lunes, 18 de abril de 2016

La familia Barcha recuerda amores de Mercedes y Gabo

Gabriel García Márquez y Mercedes Barcha
La familia Barcha recuerda amores 
de Mercedes y Gabo
En Magangué, de donde es oriunda la esposa del Nobel, fue donde se conocieron.

Juan Carlos Díaz
22 de mayo de 2015

Mientras el puerto de Magangué, donde confluye medio mundo mercantil de los sures de Bolívar y Sucre y enmarca el nacimiento de la vasta región de La Mojana, es un bullicioso terminal de embarque y desembarque de productos y gentes sudorosas que vociferan y pelean por ganarse unos pesos, a unas cuadras de allí, el señor Héctor Barcha Velilla reposa el sopor del mediodía dormitado en una mecedora momposina.
Tiene 90 años, es el hermano menor de la familia Barcha Velilla y tío de Mercedes Raquel Barcha Pardo, la magangueleña que le robó el corazón a la gloria más grande de la literatura colombiana, Gabriel García Márquez, en un romance que se inició, justamente en esa población llamada la ‘Ciudad de los Ríos’.

Con los recuerdos vagos como una nebulosa, Héctor, sin embargo, logra extraer jugo a su memoria y afirma que su sobrina Mercedes Raquel, nació en la calle San Clemente, a un costado de la catedral de Magangué, en una casa que fue borrada del mapa por el avasallante comercio del puerto.
"Ella estudió aquí en el colegio de Las Crucecitas y después se fue para Sucre, con su papá, pero en vacaciones se venía para acá y dormía en casas de sus familiares”, sostiene.
Las casas de las que habla el señor Barcha son las que están ubicadas en la avenida Colombia, del barrio Córdoba.
Una, en todo el frente de la Iglesia San Pío, y la otra más adelante, en la misma avenida, en un caserón que hoy está dividido y en donde funciona una empresa prestadora de servicio de salud.
Junto al escritor Héctor Feliciano, a quien Mercedes le concedió una de las pocas entrevistas que ha dado, el tío Héctor coincide en que Gabo y su sobrina se conocieron en Magangué, cuando ella tenía unos 12 años de edad.
Muy cerca de la casa de Héctor Barcha, en la calle Padilla, vive su sobrina y prima hermana de Mercedes, la enfermera Zoyla del Carmen Barcha Ballestas, una espigada mujer que tiene un fuerte parecido a su prima Mercedes, y con la misma ‘sigilosa belleza de una serpiente del Nilo’, de la que hablaba Gabo.
Zoyla, una mujer de 62 años de edad, dice que ella estaba muy pequeña en la época de los amores de Gabo con su prima, pero afirma tener presente en su memoria, o alguien se lo contó, a un joven sentado en la sala de la casa de su tío Demetrio Barcha (padre de Mercedes), quien no se despegaba de los enamorados hasta cuando no se marchara el galán. “Él le tiraba besitos y le guiñaba el ojo desde una mecedora cuando el tío Demetrio se descuidaba, y creo que allí empezó el enamoramiento que mantuvieron durante toda la vida”, recuerda.
La última vez que Mercedes visitó a Magangué fue hace 38 años, según las cuentas de Zoyla, almorzó sancocho de gallina y preguntó por todo el mundo.
Gabo, según Héctor, llegó un par de años después solo y estuvo departiendo con los familiares de su esposa en la casa de Arturo Barcha, en el barrio Pueblo Nuevo. “Lo recibimos con sancocho y buen whisky, y eso que aún no era Nobel”, recuerda Héctor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario