lunes, 9 de enero de 2017

Delmira Agustini / Tres poemas



Delmira Agustini


TRES POEMAS


Amor

Lo soñé impetuoso, formidable y ardiente;
hablaba el impreciso lenguaje del torrente;
era un mar desbordado de locura y de fuego,
rodando por la vida como un eterno riego.

Luego lo soñé triste, como un gran sol poniente
que dobla ante la noche la cabeza de fuego;
después rió, y en su boca tan tierna como un ruego,
soñaba sus cristales el alma de la fuente.

Y hoy sueño que es vibrante y suave y riente y triste,
que todas las tinieblas y todo el iris viste,
que, frágil como un ídolo y eterno como Dios,

sobre la vida toda su majestad levanta:
y el beso cae ardiendo a perfumar su planta
en una flor de fuego deshojada por dos....

(El libro blanco)


El intruso

Amor, la noche estaba trágica y sollozante
cuando tu llave de oro cantó en mi cerradura;
luego, la puerta abierta sobre la sombra helante,
tu forma fue una mancha de luz y de blancura.

Todo aquí lo alumbraron tus ojos de diamante;
bebieron en mi copa tus labios de frescura;
y descansó en mi almohada tu cabeza fragante;
me encantó tu descaro y adoré tu locura.

¡Y hoy río si tú ríes, y canto si tú cantas;
y si duermes, duermo como un perro a tus plantas!
¡Hoy llevo hasta en mi sombra tu olor de primavera;

y tiemblo si tu mano toca la cerradura;
y bendigo la noche sollozante y oscura
que floreció en mi vida tu boca tempranera!

(El libro blanco)


Tus ojos, esclavos moros

En tu frialdad se emboscaban
los grandes esclavos moros;
negros y  brillando en oros
de lejos me custodiaban.

Y, devorantes, soñaban
en mí no sé qué tesoros…
Tras el cristal de los lloros
guardaban y amenazaban.

Ritmaban alas angélicas,
ritmaban alas luzbélicas
Sus dos pantallas extrañas;

y al yo mirarlos por juego,
sus alabardas de juego
llegaron a mis entrañas.

(El rosario de Eros)


Delmira Agustini
Poesías completas
Buenos Aires, Losada, 1944


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada