poco grande.
El que fuera uno de los hombres clave en la toma de decisiones tras los atentados del 11 de septiembre ha estado esta semana en Bratislava— capital eslovaca— para participar en el foro Globsec Tatra Summit. Su respuesta al ataque de Bin Laden fue agresiva y mucho se ha discutido sobre si se extralimitó en sus funciones. En las horas posteriores detuvo a cientos de árabes en Washington y Nueva York y fue también uno de los padres de la Ley Patriota, una legislación que permitió poner en suspenso algunos derechos civiles fundamentales para combatir el terrorismo.




Caretas de Trump y Hillary en Halloween  AFP


Por su forma de entender el poder, Chertoff pareciera alguien más cercano a Trump que a Clinton pero el ahora lobista no le tiene ninguna simpatía al candidato rubio platino. Junto a otros 49 republicanos expertos en seguridad nacional, Chertoff ha firmado una durísima carta contra el magnate, en la que le tachan de peligro para el futuro de EE UU.
Él, además, ha dado un paso más que el resto al anunciar que votará a Hillary Clinton.
-¿Es la primera vez en su vida que va a votar a un demócrata?
-Sí, eso creo- afirma sin mucho entusiasmo.
Son viejos conocidos. Chertoff tuvo un papel muy activo en una investigación de los años noventa que trató de ligar a Bill y Hillary con un caso de corrupción en Arkansas. Era el caso Whitewater. El que fuera juez, siempre bajo el paraguas republicano, cree que aquello fue un error. Estados Unidos, dice, era un lugar entonces donde se creía que "el mundo era maravilloso" y perdía muchas energías "investigando detalles sin importancia" para atacar a los contrarios políticos, y se olvidó de que Al Qaeda estaba levantando el mazo para golpear.
Cree que Clinton ha hecho algunas cosas mal, como lo descuidada que fue con los correos electrónicos, pero en términos generales es, sin duda, una mejor opción que el poco predecible Trump: "Tiene experiencia, buen juicio, entiende las diferencias entre amigos y enemigos". Y remacha: "Va a ser una buena presidenta".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada