domingo, 31 de enero de 2016

Svetlana Alexiévich / La guerra no tiene rostro de mujer / Reseña

imagen descriptiva

El método Alexiévich
Por EDMUNDO PAZ SOLDÁN
Puede que algún día la bielorrusa Svetlana Alexiévich, reciente ganadora del premio Nobel de literatura, se quede sin ningún habitante de los países de la extinta Unión Soviética por entrevistar, simplemente porque ya los entrevistó a todos. Exagero, por supuesto, pero solo así se da uno idea de la magnitud de su proyecto. Su primer libro,La guerra no tiene rostro de mujer (recién publicado en español por Debate), supuso más de quinientas entrevistas; a eso se suman los cientos de entrevistas para Voces de Chernóbil (Debolsillo), y, por supuesto, las que sirvieron de base para sus libros sobre la guerra de Afganistán y sobre el hombre post-soviético.

Jeanette Winterson / 17 maneras de mirar



Jeanette Winterson
17 maneras de mirar

Por M. ÁNGELES CABRÉ
28 ENE 2016 - 20:13 CET

"¿De dónde viene la imaginación, en qué oscuros y atávicos recovecos del cerebro se cuece? Los científicos se inclinan por pensar que es el resultado de una compleja actividad de las redes neuronales, aunque en el caso de la británica Jeanette Winterson (Manchester, 1959) sea evidente que tiene su origen en las ganas tremendas de escapar de una infancia desesperada y solitaria como niña adoptada por una fanática pareja de la Iglesia Pentecostal. Un ambiente presente en la novela Fruta prohibida, omnipresente en ese aldabonazo que es la autobiografía ¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal? y que vemos reaparecer aquí en "Salmos", el cuento que cierra este libro: “Salmos vivía tranquilamente en una conejera al fondo del jardín y todos los días iba a sentarme a su lado y le leía la historia de uno de sus tocayos de la Biblia. Era una mascota muy atenta”. 



La RAE carga conta el "todos y todas" / Sobran las palabras



La RAE carga contra el “todos y todas”: Sobran las palabras

La Real Academia Española cuestiona con contundencia e ironía el uso del “todos y todas”, abuso de lo políticamente correcto que prospera en varios países.

A la Real Academia Española (RAE) le llamó la atención el uso creciente de un latiguillo lingüístico en América latina: un artículo de la Constitución de Venezuela habla de “venezolanos y venezolanas”, la presidenta argentina Cristina Kirchner comienza siempre sus discursos dirigiéndose “a todos y a todas”. Por estos lados, el reelecto presidente Tabaré Vázquez y otras figuras políticas suelen iniciar sus alocuciones con un “uruguayas y uruguayos”.

Cartagena de Indias / El castellano y el portugués se unen en un verso en el Hay Festival


Hay Festival
Cartagena de Indias, 2016
Foto de Daniel Mordzinski

El castellano y el portugués se unen en un verso en el Hay Festival

La primera jornada se cierra con la tradicional gala de poesía que reúne a Alberto Barrera, Piedad Bonnett, Rafael Cadenas y Nuno Júdice, entre otros


ANA MARCOS
Cartagena de Indias 29 ENE 2016 - 05:58 COT

Desde la plaza llega hasta el patio de una imponente casa colonial el ruido de los tambores, las palmas, los golpes en el suelo, la música del Caribe. En el interior, 10 poetas compiten con sus versos en la tradicional gala de poesía que cierra la primera jornada del Hay Festival que se celebra hasta el domingo en Cartagena de Indias. Usan el castellano y sus acentos, también el portugués, para contar Iberoamérica, para, a fin de cuentas, encontrarse durante una hora y recitar la vida.

Elvira Lindo / Los ojos de una mujer empecinada




Los ojos de una mujer empecinada

Veo a una señora que, de alguna manera, se ha condenado antes de que se emita un veredicto










ELVIRA LINDO
Madrid 12 ENE 2016 - 04:06 COT

Lo que veo cuando observo hoy a la Infanta en el banquillo de los acusados es el rostro de una mujer que no comprende lo que ha pasado. Como si aún tuviera la esperanza de que alguien se aproximara a su asiento y le dijera que todo ha sido un terrible error.

sábado, 30 de enero de 2016

Triunfo Arciniegas / La fiesta de los asesinos


Ilustración de Triunfo Arciniegas

Triunfo Arciniegas
Biografía
LA FIESTA DE LOS ASESINOS

Si acudes a la fiesta de los asesinos
cuídate la espalda

Si amas tu vida
no acudas a la fiesta

No sé por qué me preocupo
Me pregunto si no corre por tus venas
la misma sangre oscura

Perdóname si aún eres parte
del rebaño de los inocentes

Tal vez no precisan 
estrenar contigo un puñal

Tal vez sólo planean
que lo estrenes con otro

No olvides que en casa
del asesino
la inocencia ofende





Biografía / Poema de Triunfo Arciniegas en portugués
Lejanía / Poema de Triunfo Arciniegas en inglés
El abuelo / Poema de Triunfo Arciniegas en inglés
Ceremonias / Poema de Triunfo Arciniegas en inglés
Seis poemas / Triunfo Arciniegas en polaco




viernes, 29 de enero de 2016

Triunfo Arciniegas / Borrador para un poema siniestro

Ilustración de Triunfo Arciniegas

Triunfo Arciniegas
Biografía


Qué se puede esperar si los asesinos beben
las mieles del poder

Se limarán las garras que les siguen creciendo
y en la fiesta del idiota
usarán finos guantes de seda

Arrojarán flores desde los balcones
como si no hubiesen derramado la sangre

(Ningún gesto nos devuelve los muertos)

De noche
se arrancarán la máscara
y dormirán felices en sus lechos de espanto





Biografía / Poema de Triunfo Arciniegas en portugués
Lejanía / Poema de Triunfo Arciniegas en inglés
El abuelo / Poema de Triunfo Arciniegas en inglés
Ceremonias / Poema de Triunfo Arciniegas en inglés
Seis poemas / Triunfo Arciniegas en polaco



jueves, 28 de enero de 2016

Triunfo Arciniegas / Rectificación

La boca de Melissa
Cúcuta, 2015
Fotografía de Triunfo Arciniegas
Triunfo Arciniegas
Biografía
RECTIFICACIÓN

Amarte es lo mejor que hago
te dije
Amarte es lo único que hago
debí decirte
De resto
nada



Biografía / Poema de Triunfo Arciniegas en portugués
Lejanía / Poema de Triunfo Arciniegas en inglés
El abuelo / Poema de Triunfo Arciniegas en inglés
Ceremonias / Poema de Triunfo Arciniegas en inglés
Seis poemas / Triunfo Arciniegas en polaco


Alejandra Pizanik y Ana Cristina César / La sociedad de las poetas muertas

Ana Cristina César




La sociedad 

de las poetas muertas

Poesía. Un recorrido por la vida y la obra de Alejandra Pizarnik y Ana Cristina César, cuyo libro “El método documental” acaba de traducirse al español y aquí es analizado por Luis Gusmán.

Aurimar Nunes
05 / 11 / 2013

Las vidrieras de las librerías de Buenos Aires suelen exhibir fotos de la poeta argentina Alejandra Pizarnik (1936-1972): la mano apoyada en su rostro, pelo corto, los ojos apuntando muy lejos. La imagen de Pizarnik trae a la mente otro recuerdo fotográfico: la jovial poeta brasileña Ana Cristina César (1952-1983), de quien recientemente la editorial Manantial publicó El Método documental . Tratemos de comparar la trayectoria artística y personal – ¿acaso existe la una sin la otra? – de estas dos voces femeninas fundamentales en la poética latinoamericana de la segunda mitad del siglo XX sin limitar la conexión a sus trágicos suicidios.

Ana Cristina César / Fisonomía




Ana Cristina César
Fisonomía

no es mentira
es otro
el dolor que duele
en mí
es un proyecto
de paseo
en círculo
un malogro
del objeto
en foco
la intensidad
de luz
de tarde
en el jardín
es otro
otro el dolor que duele
es aquí
por ahora
todavía no hay
cortina
alfombra
luz indirecta
amenizando la noche
cuadros en las paredes

Ana Cristina César / Como Caperucita

Monica Bellucci



Ana Cristina César
Como Caperucita

Corro de mamá a la abuela
cargada de bolsos.
Pero es en el camino donde exclamo:
- ¡ahora puedo todo!
Para esta figura obstinada voy hasta el
agotamiento,
valiente,

soy una mujer del siglo XIX
disfrazada en el siglo XX


Ana Cristina César

Guantes de gamuza y otros poemas
Ediciones Bajo la Luna 1992
Versión de Teresa Arijón y Sandra Almeida







Ana Cristina César / Celos



Ana Cristina César





Tengo celos de ese cigarrillo que fumas

Tan distraídamente.





Ana Cristina César
Guantes de gamuza y otros poemas
Ediciones Bajo la Luna, 1992
Versión de Teresa Arijón y Sandra Almeida






miércoles, 27 de enero de 2016

Sor Juana Inés de la Cruz / Expresa su respeto amoroso



Sor Juana Inés de la Cruz
Expresa su respeto amoroso: dice el sentido en que llama suya a la señora virreina marquesa de la Laguna


Divina Lysi mía:
perdona si me atrevo
a llamarte así, cuando
aun de ser tuya el nombre no merezco.
A esto, no osadía
es llamarte así, puesto
que a ti te sobran rayos,
si en mí pudiera haber atrevimientos.
Error es de la lengua,
que lo que dice imperio
del dueño, en el dominio,
parezcan posesiones en el siervo.
Mi rey, dice el vasallo;
mi cárcel, dice el preso;
y el más humilde esclavo,
sin agraviarlo, llama suyo al dueño.
Así, cuando yo mía
te llamo, no pretendo
que juzguen que eres mía,
sino sólo que yo ser tuya quiero.
Yo te vi; pero basta:
que a publicar incendios
basta apuntar la causa,
sin añadir la culpa del efecto.
Que mirarte tan alta,
no impide a mi denuedo;
que no hay deidad segura
al altivo volar del pensamiento.
Y aunque otras más merezcan,
en distancia del cielo
lo mismo dista el valle
más humilde que el monte más soberbio,
En fin, yo de adorarte
el delito confieso;
si quieres castigarme,
este mismo castigo será premio.


Santa Teresa de Jesús / Glosa sobre las palabras



Santa Teresa de Jesús
GLOSA SOBRE LAS PALABRAS

Ya toda me entregué y di,
y de tal suerte he trocado,
que mi Amado es para mí
y yo soy para mi Amado.
Cuando el dulce Cazador
me tiró y me dejó rendida,
en los brazos del amor
mi alma quedo caída
y cobrando nueva vida
de tal manera he trocado,
que mi Amado es para mí
y yo soy para mi Amado.
Tirome con una flecha
enarbolada de amor
y mi alma quedo hecha
una con su criador;
ya no quiero otro amor,
pues a mi Dios me he entregado,
que mi amado es para mí
y yo soy para mi amado.




Francisco de Quevedo y Villegas / Amor constante más allá de la muerte



 Francisco de Quevedo y Villegas
AMOR CONSTANTE MÁS ALLÁ DE LA MUERTE
Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra, que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera; 
mas no, de esa otra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa. 
Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
medulas que han gloriosamente ardido, 
su cuerpo dejará, no su cuidado;
serán cenizas, más tendrá sentido;
polvo serán, más polvo enamorado.



Ángel González / Inventario de lugares propicios al amor



Amor en Nueva York
Times Square, NY, 2012
Fotografía de Triunfo Arciniegas

Ángel González 
Inventario de lugares propicios al amor

Son pocos. 
La primavera está muy prestigiada, pero 
es mejor el verano. 
Y también esas grietas que el otoño 
forma al interceder con los domingos 
en algunas ciudades 
ya de por sí amarillas como plátanos. 
El invierno elimina muchos sitios: 
quicios de puertas orientadas al norte, 
orillas de los ríos, 
bancos públicos. 
Los contrafuertes exteriores 
de las viejas iglesias 
dejan a veces huecos 
utilizables aunque caiga nieve. 
Pero desengañémonos: las bajas 
temperaturas y los vientos húmedos 
lo dificultan todo. 
Las ordenanzas, además, proscriben 
la caricia (con exenciones 
para determinadas zonas epidérmicas 
-sin interés alguno- 
en niños, perros y otros animales) 
y el «no tocar, peligro de ignominia» 
puede leerse en miles de miradas. 
¿A dónde huir, entonces? 
Por todas partes ojos bizcos, 
córneas torturadas, 
implacables pupilas, 
retinas reticentes, 
vigilan, desconfían, amenazan. 
Queda quizá el recurso de andar solo, 
de vaciar el alma de ternura 
y llenarla de hastío e indiferencia, 
en este tiempo hostil, propicio al odio.



Ángel González / Tratado de urbanismo / 1967


Angel González / Quédate quieto
Angel González / Todo amor es efímero
Angel González / Me basta así
Angel González / Inventario de lugares propicios al amor






La mansión de Robin Williams, vendida por la mitad de su valor

La mansión de Robin Williams, vendida por la mitad de su valor

La casa del fallecido actor se puso a la venta en 2012 por algo más de 33 millones de euros



EL PAÍS
Madrid 27 ENE 2016 - 11:23 COT



Después de varios años entrando y saliendo del mercado inmobiliario, y varios recortes de precios, la finca del fallecido actor Robin Williams en Napa (California, EEUU) se ha vendido por 16,5 millones de euros, aunque estaba incialmente valorada en 33, según ha contado el agente inmobiliario Joyce Rey aThe Wall Street Journal.
Robin Williams construyó la casa, situada en las montañas de Mayacamas, en la década de los 2000. La finca originalmente se puso en venta en 2012 por 33 millones de euros y ha ido bajando de precio con el paso de los años, sobre todo tras la muerte del actor en 2014 -el final trágico de su dueo no la revalorizó-.




La zona de viñedos de la finca donde se encuentra la mansión. 


Los compradores de la finca son Alfred Tesseron y Melanie Tesseron, dosenólogos franceses de Château Pontet-Canet, según explica el representante de los compradores. Los Tesserons planean hacer vino en la propiedad que, según The Wall Street Journal, tiene más de 72.000 metros cuadrados de viñedos. Actualmente, los productores locales son quienes explotan este terreno de viñas.
La casa es de estilo mediterráneo y tiene cerca 1.800 metros cuadrados distribuidos en cinco dormitorios, seis baños, cocina, biblioteca e incluso una sala de cine, teatro y ascensor. En el exterior, hay una piscina de borde infinito con vistas a las colinas de alrededor. Los jardines tienen una pista de tenis, un granero para caballos, un estanque para pescar y una casa para invitados.
Robin Williams se suicidó el 12 de agosto de 2014, a los 63 años, después de luchar durante mucho tiempo con una depresión que no pudo superar y de ser diagnosticado de párkinson. Fue muy conocido y querido por películas como El club de los poetas muertos, El indomable Will Hunting, por la que ganó el Oscar —el único que obtuvo en su carrera— al mejor actor secundario en 1998, o Retratos de una obsesión.

martes, 26 de enero de 2016

José Agustín Goytisolo / El que cuenta las campanadas

Ideas enredadas
Ernesto Bertini

José Agustín Goytisolo
El que cuenta las campanadas

El amante de medianoche,
el que ansió que ella le siguiera,
el que cuenta las campanadas
como un enfermo desahuciado;
el que pone cara de cárcel
cuando se mira en el espejo:
es el furtivo que no duerme
acechando a su compañera,
y ella es feliz porque ahora
vive una noche tan inefable
y tan honda como la muerte.


José Agustín Goytisolo / Esa flor instantánea


José Agustín Goytisolo
BIOGRAFÍA
ESA FLOR INSTANTÁNEA

Miedo a perderse ambos,
vivir el uno sin el otro:
miedo a estar alejados
en el viento de la niebla,
en los pasos del día,
en la luz del relámpago,
en cualquier parte. Miedo
que les hace abrazarse,
unirse en este aire
que ahora juntos respiran.
Y se buscan y se buscan
esa flor instantánea
que cuando se consigue
se deshace en un soplo
y hay que ir a encontrar otras
en el jardín umbrío.
Miedo; bendito miedo
que propicia el deseo
la agonía y el rapto,
de los que mueren juntos
y resucitan luego.

José Agustín Goytisolo / Por rincones de ayer


Ilustración de Nicoletta Ceccoli

José Agustín Goytisolo
Por rincones de ayer
En lugares perdidos
contra toda esperanza
te buscaba.

En ciudades sin nombre
por rincones de ayer
te busqué.

En horas miserables
entre la sombra amarga
te buscaba.

Y cuando el desaliento
me pedía volver
te encontré.


lunes, 25 de enero de 2016

José Agustín Goytisolo / Palabras para Julia


Ilustración de Nicoletta Tomas

José Agustín Goytisolo
Palabras para Julia

Tú no puedes volver atrás
porque la vida ya te empuja
como un aullido interminable.

Hija mía, es mejor vivir
con la alegría de los hombres,
que llorar ante el muro ciego.

Te sentirás acorralada,
te sentirás perdida o sola,
tal vez querrás no haber nacido.

Yo sé muy bien que te dirán
que la vida no tiene objeto,
que es un asunto desgraciado.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

Un hombre sólo, una mujer
así, tomados de uno en uno,
son como polvo, no son nada.

Pero yo cuando te hablo a ti,
cuando te escribo estas palabras,
pienso también en otros hombres.

Tu destino está en los demás,
tu futuro es tu propia vida,
tu dignidad es la de todos.

Otros esperan que resistas,
que les ayude tu alegría,
tu canción entre sus canciones.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino, nunca digas
no puedo más y aquí me quedo.

La vida es bella, tú verás
como a pesar de los pesares,
tendrás amor, tendrás amigos.

Por lo demás no hay elección
y este mundo tal como es
será todo tu patrimonio.

Perdóname, no sé decirte
nada más, pero tú comprende
que yo aún estoy en el camino.

Y siempre, siempre, acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.



Palabras para Julia, según Paco Ibáñez


Palabras para Julia, según Mercedes Sosa


Palabras para Julia, según Rosa León