sábado, 8 de marzo de 2014

François Ozon / Una película donde todo es maravilloso para mí no es cine

Foto Marine Vacth en Joven y bonita 6
Marine Vacth, protagonista de Joven y bonita

François Ozon

“Una película donde todo es maravilloso 

para mí no es cine”

Ozon presenta su nueva película, 'Joven y bonita'

Es el enésimo viaje en lo retorcido del director de 'En la casa'


    El director François Ozon, en un momento del rodaje de 'Joven y bonita'.
    François Ozon es francés. Y, claro, habla francés. En realidad, también controla el inglés, pero no parece que le apetezca demostrarlo. Así, si se le intenta decir algo en la lengua de la reina Isabel, aunque solo sea saludarle, responde en su idioma natal. Y, acto seguido, le pregunta a la intérprete, tal vez bromeando, cómo es que nadie habla francés en este país.
    Por suerte, roto el hielo inicial y una vez resignados a la traducción, el cineasta (París, 1967) se demuestra un tipo con un discurso interesante. Al menos tanto como su filmografía, cuyo penúltimo capítulo, En la casa,fue galardonado con la Concha de Oro en San Sebastián. Ahora el director presenta su fatiga más reciente, la perturbadora Joven y bonita, que se estrena hoy en España.
    Los adjetivos del título se refieren a Isabelle, la protagonista de esta inquietante historia. Pero también valen para la intérprete detrás del personaje, Marine Vacth. Modelo debutante en la gran pantalla, fue nominada a mejor actriz revelación en los últimos Cesar. Aunque ganó Adèle Exarchopoulos, por La vida de Adèle.
    Sea como fuere, Joven y bonita empieza en verano, cuando una niña de buena familia abandona la virginidad con el típico lío estival: “Me interesaba esa edad porque es la época de las primeras veces. Además hoy en día los adolescentes son conscientes de su poder, de su atractivo sexual. Cuando eres tan joven estás convencido de que la vida es eterna y estás dispuesto a trasgredir”. Mucho, en el caso de Isabelle. Porque el otoño trae de vuelta a la misma joven, pero distinta: se ha vuelto prostituta, por su propia elección.
    “Quería mostrar lo fácil que es hoy en día prostituirse. Basta con colgar una foto y un número de teléfono en una web cualquiera y empiezas”, defiende Ozon. Así de sencillo, más o menos, es también el comienzo del recorrido de Isabelle. “Lo que me gustaba era concertar citas, imaginar cosas. Y luego acudir. No saber con quién me iba a encontrar. Era como un juego”, relata la chica en la película. De ahí que, cada vez más, Isabelle se vaya adentrando en una vorágine de clientes mayores, problemas y dinero que, en el fondo, no necesita.
    Inevitable preguntarse, entonces, por qué lo hará. En la pantalla, no hay veredictos. En la boca de su creador, tampoco. A la certeza Ozon prefiere el agujero negro. Las cosas suceden, el espectador ya llegará a sus conclusiones. “Me gusta plantear preguntas, aunque no contesto. A veces ni siquiera sabría hacerlo. No tengo todas las respuestas, ni tampoco puedo dar una respuesta en una película”.
    Sí contesta Ozon, aunque a medias, sobre por qué ha definido su propia adolescencia como dolorosa. “¿Quiere que le cuente mi vida?”. Bueno, algo. “No es que fuera desdichada, pero tampoco la época ensoñada de las películas. Fue un periodo difícil, de descubrimiento sexual y relación con la autoridad de los padres también complejos”. Suena a uno de sus filmes. Porque hay muchos críticos que sostienen que sus historias siempre son retorcidas. “Es que yo soy retorcido”, se ríe el cineasta. Y, más serio, explica: “Una película donde todo es maravilloso no es cine. Lo que me gusta es afrontar temas que salgan de la norma”.
    Al fin y al cabo, él mismo no sigue las reglas a rajatabla. Por ejemplo, consiguió colar en el día de promoción en Madrid una visita relámpago al Prado. Y también hace caso omiso de las supuestas normas del business. “Los financiadores de la película normalmente opinan. ‘Esta secuencia habría que quitarla’. ‘Aquí hay demasiado sexo’. Hay un momento en el que hay que decir que sí, porque tu filme necesita el dinero. Pero luego, cuando ruedo, vuelvo a poner las mismas secuencias. Hago lo que quiero”. Cierto. Y, si no, intenten hablarle en inglés.



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario