domingo, 18 de febrero de 2018

Mauricio Vargas / Aislar a Maduro





Mauricio Vargas
Aislar a Maduro

Que Europa y A. Latina impulsen el juicio internacional de Maduro por crímenes contra su pueblo.


La primera ministra peruana, Mercedes Aráoz, lo ha dicho con claridad: el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, “no puede entrar ni al suelo ni al cielo” del Perú porque “no es bienvenido”. Con esas contundentes palabras, la jefa de gabinete confirmó el retiro de la invitación al mandatario venezolano, quien no podrá asistir a la Cumbre de las Américas, por celebrarse en Lima el 13 y el 14 de abril. Con su verborrea de sátrapa ignorante, Maduro ha respondido a lo macho: “Iré a la cumbre, llueva, truene o relampaguee”.
Aunque Maduro ladre, la realidad es que el anuncio de Perú, consultado con las principales cancillerías de la región, marca el inicio de un merecido aislamiento internacional al corrupto y sanguinario régimen chavista, que ha llevado a Venezuela a una tragedia humanitaria de hambre y violencia que produce miles de refugiados semanales, hacia Colombia y otros países de la zona. La reacción latinoamericana se ha tardado mucho: tras años de mirar para otro lado, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y la mayoría de sus colegas han comprendido que la onda expansiva de la explosión social de Venezuela amenaza a toda la región.




He sostenido varias veces en esta columna que Hugo Chávez y sus compinches llegaron al poder por culpa de la corrupción e indolencia de los partidos tradicionales y de buena parte del empresariado: Colombia y otros vecinos deben derivar de ello las lecciones. Pero hace tiempos que esa justificación dejó de servir para avalar la barbarie represiva y el saqueo criminal que desapareció cientos de miles de millones de dólares de la bonanza petrolera. Por mucha culpa que les quepa a los dirigentes de la Venezuela prechavista, sus sucesores los han superado con creces en materia de corrupción, destrucción de riqueza y empleo, violación de derechos humanos y cinismo.

Pero impedirle a Maduro ir a la cumbre de Lima no es suficiente. ¿Qué más hay que hacer? Lo primero es atajar cualquier bravuconada de la administración Trump, algunos de cuyos voceros han sugerido una intervención por la fuerza, pues eso solo serviría para llenar de justificaciones a Maduro y sus secuaces, victimizarlos y atornillarlos al poder. La falta de legitimidad internacional de Trump y su camarilla de improvisadores obliga a América latina y a Europa a llevar la voz cantante en la urgente tarea de derrocar al chavismo y darle a Venezuela instituciones democráticas.

Lo segundo es aislar a los idiotas útiles de los que Maduro y su combo se aprovechan, como el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, que se creyó el cuento de que actuaba como mediador con la oposición, cuando no era más que un agente legitimador de las atrocidades de la dictadura chavista. Lo tercero es un bloqueo económico que ahogue las finanzas del régimen de Caracas para que no tenga cómo comprar el apoyo de pequeños y débiles países del Caribe, que le siguen haciendo el juego en la OEA.

Lo cuarto, y quizás más importante, que las cancillerías latinoamericanas y europeas impulsen un procesamiento judicial internacional contra Maduro, su aliado criminal Diosdado Cabello y todos sus esbirros, por el gigantesco crimen humanitario del que son responsables: matar de hambre y de represión a un pueblo mientras se roban los petrodólares que son de ese pueblo y no de sus ilegítimos gobernantes.

Y, ojo, hay una quinta tarea: evitar por todos los medios democráticos que imitadores de Chávez ganen las elecciones y lleguen al poder, aquí en Colombia y en otros países de la región, porque si algo así ocurre con, por ejemplo, Gustavo Petro en las votaciones de este año, Maduro y su pandilla no solo habrán ganado el pulso, sino que la tragedia que hoy vive Venezuela se regará por el vecindario como pólvora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario