sábado, 31 de diciembre de 2011

Juan Gossaín / Despilfarro y corrupción

Juan Gossaín

Despilfarro de ayudas para afectados 

por invierno

Especial para El Tiempo
11:04 p.m.
27 de diciembre de 2011


El periodista cuenta, indignado, cómo se pudrió la comida y cómo se vio perjudicado un pueblo.



Excúsenme si parezco furioso: lo estoy. Esperé una semana antes de sentarme a escribir, pero no se me pasa. El crimen que se ha cometido clama justicia al cielo. Voy a contarles la historia.
San Estanislao de Kotska, con su nombre de santo polaco, es un pueblo de 15.000 habitantes, en el departamento de Bolívar, situado apenas a 40 kilómetros de Cartagena. Por allí se le conoce simplemente como Arenal.

En la víspera de Nochebuena murieron dos niños, uno, de 2 años, en Arenal, y el otro, de 7 meses, en Soplaviento, la aldea de músicos que le queda al frente.

Estaban recogidos con sus familias en albergues para damnificados del invierno. Los dictámenes médicos fueron iguales en ambos casos: muerte por desnutrición. Los aguaceros de los últimos años han ocasionado tantos estragos en las riberas del canal del Dique que ya no hay comida. Un sacerdote amigo mío vio a una madre con sus hijos almorzando las hojas que arrancaban de un palo de limón a la salida de Calamar.

Ese mismo día, mientras los vecinos piadosos recogían dinero en la calle para enterrar a los niños, en una bodega de la zona industrial de Cartagena tuvieron que destruir 12.000 raciones de comida que la Gobernación de Bolívar había comprado hace cuatro años, para socorrer a las víctimas del invierno, pero que acabaron pudriéndose en un depósito.

No eran solo alimentos. En las cajas también había varias medicinas, entre ellas suero glucosado para rehidratar a los hambrientos. Es probable que con un par de esas botellas los dos niños se hubieran salvado. Sigo pensando en ellos hoy, que es día de los Santos Inocentes.




Historia de un crimen

Todo empezó en el año 2007. El implacable invierno, que desde entonces venía rugiendo como un perro hambriento del sur de Bolívar hacia el norte, había cobrado ya sus primeras víctimas: ranchos destruidos, cosechas perdidas, gallinas y cerdos que flotaban en las corrientes. Las romerías de indigentes, con un pedazo de colchón al hombro y las criaturas en brazos, se
desplazaban de pueblo en pueblo, mendigando cobijo y pan.

El gobernador Libardo Simancas, que estaba a punto de dejar su cargo para ser investigado por vínculos con la parapolítica, ordenó que se compraran 12.000 mercados a unos licitantes de víveres que los cotizaron por 4.000 millones de pesos.

Joaco Berrío, el nuevo gobernante, acusó a su antecesor de haber hecho una compra amañada y sin los requisitos que exige la ley. Según declaró públicamente, temía que al repartir esos alimentos lo metieran en la cárcel. En aquella ocasión le dije por radio que es mejor terminar preso por repartir comida que por dejarla pudrir.

Prefirió ordenar que almacenaran los mercaditos en una bodega contratada mientras se adelantaba una "investigación exhaustiva" que no llegó a ninguna parte. (Malditas sean las investigaciones exhaustivas en Colombia. Todavía no hemos podido saber quién asesinó al mariscal Sucre ni quién ordenó que mataran a Gaitán.)

A Berrío lo destituyó la Procuraduría por otras razones. Llegó un tercero, Jorge Mendoza, tan fugaz que ni tuvo tiempo de averiguar dónde diablos era que estaba guardada la comida.

En el 2010 convocaron a votaciones atípicas para que alguien gobernara los nueve meses que hacían falta. Solo participó el 10 por ciento de los ciudadanos. Apareció Alberto Bernal, el cuarto mandatario, y, según él mismo ha dicho, desde el día de su posesión ya los mercaditos estaban dañados.

En esos cuatro años, cada invierno fue más grave que el anterior.

Los damnificados se multiplicaron. Eran, como siempre, los más indefensos y desprotegidos. Uno puede comprobar en las calles coloniales de Cartagena que los desplazados por el agua ya no piden dinero. Ni siquiera piden una sábana. Ellos mismos dicen que se conforman con una lata de leche en polvo o unos cubitos para hacer sopa.

Pasó el tiempo. Llovían las explicaciones legales, hubo una inundación de incisos y parágrafos, cayó un diluvio de intrigas, metieron sus manos diputados y concejales, y así, entre martingalas de leguleyos y bellaquerías de políticos, la bodega terminó por convertirse en un pudridero.




La ira de Dios

Los vecinos del depósito empezaron a quejarse. Los olores apestaban. 12.000 cajas de comida para seres humanos se habían convertido en un banquete de ratas y en basurero de cucarachas.

Hasta que la semana pasada un grupo de especialistas decidió que se procediera a destruir los mercaditos con candela porque eran un peligro para la salud pública. Yo no sé cuál de todos esos gobernadores es el culpable, o si lo son todos, porque cada uno cuenta un cuento distinto y cada quien trata de sacar sus chorizos del humo.

Solo espero que la ira de Dios caiga sobre los responsables de una infamia como esta, ya que la justicia de los hombres no solo es ciega, sino sorda. Y que les tenga reservada una paila del infierno más caliente que el fuego de los mercaditos, para que prueben una cucharada de su propia medicina. Son más condenables que la guerrilla, los narcotraficantes y los paramilitares juntos.

Este crimen de lesa humanidad es más horrendo que el de los parásitos financieros de Wall Street, que los fraudes electorales de Putin en Rusia, que las masacres de Gadafi en Libia, que las palizas del Ejército sirio contra los manifestantes de Damasco.

Pero aquí, en Colombia, tierra del café más suave del mundo y de las esmeraldas más bonitas, nadie se indigna, nadie ocupa una plaza para expresar su protesta, nadie abre la boca. Nadie se estremece. ¿Es que aquí a nadie le duele nada? ¿Qué es lo que tenemos en las venas? ¿Chicha de maíz?

Las estadísticas más confiables señalan que casi cuatro millones de colombianos se acuestan cada noche sin haber comido. De ellos, la mitad son niños. Pero la plata del Bienestar Familiar no alcanza para llenar el barril sin fondo de tanto contratista ladrón. Y en Cartagena dejan pudrir 12.000 mercados.

Sigamos en esas, sigamos; sigamos felices, como Nerón, tocando el arpa mientras Roma arde.




Epílogo para una infamia

Y faltan más horrores. Ya dije que el suministro de los mercados perdidos se contrató hace cuatro años por 4.000 millones de pesos. Como nunca les pagaron, ahora los proveedores exigen 9.000 millones, un incremento del 125 por ciento, a lo que hay que añadirle el precio hasta ahora desconocido de cuatro años de bodegaje, más 44 millones de pesos adicionales que cobraron los encargados de destruir la podredumbre.

No escribo con tinta de computador, sino con sangre, porque Altenberg me enseñó que quien escribe con sangre aprende que la sangre es el espíritu.

A punto de terminar, busco en la cabeza una palabra precisa para referirme a quienes hayan sido los causantes de esta monstruosidad. Todos los epítetos me parecen pobres ante la magnitud de lo ocurrido. Decía Cervantes que "solo hay una palabra, y solo una, para expresar lo que un hombre está sintiendo". Pero ninguna sirve para deshacerme del tarugo que tengo enquistado en el fondo del corazón.

Hasta que la encontré ahí, en las páginas del propio Cervantes. Cuando aquellos truhanes de una hospedería del camino lo molieron a palos, Don Quijote salió del lugar lanzándoles todos los improperios que se merecían: bribones, sinvergüenzas, granujas, perversos, malignos, villanos. No contento con ello, subió a su caballo sarnoso y, antes de volver grupas para marcharse, se asomó por la ventana de la posada, llenó de aire los pulmones, abrió la boca hasta donde pudo y, con toda la fuerza de su alma, les gritó:

-¡Hideputas!





viernes, 30 de diciembre de 2011

Un mal año para los elefantes





Miles de colmillos para la medicina china

 2011 ha marcado un record de incautaciones de marfil desde su prohibición hace 22 años.

Ese dato indicac que resurge la caza furtiva en África por la demanda asiática.


Imágenes de las 1,4 toneladas de marfil confiscadas en Malasia en diciembre. / ELIZABETH JOHN / TRAFFIC

El contrabando de colmillos de marfil ha alcanzado durante 2011 niveles récord desde su prohibición hace 22 años, según señala Traffic.

Las 23 toneladas de marfil confiscadas equivalen a 2.500 paquidermos muertos
Esta organización internacional, que lucha contra el tráfico ilegal de animales y plantas, ha revelado que este año se confiscaron en el mundo 23 toneladas de colmillos de elefante, una cantidad que equivale, al menos, a 2.500 paquidermos muertos.
Traffic relaciona este repunte del comercio ilegal de marfil con la enorme demanda que existe en Asia, donde se cree que el marfil tiene propiedades medicinales. "La mayoría de cargamentos ilegales de colmillos de elefante terminan en China o en Tailandia", indicó el experto en elefantes Tom Milliken, de la citada organización.

Una población desigual

EUROPA PRESS
En 1989 se adoptó una prohibición total del comercio de marfil a nivel mundial para frenar la matanza indiscriminada de los elefantes africanos en países como Kenia.
Actualmente, existen unos 400.000 a los 700.000 ejemplares de estos animales. En algunos países del sur de África, como Botswana, hay grandes poblaciones de elefantes que van en aumento, hasta el punto de que las autoridades de Sudáfrica ya están preocupadas con el número de elefantes, que se ha extendido hasta llegar a dañar las reservas protegidas.
En el resto del mundo la situación está lejos de ser alentadora. En las áreas más anárquicas o con falta de legislación, como la República Democrática del Congo, la caza furtiva está desenfrenada.
Milliken ha añadido que la caza furtiva es una consecuencia indirecta de las inversiones que China está dirigiendo en África para asegurarse los minerales y los recursos energéticos para atender sus demandas de combustible y crecimiento económico.
"África Central ha resultado brutalmente afectada, especialmente República Democrática de Congo", ha denunciado el experto, quien sostiene que también se está produciendo caza furtiva de elefantes en Zimbabwe, Zambia, norte de Mozambique, Kenia y Tanzania.
Durante 2011 se han producido al menos 13 grandes operaciones para incautar cargamentos ilegales de marfil, frente a seis que se produjeron en el 2010, con menos de diez toneladas intervenidas.
La organización ha protestado por las pocas detenciones que se han producido en estas operaciones y han apuntado que los delincuentes operan cada vez con mayor sofisticación. "El único denominador común en el tráfico es que el marfil sale de África y llega a Asia, pero las rutas cambian constantemente, ya que los contrabandistas buscan las mejores opciones para eludir las detenciones", advierte Milliken.



jueves, 29 de diciembre de 2011

Simón Díaz / Caballo viejo y otras canciones


Simón Díaz
BIOGRAFÍA
CABALLO VIEJO Y OTRAS CANCIONES

Para Juan Manuel Roca, en su cumpleaños,
con el inmenso aprecio de su lector.
Triunfo Arciniegas
Bogotá, 29 de diciembre de 2011

Caballo viejo

Autor e Intérprete
Simón Díaz


Mi llano es un paraíso

Autor
Augusto Braca
Intérpretes
Simón Díaz & La Rondalla Venezolana
 

Mi querencia

Autor e Intérprete
Simón Díaz
 

Luna de Margarita

Autor e Intérprete
Simón Díaz
 

Qué vale más

Autor e Intérprete
Simón Díaz
 

Sabana

Autor e Intérprete
Simón Díaz
 

Flor de mayo

Autor e Intérprete
Simón Díaz

Tonada del cabrestero

Autor e Intérprete
Simón Díaz
 

Tonada de las espigas

Autor e Intérprete
Simón Díaz
 

Todo este campo es mio

Autor e Intérprete
Simón Díaz
 

El becerrito

Autor e Intérprete
Simón Díaz
 

Tonada del tormento

Autor e Intérprete
Simón Díaz
 

Pasaje del olvido

Autor e Intérprete
Simón Díaz
 

Pasaje 8

Autores
Juan Vicente Torrealba
Ernesto Luis Rodríguez
Intérprete
Simón Díaz
 

Cristal

Autor e Intérprete
Simón Díaz
 

Como pequeña gota de rocí

Autor e Intérprete
Simón Díaz


El alcaravan

Autor e Intérprete
Simón Díaz

Linda Barinas

Autor
Eladio Ramón Tarife
Intérprete
Simón Díaz




miércoles, 28 de diciembre de 2011

Los políticos leen

Ilustación de Francisco de Goya
LOS POLÍTICOS LEEN
Historias de políticos "peleados" con los libros

BBC Mundo
Última actualización:Lunes, 5 de diciembre de 2011

Peña Nieto puede consolarse (o no) con el hecho de que Fox y Menem también tuvieron traspiés literarios.

La pregunta era de esperar y sin embargo Enrique Peña Nieto, aspirante a la presidencia mexicana por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), visitaba el sábado la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, no supo contestar adecudamente cuando un periodista le consultó cuáles eran los tres libros que marcaron su vida.


Enrique Peña Nieto

La vaguedad de su respuesta, que incluyó confusiones y errores, fue la comidilla del fin de semana en las redes sociales mexicanas, pero para su tranquilidad, no es el único político mexicano, ni latinoamericano, que comete gaffes en materia literaria, como pudo corroborar BBC Mundo.
Peña Nieto, quien lidera en las encuestas de opinión de cara a las elecciones de julio del año próximo, partió por terreno seguro. "Definitivamente la Biblia es uno de ellos", dijo el exgobernador del Estado de México. "No la leí toda", aclaró.
De ahí en más su respuesta pareció ir barranca abajo, a medida que se esforzaba por recordar títulos y autores.
Peña Nieto aseguró que el escritor mexicano Enrique Krauze era el autor de La silla del águila, cuando la novela es del también mexicano y Premio Cervantes de Literatura Carlos Fuentes. Luego recordó el tema de otro libro "sobre caudillos", éste sí de Krauze.
"Hay otro libro de él mismo que quiero recordar el nombre, sobre caudillos, no recuerdo el título exacto… ¿eh?", dijo. El ensayista Enrique Krauze recibió en 1976 el Premio Magda Donato por su libro Caudillos culturales en la Revolución mexicana, y ha dedicado gran parte de su obra a hablar sobre la historia de México.
Para cerrar su aporte cultural, mencionó una trilogía del político conservador británico Jeffrey Archer y la biografía novelada de Antonio López de Santa Anna, escrita por el mexicano Enrique Serna.
"La verdad es que cuando leo libros, me pasa que luego no registro del todo el título. Me centro más en la lectura, pero más o menos te da una idea de los libros que he leído", se excusó.
Las redes sociales y la prensa mexicana no se demoraron en registrar los comentarios y algún crítico llegó a calificarlos de "foxazos", en alusión al exmandatario Vicente Fox.
Es que no solo Peña Nieto se enreda con los libros. Ya le había sucedido al líder panista, y también al expresidente argentino Carlos Menem, entre otros.

El Nobel de Borges y el colombiano Vargas Llosa

Vicente Fox
Algunos comentarios del expresidente Fox (200-2006), también relacionados con la literatura, pasaron a la posteridad.
En 2010, poco después que Mario Vargas Llosa fuera anunciado ganador del Premio Nobel de Literatura, comentó en Twitter: "Felicidades Mario, la hiciste! Ya son tres Borges, Paz y tu (sic)", refiriéndose probablemente al mexicano Octavio Paz y al argentino Jorge Luis Borges, aunque éste nunca recibió el codiciado galardón.
Según recuerda el periódico El Universal, tres años antes había soltado en una conferencia en Los Angeles que "América Latina debe huir de la dictadura perfecta, como dijo el premio Nobel colombiano de Literatura, Mario Vargas Llosa", quien por entonces no había recibido el premio, ni era colombiano.
Fox se ha reído una y otra vez de sus metidas de pata, y otro tanto le tocó hacer a Peña Nieto este lunes, quien se apresuró a enmendar el episodio.
Según la prensa local, el candidato priista señaló que los diversos comentarios que generó su equivocación reflejan los espacios ganados para expresar opiniones a través de las redes sociales. Dijo que son "parte de la democracia en la que vivimos, de la libertad de expresión que gozamos y que hace algunos años hubiera sido impensable".
Además, apuntó que entre las críticas que se le han hecho hubo algunas "creativas e incluso divertidas".

La obra completa de Sócrates

Carlos Menem
En el Cono Sur también se recuerdan comentarios similares de los líderes políticos. Carlos Menem tiene varios gaffes célebres en su haber.
La prensa local le atribuye las siguientes frases:
 "Leo mucho a Sócrates. Tengo la colección completa de sus obras", en declaraciones al programa televisivo Tiempo Nuevo. Sócrates no dejó obras escritas.
"Acá no se trata de sacarle a los ricos para darles a los pobres, como hacía Robinson Crusoe", en comentarios a la prensa en 1998. Probablemente se refería a Robin Hood.
Por su parte su sucesora en el cargo, la actual presidenta argentina Cristina Fernández, reinventó una supuesta parte de El Quijote a principios de 2010.


"Recordaba a Cervantes cuando le decía a Sancho: 'Ladran, Sancho; señal que cabalgamos'. Lo voy a adaptar a una versión crisinesca: 'Ladran, Sancho; señal que son perros'(sic)".
La mandataria confundió "Cervantes" con "Quijote", pero además obvió que, en realidad, estaba citando un pasaje de la adaptación cinematográfica de El Quijote, por Orson Welles. El pasaje parafraseado no existe en el libro.




martes, 27 de diciembre de 2011

Denuncie a los taxistas que no lo quieren llevar



Denuncie a los taxistas de Bogotá
que no lo quieran llevar
Por Carol Malaver

Los taxistas se resisten a llevar a los usuarios a ciertas zonas de la ciudad por los trancones. Dicen que durar horas metidos en uno, no es rentable. Se acumulan las quejas formales en contra de conductores que se niegan a prestar el servicio a ciudadanos.


A Rosabel Gutiérrez se le ha vuelto un dolor de cabeza coger un taxi en la noche, cuando sale de su trabajo, cerca a la calle 93 con 17, y busca como medio de transporte un taxi. "No hay poder humano, que logre que uno de esos conductores me lleve a mi casa en Belmira. Uno siente como si estuviera rogando por un servicio que, al fin de cuentas, uno paga, y bien caro".
La excusa en esta época de fin de año siempre es la misma: el norte, el centro, el sur, están imposibles a causa de los trancones por obras, lluvias o por las tradicionales compras de fin de año que propician que salgan a las calles a miles de compradores que se movilizan en sus vehículos. Pero el mismo Uldarico Peña, líder en el gremio de taxistas, dijo que antes de iniciar la temporada tuvo reuniones en las que instaba a los prestadores del servicio a no preguntarle al usuario para dónde iba, sino, simplemente prestarles el servicio. "En eso también deben cambiar los usuarios. No pregunten, simplemente, abran la puerta trasera y montéense. Tampoco debe haber negociación de tarifas".
Sin embargo, los taxistas parecen hacer caso omiso al llamado pues, según varias quejas, solo se limitan a hacer recorridos cortos en el interior de cuadrantes específicos. "Yo vivo en Cedritos y cuando necesito ir al centro en taxi, la respuesta siempre es negativa. Aquí solo circulan entre la Autonorte y la carrera 7a. y las calles 100 y 180", dijo Adriana Cifuentes, residente del barrio Capri. Esta misma situación se vive en los corredores viales de toda la ciudad.
Por actitudes como estas, la secretaría de Movilidad ya ha recibido este año 39 quejas formales de taxistas por cometer la infracción número 62: negarse a prestar el servicio público sin causa justificada. "Esta se puede agravar si como consecuencia de la no prestación del servicio se ocasiona alteración del orden público. Se le puede suspender la licencia hasta por un término de seis meses", dijeron funcionarios de la secretaria de Movilidad.
Pero esas no son las únicas quejas que han puesto los usuarios de taxis este año: 4.147 se han registrado por taxistas que conducen sin mostrar el aviso de tarifas oficiales o lo llevan deteriorado o adulterado y otras 219 por conductores que tienen el taxímetro dañado, con los sellos rotos o etiquetas adhesivas con calibración vencida o adulterados o porque carecen de él, o por no cumplir con las normas mínimas de calidad y seguridad exigidas por las autoridades. En total fueron 4.405 quejas por las causas mencionadas.
Las sanciones a los taxistas por estas causas van desde un día de suspensión del conductor o del despacho de radiofrecuencia, hasta el despido de los conductores.

¿Cómo denunciar?
Línea 195: puede hacer su denuncia de manera verbal, dando la mayor cantidad de datos posibles sobre el vehículo que lo transportó, como número de placa, empresa a la que pertenece el taxi, número del taxi, entre otros.

Página
Visite esta página.
Puede hacer su denuncia en el portal de la Secretaría Distrital de Movilidad. Vaya a la parte superior derecha, en la pestaña contacto, y diligencie todos los datos para que las quejas se dirijan a la Dirección de Control y Vigilancia de la SDM. Luego de diligenciar el formato, le darán un número de radicado con el cual puede hacer el seguimiento a su queja o denuncia.




lunes, 26 de diciembre de 2011

María del Rosario Laverde / Temporal orfandad de hijo

María del Rosario Laverde
Silva y Laverde
Cementerio Central, Bogotá, 2009
Fotografía de Triunfo Arciniegas

María del Rosario Laverde
TEMPORAL ORFANDAD DE HIJO
Lunes, 12 de diciembre de 2011 21:52

Llevo tu corazón conmigo,
                                   lo llevo en mi corazón.
Nunca estoy sin él
donde quiera que voy, vas tú...

E.E. Cummings

Hace unos meses mi hijo llegó de las vacaciones con su padre diciéndome que debían hablar de un tema muy serio. Me anunciaron que a partir del 2012 vivirían juntos y que lo consideraban un experimento de un año. Lo primero que pregunté fue qué pasaría conmigo. Mi hijo, muy adulto él, me dio un golpecito en la espalda y me dijo que todo seguiría igual pues no habría manera de cambiar mi condición de madre. Han pasado trece años desde que salió de mi barriga y ya no recordaba cómo era la vida sin él. Justo a eso me refería cuando hice la pregunta, sé que no dejaré de ser su madre pero ahora qué hago, debo aprender de nuevo a tener vida social, a dormir sola en mi apartamento, a hacer mercado para mí sola, a ver la telenovela sola, a levantarme sola en las mañanas, etc y mil etcéteras más.
En pocos días llovieron las opiniones de amigos, vecinos y parientes. Algunos me instaron a que por nada del mundo permitiera semejante barbaridad, otros recordaron mis años de tiempo completo metida en una clínica con mi hijo y celebraron mi llegada a la libertad, y otros consideraban una insensatez que yo contemplara la posibilidad de otra forma de relacionarme con él a partir de ahora. Los expertos en la materia aseguran que no pasarán dos meses y ya lo tendré de regreso; citan casos de cómo la sobrina de una amiga, la hija del vecino o sus propios hijos han atravesado por este tipo de experimentos para terminar concluyendo que madre solo hay una. Dentro de mí, todavía no sé qué pensar pues nunca antes se me pasó por la cabeza que mi hijo se largara y menos a los trece años.
El día que fui a dejar a mi hijo a casa de su padre, en Ibagué, sentí que me iba a morir, me dolía todo y me costaba contener las lágrimas. Sin embargo, para mantenerme en pie, ya había tenido varias fantasías acerca de lo que estaba por venir en este año que se nos viene encima: un viaje a NY, uno a México y otro a Argentina, la búsqueda de otro trabajo, ocasionales almuerzos de comida chatarra sin sentirme culpable, algunas ebriedades carentes de horario de llegada, la escritura de algunos poemas pendientes y la lectura de un centenar de libros acumulados en el apartamento. No podría ser tan malo estar sin hijo. Y a pesar de esto, llegado el momento, repito, me dolía todo.
Al sentirse de nuevo en medio de su ambiente familiar, mi hijo tuvo sus dudas. A su familia paterna no le había pasado el tiempo, su abuela seguía anunciando el fin del mundo o el fin de cualquier cosa, su tío seguía hablando de la empresa familiar y su padre llegó tres horas después de la hora acordada. Tuve que tranquilizarlo, cuando era yo la primera en morirme de la hartera de revivir todas las razones por las que huí despavorida de mi matrimonio. Mi hijo creyó en principio que no podría estar tanto tiempo sin mí y yo creí que no me podría ir sin él. Le expliqué una vez más las consecuencias de su decisión, no era momento de echarse atrás, le pedí que probara unos meses y me avisara cómo funcionaba todo y le prometí que de no funcionar sería la primera en ir a rescatarlo. Logré que se quedara tranquilo. No lloré en el viaje de regreso.
Las veces que hemos hablado por teléfono lo encuentro ocupado o a punto de salir a encontrarse con alguno de sus viejos amigos, suena feliz y no parece extrañarme. Yo tampoco lo extraño mucho. Disfruto el tiempo para mí sola. He empezado a tachar los días en el calendario y solo faltan 350 para saber si el experimento funciona.





domingo, 25 de diciembre de 2011

Noticias de un mundo salvaje / Mujer apaleada, mujer quemada, mujer atacada con ácido

La brutal paliza a una mujer

conmociona a Egipto


Blog de Noticias – 19 de diciembre de 2011
             La mujer es joven y delgada. Aparece tumbada boca arriba, rodeada de cuatro soldados, dos de los cuales la arrastran de los brazos que han colocado sobre su cabeza. Ella no lucha. A lo mejor se ha desmayado. En las imágenes no se le ve la cara. Solo que lleva vaqueros azules y deportivas. Pero el torso lo tiene desnudo: se le ve el sujetador azul, la tripa, los brazos... Y alrededor de la mitad superior de su cuerpo está la prenda negra que llevaba puesta antes de que se la quitaran, lo cual nos indica que vestía un niqab, la prenda femenina tradicional en los países árabes.
La imagen que dio la vuelta al mundo: la mujer golpeada (Reuters/Stringer)
            Estas son las imágenes que han conmocionado a Egipto y al mundo este fin de semana. Corresponden a la sesión de protestas del sábado, cuando esta mujer anónima fue perseguida por las fuerzas de seguridad, que luego procedieron a golpearla con porras de metal hasta que cayó al suelo. Entonces un soldado le pisoteó (porque no hay otra palabra para describir el golpe que le atesta con la suela de su bota) el pecho. Sólo después de esto la dejaron allí, tumbada en el suelo. Cuando se acerca una pareja entrada en años para defenderla, también les golpean.


Otra mujer se enfrenta a las fuerzas de seguridad egipcias (AP)
            Son imágenes especialmente duras, y han tenido una repercusión especialmente sonada. Se han distribuido en los principales medios internacionales y por las redes sociales durante todo el fin de semana. Pero son solamente una muestra más de la brutal relación entre las autoridades egipcias y los mismos protagonistas de la rebelión que en febrero terminó con el mandato de Hosni Mubarak.
            Los manifestantes protestan para poner fin al yugo militar que dirige el país. Y los militares no hacen más que enfrentarse a ellos para demostrar que el fin no está ni mucho menos cerca. Este fin de semana, la cuenta de heridos y muertos es escalofriante: al menos 10 muertos, incluidos dos niños de 12 y 13 años (seis de ellos, se supone, muertos por disparos aunque el ejército niegue haber usado armas de fuego) y cientos de heridos de todas las edades.

Unos soldados egipcios apalean a una mujer que lleva un niqab (AP Photo/Ahmed Ali)
            De hecho, la técnica empleada con la ahora famosa mujer de la paliza no es nueva. Se lleva perfeccionando desde 2005, cuando el pueblo se hizo a las calles para protestar unas elecciones amañadas que mantuvieron a Mubarak en el poder. Fue entonces cuando el gobernante ideó un nuevo plan para contener a las masas: contratar a milicias de matones profesionales, que propinaran palizas a los hombres y a las mujeres, desnudarlas, tocarlas y dejarlas expuestas. El plan en un principio era crear la ilusión de que las mujeres que participaban en las protestas querían ser tocadas.
             Pero desde entonces las mujeres han ido ideando formas de evitar que esto ocurra, vistiéndose con varias capas de ropa sin botones, unos alambicados cinturones para que no le quitaran los pantalones. Y siguieron protestando. De hecho, muchas de las manifestaciones más efectivas de la historia reciente de Egipto fueron ideadas por ellas. Y así siguió la escalada de abusos a mujeres, contrarrestada por una escalada de ingenio por parte de ellas.

Otra mujer apaleada el viernes (AP Photo/Ahmed Ali)
Otra mujer apaleada el viernes (AP Photo/Ahmed Ali)
              Lo que se daba por hecho es que esto hubiera terminado el 25 de febrero. Las imágenes que pueden ver recogen sólo un abuso, repudiable y vergonzoso, pero aislado. Pero su verdadera fuerza radica en lo simbólico. Porque son también un símbolo del mensaje que, según los expertos, quieren transmitir las autoridades egipcias: todo lo que temíais sigue estando aquí y es todavía peor. Las revoluciones nunca terminan tras la primera victoria.